FOCO Donald Trump > Iowa > Partido Republicano

¿OTRA VEZ?

Donald Trump en Iowa, inicio del calendario electoral 2024

Donald Trump celebró un mitin en Iowa, donde una encuesta de votación anticipada afirma que 53% lo aprueba. Silencio sobre una candidatura a la Casa Blanca.

Donald Trump regresó a Iowa el sábado 09/10 para una manifestación estilo campaña, luego de una encuesta que muestra, en un Estado favorable al Partido Republicano. Iowa es el Estado que tradicionalmente da inicio a las elecciones presidenciales: 53% de los habitantes de Iowa ven a Trump tienen una imagen positiva del ex Presidente.

Trump no hizo nada hasta ahora para modificar su comportamiento que lo llevó a la derrota electoral:

  • Él ha ha reiterado las mentiras sobre el fraude electoral en su derrota ante Joe Biden.
  • Ahora se sabe que él intentó bloquear una investigación del Congreso sobre el mortal ataque al Capitolio por parte de sus partidarios que protestaban por la derrota.
  • Y alardea, en un estilo Muhammad Ali (Cassius Marcellus Clay Jr.), acerca de cómo derrotaría a rivales potenciales, incluido el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Trump continúa atacando al propio sistema institucional del Partido Republicano que, en teoría, él lidera. Esta semana, condenó al líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, por poner fin a la oposición a ayudar a los demócratas a aumentar el límite de la deuda estadounidense.

McConnell levantó el pie del acelerador cuando la Administración iba directo hacia una catástrofe económica. Pero, evidentemente, Trump cree que "cuanto peor, mejor", y apostaba por la crisis total.

En un comunicado, Trump calificó la medida como un "acuerdo terrible impulsado por Mitch McConnell".

Antes del mitín, el Des Moines Register publicó una encuesta que mostró que el 53% de los habitantes de Iowa ven a Trump de manera favorable.

La encuesta también le dio a Trump el apoyo del 91% entre los republicanos de Iowa. A su vez, tal como era de esperar, el 99% de los demócratas de Iowa rechazan a Trump.

Él es, definitivamente, un hombre de la grieta. Trump podría ser un político argentino.

Quizás lo más preocupante para los estrategas de ambos partidos que buscan planificar hacia 2024, es que los independientes se encuentran divididos, el 48% ve a Trump OK y el 49% en contra.

En una entrevista publicada el viernes, Fiona Hill, una ex funcionaria de Seguridad Nacional en la Casa Blanca de Trump, le dijo a la web Politico acerca del ex Presidente:

Siento que estamos en un punto de inflexión realmente crítico y muy peligroso en nuestra sociedad, y si Trump, esto no es sobre una base ideológica, esto es simplemente sobre una base de observación, basada en el contexto histórico internacional más amplio, si regresa con éxito a la Presidencia en 2024, la democracia está terminada. Porque estará sobre la base de una mentira. Una ficción. Siento que estamos en un punto de inflexión realmente crítico y muy peligroso en nuestra sociedad, y si Trump, esto no es sobre una base ideológica, esto es simplemente sobre una base de observación, basada en el contexto histórico internacional más amplio, si regresa con éxito a la Presidencia en 2024, la democracia está terminada. Porque estará sobre la base de una mentira. Una ficción.

En Iowa, J Ann Selzer, presidenta de la empresa de encuestas Selzer & Co., señaló otro factor divisivo y peligroso en la popularidad de Trump, cuando le dijo al diario Register que realizó una encuesta con un grupo grande e influyente: los no vacunados.

A pesar de 712.000 fallecidos en una pandemia que comenzó y se salió de control bajo Trump, la resistencia a los mandatos de vacunas y otras medidas de salud pública contra COVID-19 sigue siendo fuerte en estados republicanos como Iowa.

Donald Trump
Donald Trump, con 53% de apoyo en Iowa.

Donald Trump, con 53% de apoyo en Iowa.

La gran mayoría de las hospitalizaciones y muertes ocurren entre personas no vacunadas, pero los políticos y los medios republicanos han logrado resistir a la vacunación como una cuestión de libertad personal.

Trump fue hospitalizado con COVID-19 en octubre 2020 y fue vacunado luego. En agosto, le dijo a una multitud en un mitin en Alabama: “Tienes que hacer lo que debas hacer, pero te recomiendo: ponerte las vacunas. Lo hice. Es bueno."

La multitud abucheó a Trump tal como lo hizo con un aliado clave suyo, el senador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, en un evento la semana pasada.

Entrevistando a los encuestados, el Register habló con Karen Moon, “una residente de Indianola de 32 años [que] dijo que nunca fue fanática de la personalidad pública de Trump”.

Pero ella, independiente registrada para votar, dijo que tenía una opinión mayoritariamente favorable de Trump, en parte porque firmó un proyecto de ley de ayuda pandémica que enviaba cheques a los estadounidenses.

Moon le dijo al Register que "definitivamente" votaría por Trump si se postulaba de nuevo.

Editorial del Post

En tanto, el diario The Washington Post publicó un editorial acerca de Trump:

"Una cosa que sabemos es que usted, Rosen, no va a hacer nada para revertir las elecciones". Estas, de acuerdo con un nuevo informe del Comité Judicial del Senado, fueron las palabras del presidente Donald Trump, presionando al fiscal general interino, Jeffrey Rosen, para que revocara un voto libre y justo. Tres días después de que Trump las pronunció, una turba a la que había encendido con mentiras saqueó el Capitolio cuando los legisladores se reunieron para contar los votos electorales debidamente emitidos.

El informe del Senado detalla cómo Trump intentó persistentemente incluir al Departamento de Justicia en su plan para anular los resultados de las elecciones de 2020. Su campaña de presión, después de que el fiscal general William P. Barr renunció en diciembre, incluyó llamadas y reuniones con Rosen y otros altos funcionarios del Departamento de Justicia. Continuó cuando Trump les envió una petición absurda que quería que presentaran ante la Corte Suprema pidiendo a los jueces que anularan la victoria de Joe Biden. Alcanzó su cenit en un plan disparatado para obligar a Rosen a presionar a los gobiernos estatales para que cocinen los resultados o ser reemplazado por Jeffrey Clark, un funcionario de justicia de menor rango que estaría de acuerdo con el plan.

Trump fracasó porque Rosen y otros funcionarios en puestos clave se negaron a cooperar y amenazaron con renunciar. Pero no pudieron evitar que Trump forzara la renuncia del fiscal de Estados Unidos en Atlanta y lo reemplazara con un abogado que el entonces Presidente pensó que continuaría con las investigaciones de fraude que quería ver.

Los republicanos del Senado minimizaron estas revelaciones, argumentando que, luego de la investigación de Rusia, era razonable que Trump desconfiara del Departamento de Justicia y del FBI. Pero, dejando de lado el hecho de que la investigación acerca de Rusia fue una investigación de contrainteligencia legítima y bien fundada, Trump, en este caso, no estaba ejerciendo un escepticismo razonable; estaba tratando de aferrarse al poder en contra de los deseos del pueblo estadounidense, basándose en falsedades ampliamente desacreditadas sobre la votación de 2020. Cualquiera que busque minimizar ese hecho hoy es cómplice de su plan para socavar la democracia estadounidense.

La seriedad del esfuerzo de Trump por anular una elección, sus continuas mentiras sobre los resultados y la voluntad de tantos republicanos de complacer esas mentiras requieren varias respuestas. La seriedad del esfuerzo de Trump por anular una elección, sus continuas mentiras sobre los resultados y la voluntad de tantos republicanos de complacer esas mentiras requieren varias respuestas.

Las investigaciones deben continuar. El comité del 6 de enero de la Cámara debería obligar al Sr. Clark, quien no cooperó con el panel judicial del Senado, a testificar. La Cámara y el Departamento de Justicia deben hacer cumplir las citaciones del comité, que varios confidentes de Trump parecen dispuestos a burlarse de la aprobación del exPresidente. Los Archivos Nacionales deben entregar los documentos de inmediato. Si intervienen tribunales, los jueces deben actuar con urgencia. Trump aprendió a agotar el tiempo jugando con el sistema judicial; los tribunales no deben permitir que eso vuelva a suceder.

Lo más urgente es que el Congreso debe reforzar elementos de la infraestructura democrática de la nación vulnerables a la explotación por parte de malos actores como Trump. Debería renovar la antigua Ley de Conteo Electoral para limitar la interferencia partidista en el recuento de votos presidenciales, y debería imponer estándares electorales federales que aíslen a los funcionarios electorales estatales de la presión política. Los republicanos que aún respetan la Constitución deberían estar dispuestos a unirse a este esfuerzo. Lo más urgente es que el Congreso debe reforzar elementos de la infraestructura democrática de la nación vulnerables a la explotación por parte de malos actores como Trump. Debería renovar la antigua Ley de Conteo Electoral para limitar la interferencia partidista en el recuento de votos presidenciales, y debería imponer estándares electorales federales que aíslen a los funcionarios electorales estatales de la presión política. Los republicanos que aún respetan la Constitución deberían estar dispuestos a unirse a este esfuerzo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario