FOCO ICIJ > Pandora Papers > Héctor Colella

PANDORA PAPERS

Héctor Colella, Ocasa, Mamushkas y un bluff de ICIJ

El disparo de ICIJ sobre Héctor Colella reveló una debilidad del consorcio de investigación: mucho barullo pero ¿dónde estaba lo incorrecto?

Existe una tensión permanente entre la noticia y cómo se la titula para atraer más la atención del público. Los medios y sus periodistas deben convivir con ese riesgo permanente. No es sencillo y, en ocasiones, ocurren problemas. También le sucedió al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), y a los medios de comunicación que colaboran con sus pesquisas, gen éricamente llamadas Pandora Papers. El caso de Héctor Colella es muy elocuente.

Un caso concreto fue este título de Infobae:

"Cómo el sucesor de Yabrán buscó proteger USD 145 millones con una “mamushka” offshore que alcanza a tres continentes".

El diario La Nación tituló:

"El “sucesor” de Yabrán atesoró US$145 millones de la venta de OCASA con una estructura offshore en Nueva Zelanda e Islas Vírgenes".

EldiarioAR:

"El sucesor de Yabrán resguardó US$145 millones de la venta de OCASA con una estructura offshore".

Búsqueda, de Montevideo, Uruguay, que también colaboró con ICIJ, tituló la misma noticia:

"El “sucesor” de Yabrán maneja sus negocios desde Montevideo".

Los 3 medios consignaron la respuesta de Colella:

Toda la estructura, desde el fideicomiso hasta las cuentas bancarias en Estados Unidos están debidamente declaradas y cumplen con las normas FATCA (Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras). Toda la estructura, desde el fideicomiso hasta las cuentas bancarias en Estados Unidos están debidamente declaradas y cumplen con las normas FATCA (Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras).

El destino de esos fondos es la futura herencia de sus 6 hijos, explicó el dueño de Ocasa, proveedor de la Junta de la Reserva Federal, el banco central estadounidense.

En verdad, Colella no tiene peso específico por sí mismo ante la opinión pública y por eso todos apuntaron a su antiguo vínculo con Alfredo Yabrán, el polémico empresario que se suicidó en el contexto de una de las historias más dramáticas de los años '90, de la que no participó sólo José Luis Cabezas sino también Eduardo Duhalde, Domingo Cavallo, Carlos Menem, la ex Encotesa (que dirigía Haroldo Grisanti), etc.

Sin embargo, la cuestión de fondo es que Colella estuvo legalmente cubierto ante la indagatoria de ICIJ: nada de lo que hizo durante la gestión de los recursos recibidos por la venta de empresas de Yabrán, tal como lo requirió éste en su última voluntad y su familia que heredó tanto los activos como los pasivos, fue contrario al Derecho comercial y tributario vigente, y entonces reciclar la historia de Yabrán, The Exxel Group, Juan Navarro, etc., fue la única posibilidad de que la crónica quedara en pie.

En ese punto quedó la duda acerca de si el ICIJ promueve un cambio en el régimen tributario internacional, y en ese caso debería explicar cuál es su propuesta.

El asunto es interesante porque algunos periodistas, en especial los de ICIJ, insisten en considerar todas las cuentas 'offshore' como si fuesen un delito en sí mismas, cuando lo que importa es si el dinero está declarado o no, ya sea en cuentas 'offshore' como en la plaza local.

Ahora bien, ¿por qué debería estar prohibido tener cuentas 'offshore' si no hay un impedimento pero sí un beneficio en hacerlo?

Bluff

En países tales como la Argentina, con niveles de tributación escandalosamente elevados y con una volatilidad fiscal permanente, es muy fundamentada cualquier estrategia contable que ayude a consolidar una gestión menos onerosa del dinero propio.

Volviendo al caso de Colella, si él y su mujer, Marta Ortiz Fissore, son contribuyentes uruguayos -muy justificado por cierto luego de la demonización que se ejecutó en la Argentina de las empresas y los ejecutivos de Yabrán- ¿por qué deberían cuestionarlo medios argentinos?

Y si en Uruguay no se cuestiona la gestión financiera y contable ¿cuál sería el problema?

Es más: una de las tonterías más importantes que Domingo Cavallo y su grupo realizaron en su momento contra Yabrán fue la supuesta existencia de cuestionamientos desde USA.

Por un lado, fue falso. Es más, Yabrán estuvo residiendo en Washington DC, por consejo de Wenceslao Bunge, y regresó a la Argentina "porque se aburría". Luego, jamás desde USA se objetó la compra de empresas de Yabrán que realizó The Exxel Group, que entre los recursos líquidos que gestionaba tenía a inversores institucionales estadounidenses.

No obstante todo eso, y como prevención para reorganizar su vida luego de Yabrán, Colella se cuidó con meticulosidad en todos sus movimientos contables y financieros. Es conocido en ciertos círculos del poder que él eligió registrar todas sus operaciones porque temía que le alcanzara la ola anti Yabrán.

Colella siempre se movió con discreción excepto cuando hizo una gestión ante el papa Francisco, que le solicitó un político muy conocido. Y una demanda judicial que lo vinculó al origen de Radio 10 cuando era de Daniel Hadad, hoy día dueño de Infobae.

https://twitter.com/alejandroalfie/status/933745831009714180

Entonces, ¿qué fue lo de ICIJ?

Por supuesto que es hasta casi divertido para todo periodista desafiar al poder, exhibir sus fragilidades y poner a prueba a la impunidad. De hecho, Urgente24 lo hace y por ello sufrió varias denuncias e investigaciones judiciales. Pero cuando las hipótesis no tienen asidero, resulta hasta en una pérdida de credibilidad del medio intentar 'fabricar' la noticia.

El título de 'Búsqueda' terminó resultando el más correcto con el contenido verdadero de la investigación.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario