Leído

MICHAEL TAYLOR

'Boina Verde' veterano de Irak y Afganistán rescató a Ghoshn

Dom, 19/01/2020 - 8:38pm
Enviado en:
Por Urgente24

En noviembre de 2018, Carlos Ghosn -nacido en Brasil, criado en Líbano y educado en Francia- aterrizó en un avión privado en el aeropuerto de Haneda en Tokio, Japón, y él estaba en la cima del poder, ignorando que todo estaba preparado para arruinarle la vida algunas horas después. Era fácil identificar el avión debido al gran estampado cerca de una de las turbinas que decía "N155AN". Para él, un imposible que alguien quisiera derribarlo en Nissan porque no sólo era el presidente de la compañía, sino también el responsable de haber salvado de una posible bancarrota al gigante japonés. Además, él era director ejecutivo de Renault, y el impulsor de una alianza global. Y el jefe de Mitsubishi, formando un imperio que vendía más de 10 millones de automóviles al año. Luego fue preso, hasta que logró escapar de Japón, con audacia y determinación. ¿Cómo logró escapar de Japón el expresidente de Nissan? Muchas especulaciones y seguramente alguna película avanza ya en Hollywood o en Netflix acerca de este ejecutivo que ahora vive en Beirut, Líbano.

Michael Taylor en el control de migraciones del aeropuerto de Estambul, poco después que pasara Carlos Ghosn. AFP/GETTY IMAGES
Michael Taylor en el control de migraciones del aeropuerto de Estambul, poco después que pasara Carlos Ghosn. AFP/GETTY IMAGES
Contenido

La investigación del The Wall Street Journal tiene una conclusión: Michael Taylor es "un personaje de operaciones encubiertas" que rescató a niños y trabajó como contratista en Irak. También ha acompañado a algunos personajes turbios y tuvo problemas con la ley.

¿Tuvo algo que ver Michael Taylor con el rescate de Carlos Ghosn en Tokio?

Cuando Carlos Ghosn salió de la caja en la que lo habían extraído de Japón de contrabando e ingresó a la cabina de un avión privado que lo llevaba a Turquía, una de las primeras personas en saludarlo fue un musculoso 'boina verde'.

Taylor es ahora un agente de seguridad que hizo una carrera organizando rescates en el extranjero y otras misiones complicadas, a veces espeluznantes.

Taylor fue contratado para ayudar a rescatar al periodista del The New York Times, David Rohde, del cautiverio talibán en Afganistán. También trabajó con el gobierno de USA para rescatar a niños que habían sido secuestrados en el extranjero, según un memorando producido por sus abogados en su caso penal.

"El tipo era claramente un tipo de operaciones encubiertas", dijo un oficial de la ley que lo conoce.

En una entrevista con WSJ, Taylor tuvo cuidado de no confirmar el alcance de su participación en la fuga de Ghosn. Pero dijo que el caso de Ghosn lo impactó a causa de su propia experiencia amarga con el sistema judicial de USA, que lo llevó a prisión.

"Me enteré de la difícil situación de Carlos Ghosn y me sentí muy parecido a él, en el sentido de que ambos fuimos rehenes en un sistema legal injusto", dijo Taylor.

El plan de escape justo antes del día de Año Nuevo implicó meses de preparación y un episodio mordaz donde el ejecutivo en fuga fue contrabandeado a través de la seguridad del aeropuerto japonés empacado dentro de una caja de equipo de audio con agujeros en el fondo, para respirar, informó The Wall Street Journal a principios de enero.

Ghosn ha afirmado, desde que escapó, que no tenía posibilidades de un juicio justo en Japón, y que estaba particularmente enojado por la prohibición de tener contacto con su esposa como parte de sus condiciones de libertad bajo fianza. 

Las autoridades japonesas han defendido su sistema, diciendo que habría tenido un juicio justo si se hubiera quedado. Imposible tener un juicio justo para un extranjero en Japón, es lo que coincide todo el mundo menos el Gobierno japonés y los ejecutivos de Nissan que, al parecer, querían liquidar a Ghosn.

Según las autoridades, habían alejado a Ghosn de su esposa para evitar la manipulación de testigos.

Otro personaje cercano a Taylor, que permite conocer su pasado, fue el difunto Duane "Dewey" Clarridge, un legendario funcionario de la CIA acusado en 1991 por su papel en el asunto Irán-Contra, luego indultado por el presidente George H.W. Bush. 

Más tarde, él y Taylor trabajaron en varios proyectos en Afganistán, y continuaron en contacto.

El WSJ cuenta que "mientras que era un jugador de fútbol de la escuela secundaria, Taylor mostró su naturaleza ferozmente competitiva, según un compañero de equipo, Joe Morris, quien luego ganó un anillo de Super Bowl jugando para los Gigantes de Nueva York. "Mike humillaba a los muchachos contra los que jugaba, simplemente los golpeaba en el suelo", recuerda Morris."

Hace una década, Taylor fue 3 años entrenador de fútbol en una escuela privada del área de Boston, Lawrence Academy.

Taylor incorporó a media docena de ex jugadores o entrenadores de la NFL para ayudar con el entrenamiento. Los equipos que presentó tenían varios jugadores que pasaron a los equipos universitarios de la División I, incluidos varios que pesaban más de 300 libras (136 Kgs.)

Después de que Taylor se fue como entrenador en 2011, el equipo fue despojado de 2 títulos que ganó cuando él lo dirigía, a causa de la violación de las reglas de la liga relacionadas con la ayuda financiera y el entrenamiento de verano. 

Taylor dijo que muchos de los jugadores estrella ya estaban en el equipo cuando él llegó, que eran los administradores de la escuela quienes gerenciaban la ayuda financiera y que nunca se le dijo por qué motivo el equipo era castigado.

Taylor, de 59 años, tiene bíceps abultados, cabello gris y sonría casi siempre. Raramente bebe alcohol, pero a menudo masca tabaco.

Sigue emocionado por su propio período de prisión en USA. Después de declararse culpable de 2 cargos derivados de una investigación federal de manipulación de ofertas, le dijo a sus amigos que había aceptado el acuerdo de culpabilidad sólo porque había estado recluido en lo que describió como una brutal cárcel del condado en Utah durante 14 meses esperando un juicio. 

Robert Lund, un fiscal federal de Utah involucrado en el caso de Taylor, dijo que "definitivamente él era culpable", señalando que todos sus acusados ​​también se declararon culpables.

Hasta ahora, el papel exacto de Taylor en la travesura de Ghosn no está claro. La información del pasaporte revisada por el WSJ muestra que él y su socio de toda la vida estaban en el avión que llevó a Ghosn a Turquía, y las imágenes de video recientemente exhibidas los muestran en un aeropuerto de Estambul después de que el avión aterrizó.

Las autoridades japonesas dijeron que 2 hombres extranjeros acompañaron a Ghosn a un hotel de Osaka, y luego arrastraron la caja por el vestíbulo del aeropuerto. Las autoridades dijeron que creen que qmbos hombres eran Taylor y su asociado.

Los fiscales de Tokio acusaron a Ghosn, el ex presidente de Nissan Motor Co., de delitos financieros, incluido el hecho de que, supuestamente, la empresa no informó 9.200 millones de yenes (US$ 84 millones) en compensación diferida durante 8 años. 

Ghosn ha negado los cargos. Después de su fuga, Japón emitió una cédula roja a través de Interpol, la organización policial internacional, diciendo que Ghosn es buscado por extradición, y que ha perdido los casi US$ 14 millones de fianza que pagó. 

Taylor no está acusado de ningún delito relacionado con la fuga de Ghosn, ni en Japón ni en otro lugar.

En una entrevista con Nick Kostov de WSJ, Carlos Ghosn dijo que lamenta no haber aprovechado la oportunidad de 2009 para trabajar en USA, donde no habría sido "crucificado" por su salario. 

A prisión

A mediados de la década de 2000, la compañía de Taylor era contratista de seguridad que trabajaba para el gobierno de USA. 
En Iraq, ayudaba a garantizar que los suministros se entregaran de manera segura. Taylor ayudó a que "siempre se ejecutó de una manera muy profesional", dijo Jack Holly, un coronel retirado de la Marina que dirigió la vasta operación de logística civil del Pentágono en Irak.

Cuando escuchó del escape de Ghosn de Japón rumbo al Líbano, "dije, no me sorprendería si fuera Mike", recuerda el coronel Holly. "Es el tipo de persona que podría hacer algo así". 

El memorando de sentencia de 2015 de Taylor cita una carta de agradecimiento de la madre de una niña llevada por su padre al Líbano que la empresa de Taylor trajo en 1997 después de 4 años de esfuerzo.

"Si retenían a uno de mis parientes, llamaría a Mike", dijo Terry Sullivan, un ex SEAL de la Marina que trabajó con el Sr. Taylor en la operación de 2009 para ayudar a rescatar al reportero del Times, Rohde, de los talibanes. 

Taylor fue acusado en 2012 de ganar de manera fraudulenta US$ 54 millones en contratos del Pentágono en Afganistán sobornando a un funcionario del Pentágono para obtener información confidencial de licitación, y luego supuestamente sobornó a un agente del FBI para intentar descarrilar la investigación.

Él negó las acusaciones, pero un juez federal decidió que era un riesgo de fuga debido en parte a sus contactos de seguridad en el extranjero y su permiso de residencia en el Líbano. Estuvo confinado en una cárcel del condado durante más de 14 meses mientras esperaba el juicio.

Taylor sigue indignado porque los fiscales en un momento argumentaron que no debería obtener la fianza porque tenía antecedentes de sobornar a funcionarios extranjeros, citando un artículo de prensa sobre presuntos sobornos pagados a los talibanes en el curso de su trabajo tratando de rescatar a Rohde .

"Estoy trabajando para salvar la vida de un ciudadano estadounidense, un periodista, y lo usaron en mi contra", dijo.

Taylor finalmente se declaró culpable de 3 cargos, frente a más de 50 originalmente, y cumplió un total de aproximadamente 19 meses. Su compañía de seguridad cerró durante ese período y después de salir de prisión en 2015, comenzó un pequeño negocio de vitaminas y agua.

También escribió un memorando sobre su experiencia legal, compartido con algunas personas.

Él escribió que los fiscales le habían negado la fianza por "reclamos totalmente falsos", y se había declarado culpable solo para evitar una estadía más larga en la cárcel "brutal", diciendo que "no podía hacer ejercicio, salir al aire libre o incluso ver la luz del día". Solo podía conocer a su familia a través de plexiglás o en una pantalla de video, mientras estaba encadenado en la cintura, los pies y las manos ”.

Lund, el fiscal involucrado en el caso, dijo que la foja de servicios como 'Boina Verde' de Taylor es "súper impresionante". En cuanto a las quejas de Taylor sobre su encarcelamiento, Lund dijo que no fue tratado más duramente que otros. “Era lo normal en la cárcel del condado. Estar en la cárcel es una experiencia desagradable".