FOCO Saddam Hussein > Irak > efeméride

1RA. GUERRA DEL GOLFO

Cuando Saddam Hussein fue Leopoldo Galtieri

Saddam Hussein ordenó la invasión de Irak a Kuwait, una operación de 2 días a partir del 02/08/1990, y una ocupación de 7 meses del país.

Saddam Hussein era un musulmán no religioso, de la rama suní, que gobernó un país, Irak, de mayoría musulmana pero chií. El dato no es menor. Es la efeméride de hoy.

Irán es quien lidera el islamismo chií y Arabia Saudí lidera el islamismo suní. Unos y otros tienen cuentas pendientes milenarios vinculadas a la sucesión del profeta Mahoma y tragedias que ocurrieron en esos años, y provocan la veneración de unos y la angustia de otros.

Hussein, minoría suní, gobernó Irak con 'puño de hierro' contra la mayoría chií y contra otra minoría, los kurdos, una etnia milenaria cuyo territorio se encuentra partido entre Irak, Turquía y Siria.

Para colmo, los kurdos quieren recuperar el Kurdistán.

'El puño de hierro' de Saddam impidió generar consenso, lealtades, acuerdos. Su Irak estaba repleto de divisiones sociales, étnicas, religiosas e ideológicas, tal como sucede hoy día luego del dominio de USA.

Durante mucho tiempo, Hussein fue aliado de Occidente; inclusive cuando cometió el error de iniciar una guerra contra Irán, que terminó perdiendo, sus armas fueron provistas por países de la OTAN.

Uno de los países islámicos suníes que ayudó a Hussein con financiación fue Kuwait

Luego de la guerra de una década contra Irán, Irak estaba exhausto y Saddam le reclamó a los gobernantes de otros países islámicos suníes que coparticipaban de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que le condonaran una deuda de US$ 30.000 millones.

En concreto, Saddam le adeudaba a Kuwait US$ 14.000 millones.

La OPEP

Sus ex aliados se negaron y entonces Saddam les exigió un acuerdo de OPEP para aumentar los precios del petróleo y así obtener ese dinero que debía pagar. Quien lideró el rechazo a esta solicitud de Saddam fue Kuwait, por presión de USA y de otro aliado de Washington DC, Arabia Saudí.

Con el precio del petróleo bajo, Saddam precisaba bombear mucho más crudo para pagar la deuda y la reconstrucción del país. Imposible. La crisis socioeconómico que se generaba le provocaría grandes dificultades para mantener su gestión de Irak, pese al 'puño de hierro'.

Esta ausencia de solidaridad es frecuente entre los países islámicos. En cuanto a choques, todavía persiste el conflicto entre Arabia Saudí y Catar que terminó con Ryad exhibiendo su alianza con Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Kuwait, etc., y forzando a Catar a mejorar sus relaciones con Irán e Irak.

Las reservas de petróleo de Kuwait e Irak eran similares en volumen, pero Kuwait, que no tenía fuerzas militares, tenía 2 millones de habitantes e Irak tenía 25 millones y los veteranos de la guerra contra Irán.

Kuwait tenía liquidez financiera que gestionaban bancos estadounidenses e Irak estaba ilíquido y endeudado.

Saddam se quejó ante el Departamento de Estado de USA que Kuwait había extraído petróleo de pozos que Irak consideraba que estaban dentro de su disputada frontera con Kuwait. Luego, avanzó sobre Kuwait en uno de sus frecuentes errores.

El 25/07/1990, días antes de la invasión iraquí, los funcionarios de la OPEP dijeron que Kuwait y Emiratos Árabes Unidos habían acordado una propuesta para limitar la producción de petróleo a 1,5 millón de barriles por día, lo que podría resolver las diferencias entre Kuwait e Irak.

Pero Saddam tenía otra agenda en su interior. Él quería una victoria militar que lo reconciliara con sus conciudadanos.

2 de agosto: Invasión de Irak a Kuwait | Momentos TVN

Washington DC

Saddam quedó muy superado por las circunstancias luego de la derrota ante Irán, el origen de nuevos errores.

En vez de negociar con USA, decidió enfrentarse, y de paso con Israel. Pero también con Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Arabia Saudí mientras no tenía las espaldas cubiertas con Irán.

Saddam le explicó sus problemas a la embajadora estadounidense April Glaspie, el 25/07/1990, pero ignoró las advertencias de ella de que no invadiera Kuwait.

Sucede que Glaspie dijo a Saddam que Estados Unidos no tenía la intención de "iniciar una guerra económica contra Irak".

Estas declaraciones pueden haber hecho que Saddam creyera que tenia 'luz verde' diplomática de Estados Unidos para invadir Kuwait o que las condenas no serían tan severas.

Saddam y Glaspie publicó una transcripción del encuentro, pero Glaspie cuestionó la exactitud del texto cuando fue citada ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en marzo de 1991.

En 2011, una publicación de WikiLeaks de un cable enviado por la embajada de Estados Unidos en Irak después de la reunión de Glaspie con Saddam ofreció una vista muy documentada de la reunión).

Los periodistas británicos le preguntaron más tarde a Glaspie por qué había dicho eso, su respuesta fue "no pensamos que llegaría tan lejos".

Podría compararse con lo que le sucedió al general argentino Leopoldo Fortunato Galtieri, quien creyó haber logrado un buen diálogo con el Gobierno estadounidense de Ronald Reagan. Él también creyó, en diálogos con funcionarios estadounidenses, que tenía una 'luz verde' para la invasión, y luego que USA sería neutral. Se equivocó con ambas conclusiones.

Saddam Hussein (Documental Historia)

La invasión

Tras una serie de negociaciones fallidas, las fuerzas de la coalición encabezada por Estados Unidos lanzaron un ataque militar masivo contra Iraq y las fuerzas iraquíes estacionadas en Kuwait a mediados de enero de 1991.

A pesar de los meses de tensión, Kuwait no tenía sus fuerzas en alerta y fue sorprendido.

Sólo hubo una batalla aérea con las fuerzas aerotransportadas de helicópteros iraquíes sobre la ciudad de Kuwait, que le provocó grandes pérdidas a las tropas de élite iraquíes.

El 20% de la flota aérea kuwaití fue destruida y el 80% se refugió en Arabia Saudí y Bahrein.

La base aérea Ali al-Salem de la Fuerza Aérea de Kuwait era la única base que seguía desocupada el 03/08/1990. Sin embargo, al anochecer, las fuerzas iraquíes habían invadido la base aérea.

El emir de Kuwait, Jaber Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah, ya había huido al desierto de Arabia Saudita.

Su medio hermano menor, el jeque Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, fue asesinado a tiros por las fuerzas iraquíes cuando intentaba defender el Palacio Dasman, después de lo cual su cuerpo fue colocado frente a un tanque y atropellado, según un soldado iraquí que estuvo presente y desertó después del asalto.

El gobierno de Kuwait se exilió en la localidad saudí Taif y apoyó explícitamente la resistencia que comenzó a organizarse.

La familia real kuwaití exiliada y otros ex funcionarios del gobierno comenzaron una campaña internacional para persuadir a otros países a presionar a Irak que abandonara Kuwait.

Durante la ocupación de 7 meses, las fuerzas de Saddam Hussein saquearon la riqueza de Kuwait.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó 12 resoluciones exigiendo la retirada inmediata de las fuerzas iraquíes de Kuwait, pero fue en vano.

En 1990, el presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, aliado de Saddam Hussein, respaldó la invasión.

Después de que Irak perdió la Guerra del Golfo, los yemeníes fueron deportados en masa de Kuwait por el gobierno restaurado.

Kuwait City, Kuwait - by drone [4K] |

La resistencia

A la monarquía de Kuwait, Irak le instaló un gobierno propio conocido como 'República de Kuwait' conducido por Alaa Hussein Ali como 1er. ministro del "Gobierno Provisional de Kuwait Libre".

Luego, Saddam decidió la anexión y designó a Ali Hassan al-Majid como gobernador de la 19na. provincia de Irak.

Al principio, las fuerzas iraquíes no utilizaron tácticas violentas.

A las pocas semanas de la invasión, los kuwaitíes comenzaron a participar en acciones masivas de resistencia no violenta.

La gente se quedaba en casa sin ir al trabajo ni a la escuela en masa. Los kuwaitíes también comenzaron a imprimir folletos informativos sobre la invasión desde sus computadoras e impresoras domésticas y distribuyeron los folletos a vecinos y amigos.

El movimiento recibió de contrabando teléfonos satelitales a través de la frontera de Arabia Saudita.

El periódico de la resistencia se llamó Sumoud al-Sha'ab (Firmeza del pueblo).

Ahmed ar-Rahmi, teniente coronel del ejército kuwaití, declaró:

En Kuwait, todos, desde niños hasta ancianos, resistieron. No había títeres kuwaitíes que el Iraq pudiera utilizar para formar un gobierno. En Kuwait, todos, desde niños hasta ancianos, resistieron. No había títeres kuwaitíes que el Iraq pudiera utilizar para formar un gobierno.

Las células de la Resistencia celebraron reuniones secretas en mezquitas. Mujeres kuwaitíes como Asrar al-Qabandi, una destacada líder de la resistencia, organizaron protestas callejeras y portaban carteles con lemas como "Kuwait libre: Alto a las atrocidades ahora".

En agosto de 1990, el movimiento de resistencia estaba recibiendo apoyo del gobierno de Estados Unidos en forma de inteligencia, materiales y otros tipos de ayuda encubierta.

Participaron tanto la CIA como los Boinas Verdes. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos no confirmó ni negó su apoyo a la resistencia registrada.

Bush declaró: "Apoyo a cualquiera que pueda contribuir a restaurar la legitimidad de Kuwait y sacar a los iraquíes de Kuwait".

Luego, las tácticas de la resistencia incluyeron coches bomba y ataques de francotiradores. También comenzó a atacar las bases militares iraquíes.

En octubre de 1990, los funcionarios iraquíes ejecutaron a cientos de personas que sospechaban que estaban involucradas en el movimiento, así como realizando redadas y registros en hogares individuales.

El gobierno iraquí abrió las fronteras de Kuwait y permitió que cualquiera saliera, provocando un éxodo muy grande que debilitó el movimiento de resistencia.

La mitad de la población kuwaití huyó del país.

El gobierno indio evacuó a más de 170.000 ciudadanos suyos en 488 vuelos durante 59 días.

George H. W. Bush había sido el vicepresidente de Reagan y ahora era el presidente de USA y creyó que invadir Irak carecía de riesgos y podría lograr varios beneficios:

  • Irak estaba mermado en su equipamiento militar y en su infraestructura en general luego de la guerra perdida ante Irán -en verdad hubo una negociación pero considerando que Irak había sido el invasor y luego pidió la paz, fue una derrota-;
  • Bush, quien tenía intereses privados vinculados al petróleo, quizás lograría posicionar a petroleras estadounidenses en el petroleo iraquí;
  • Había una campaña electoral por delante y en medio de una situación económica doméstica complicada, para Bush era tentador agitar el nacionalismo contra un 'dictador malo', si lograba la complicidad de los medios de comunicación que decidieran ignorar que Saddam había sido aliado de USA.

Bush envió aviones y barcos de combate al Golfo Pérsico. Había comenzado la 1ra. Guerra del Golfo, la 'Operación Tormenta del Desierto'.

Irak respondió con el incendio de 600 pozos de petróleo kuwaitíes.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario