FOCO atentado > Río Tercero > Justicia

RECUERDO

El atentado de Río Tercero, otra historia oscura Argentina

A 26 años del atentado de Río Tercero, la ciudad cordobesa recuerda con dolor uno de los episodios más oscuros de la historia argentina. ¿Qué ocurrió?

CÓRDOBA. La mañana del 3 de noviembre de 1995, la ciudad de Río Tercero, Córdoba, sufrió un atentado que provocó la explosión de la Fábrica Militar situada a las afueras de la ciudad, generando una lluvia de proyectiles bélicos sobre el éjido que dejó un saldo de 7 muertes inocentes y más de 300 heridos, además de una destrucción masiva de hogares, comercios, escuelas y demás bienes. Este hecho, que en principio pareció un accidente, fue ordenado y perpetrado por personas que, en aquel entonces, formaban parte del Estado argentino, según la Justicia.

Todo comenzó meses antes de esa fatídica mañana, cuando la Justicia federal dio comienzo a las investigaciones por el caso de contrabando ilegal de armas a Ecuador, Croacia y Bosnia por parte del Gobierno de Carlos Menem que tuvo lugar entre 1991 y 1995. La Fábrica Militar de Río Tercero sede del atentado, era el lugar de orígen que la Justicia tenía apuntado como el inicio de una red de tráfico auspiciado por contratos secretos del Estado nacional con los países mencionados.

Ante esto, los responsables del atentado, bajo supuestas órdenes del Poder ejecutivo, llevaron adelante el plan con el objetivo de hacer desaparecer cualquier prueba que develara un faltante grande de armamento e insumos militares de la Fábrica Militar de Río Tercero, desde donde se enviaba las cargas de contrabando. Para esto, al menos tres personas no identificadas (se presume agentes de inteligencia de aquel entonces) ingresaron al predio militar por uno de sus perímetros, donde más tarde se encontraron roturas en los tejidos de seguridad.

El intendente de Río Tercero dijo que es el responsable de la explosión y anunció que no adhieren al duelo.
El atentado de Río Tercero, una película de terror. 

El atentado de Río Tercero, una película de terror.

Una vez adentro, los sujetos colocaron cargas detonantes en lugares estratégicos, que terminaron desencadenando la tragedia. La mañana de ese mismo 3 de noviembre, a las 8.55 a.m, se comenzaron a registrar detonaciones que provenían de la Fábrica Militar.

Cuándo el fuego alcanzó el depósito de polvorines, a las 9.05 a.m, se desató un auténtico infierno bélico, con cientos de miles de detonaciones que arrojaron sus consecuentes proyectiles a la ciudad, generando varias horas de bombardeo. Las pocas imágenes registradas en aquel entonces revelan a una población en un auténtico estado de guerra, donde los vecinos que estaban arrancando la mañana corrían por sus vidas esquivando bombas.

Horas después del atentado, y con la situación controlada, las autoridades nacionales llegaron al lugar para evaluar daños. Inmediatamente, el arribo del presidente Carlos Menem, generó un estado de conmoción aún mayor.

Explosion en la fabrica militar de Rio Tercero - Cordoba 1995

Ante esto, el mandatario decidió brindar una conferencia de prensa, en la cuál le ordenó a los periodistas calificar el hecho como un “accidente”. Pero la investigación que desató la Justicia provincial, y la declaración de los peritos terminaron develando rápidamente que se trató de un atentado.

Sin embargo, la investigación judicial duró casi 16 años, con intervenciones políticas en el medio. El juez federal Luis Martínez fue quien tuvo en su poder la causa durante más tiempo, y quien “congeló” el hecho en la teoría del accidente, a pesar de sendas pruebas y testimonios que demostraban lo contrario.

Por el hecho, solo recibieron sanciones cuatro personas. El coronel Edberto González de la Vega, el director de producción Carlos Franke, el coronel Jorge Antonio Cornejo Torino y el mayor Marcelo Gatto. Todos ellos formaban parte del cuerpo de directivos de la Fábrica Militar de Río Tercero.

03-11-95- TELENOCHE. EXPLOSIÓN EN RÍO TERCERO. PARTE N°1. ARCHIVO DARÍO GAITÁN DI SERI.

Se presume que las implicancias reales alcanzaron hasta el jefe de Estado Mayor, el presidente Carlos Menem, quien fue detenido por la Justicia en 2001 por la causa de contrabando de armas. Sin embargo, cuando finalmente fue procesado por la Justicia federal en 2007 en el marco de la causa por el atentado, Menem recurrió a una táctica de apelaciones que terminaron estirando la causa hasta su fallecimiento en el año 2021.

Con Menem muerto, las imputaciones en contra del mayor responsable quedaron en la nada. 26 años después, la ciudad de Río Tercero sigue recordando este oscuro capítulo y pidiendo una justicia que parece que nunca va a llegar, dado que los verdaderos responsables ya no pueden ser condenados.

Noviembre en la Memoria

FUENTE: Urgente 24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario