BIO24 biocombustibles > Juan Carlos Bojanich > soja

GRAN INFLUYENTE

Bojanich, el patrón de los biocombustibles, va por todo

¿Juan Carlos Bojanich tendrá la influencia necesaria para quedarse con el control del mercado de biocombustibles, tema en tensión dentro del propio FdT?

El 18/02, el contador público nacional Juan Carlos Bojanich cumpió 65 años. Sin duda, tiene motivos para festejar. Ha construido un emporio y con exposición pública mínima, tanto de sus éxitos como de sus problemas, en torno a los biocombustibles.

Nacido en la bonaerense San Nicolás de los Arroyos, localidad muy mencionada por puertos y fármacos -algunos buenos y otros 'truchos' pero quizás Daniel Scioli conozca mejor el tema porque algunos 'pegaron el salto' en sus días-, J.C.B. integra una familia de ascendencia croata vía su padre, Juan Oscar Bojanich.

Según Pablo Jiménez y Mariano Espina, él controla el 5% de las máquinas tragamonedas del país y el 25% de la producción del biodiesel. Además, J.C.B. tiene ambiciones voluminosas para él y su grupo familiar.

Sin embargo, sus comienzos, dicen sus biógrafos, fueron en otra actividad, alejada del juego de azar y la energía: la panadería industrial, abasteciendo a la Armada Argentina, en la Base Naval Puerto Belgrano, actividad en la que prosperó hasta organizar su propia red de panaderías, que bautizó "La Nueva Sirena", con eje en la bonaerense Bahía Blanca.

Pero eso fue hace mucho tiempo. Luego llegaron los '90, Bojanich abrió el Bingo Bahía, y la tasa de utilidad neta de la actividad le interesó. Por ese motivo, más adelante, insisten los 'papers' en circulación que intentan responder a las preguntas sobre el personaje, se asoció a Jorge Pereyra en el Grupo Midas, conocido por sus bingos en el Gran Buenos Aires.

Es cierto que su participación en las máquinas tragamonedas nunca tuvo el volumen de Casino Club o de Codere pero tampoco lo subestimen: en 2014 sumó presencia asociándose a Los R en Crown Casino, fuerte en la Provincia de Río Negro.

En algunos de esos avatares, él trabó vínculo con Daniel Angelici, se insiste. Angelici tiene contacto con el juego de azar vía su socio, Daniel Mautone. Y con la política, vía Mauricio Macri.

Para entonces, J. C. B. ya había ingresado al biodiesel. Él comenzó por Bio Bahía y Bio Ramallo y continuó con Biobin, en Junín; e insistió en Ramallo con Biorcorba, Biobal y Refinar.

Ramallo está a 28 Km. de San Nicolas, es casi su patio trasero.

Ávido lector de la letra chica y las reglamentaciones, comprendió de inmediato las posibilidades de la Ley N°26.093, de 2007, que obliga a incorporar biocombustibles en un porcentaje, hoy de 10% para gasoil y 12% para naftas que se comercializan en el mercado. Pero esto llegaba hasta mayo 2021.

Días atrás el Senado -luego de incesantes quejas de los gobernadores Juan Schiaretti y Omar Perotti- aprobó su extensión hasta 2024: 70 votos a favor y 2 ausentes. Y le transfirió el tema a Diputados. Pero resulta que en la Cámara Baja hay gente que no está de acuerdo y presentó un proyecto que reduce los porcentajes.

Por un lado, la incertidumbre provoca acuerdos no previstos, alianzas muy llamativas, todo sea por impedir lo que se considera un exabrupto cualquiera sea el promotor detrás de Máximo Kirchner y los suyos.

Pero ¿de qué lado está Bojanich?

El flujo financiero

## El bioetanol deriva de la caña de azúcar o del maíz.
## El biodiesel deriva del aceite de soja, la especialidad de Bojanovich.

¿Por qué una red de empresas de biocombustibles en vez de concentrar todo en una compañía? Ahí aparecen controversias. Pero los conocedores del mercado afirman:

## Porque la 26.093 incluye beneficios fiscales para la construcción de nuevas plantas siempre que se trate de pymes, a los que no acceden empresas de tamaño mayor tales como Cargill, COFCO, Molinos, Renova (Glencore y Vicentín), Explora (Endriven), Unitec BIO (Corporación América), Patagonia Bioenergía (Vicentín y otros), Cremer....

## Entonces la expansión la paga el Estado... siempre que se siga calificando como pyme.

La fragmentación permite la invisibilidad de una capacidad instala de 100.000 toneladas luego de una inversión no inferior a US$ 300 millones, dicen en el mercado.

Su red de empresas consiguen el 25% de las ventas que define la Secretaría de Energía de la Nación. No es un dato menor. El Estado define a qué productoras de biodiesel tiene qué comprarle cada petrolera, qué cantidad y qué precio. Tal como en casi todas las actividades comerciales que ocurren en la Argentina, el éxito consiste en seducir al Estado.

'El Croata' parece no sólo comprenderlo sino también concretarlo.

Hay quienes afirman que su próxima actividad será levantar la 1ra. planta en el país de monopropilenglicol (MPG): 40 toneladas anuales de producción con retorno inmediato sobre la inversión.

El monopropilenglicol es un líquido incoloro casi inodoro que proviene de la hidratación del óxido de propileno y se utiliza en la industria alimenticia como humectante, como agente disolvente para colorantes, saborizantes y como agente de enfriamiento. Muy demandado en la manufactura de chocolates, helados y margarinas.

Pero para llegar al monopropilenglicol hay que potenciar el flujo financiero del biodiésel.

El rumor es que, a contramarcha del resto, el responsable del 25% de las ventas autorizadas por Energía apoya el proyecto del FdT.

El mecanismo

La Secretaría de Energía define precio y cantidad.

Siempre es un error la fusión de mercado cautivo y precio garantizado. Pero... es la Argentina, 'rara avis'.

La ofensiva de todas las plantas productoras consistía en elevar el porcentaje de corte de las naftas hasta 15% y 27%, aún ignorando si los motores del parque automotriz en circulación toleran esa mezcla.

También un aumento en el precio de referencia de 40%.

El FdT va en sentido contrario. Las petroleras están firmes, insisten algunos.

“Entendemos que el foco y objetivo de la ley promulgada en 2006 fue promover la instalación y desarrollo de una nueva industria, inexistente hasta ese entonces (...) 14 años después, dicho objetivo fue cumplido (...) Sin embargo, el costo de dicho régimen de promoción, tanto para el país como para los consumidores y el resto de la cadena de valor de los combustibles, ha sido significativamente oneroso, con consecuencias negativas en términos de impacto fiscal, generación de divisas y niveles de competitividad, y con desarrollos dispares en términos de precio y calidad”, reclamaron varias compañías de hidrocarburos, incluida YPF, en una carta enviada a los ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas, recordó la web DataClave.

El crecimiento

Hoy día Juan Carlos Bojanich puede presumir de liderar el Grupo Bahía Energía:

# BioBahía (50.000 toneladas anuales de biodiesel y glicerina a partir dl aceite crudo de soja),
# Bojagro (exportador a México, USA y China de glicerina liquida pura grado USP y glicerina refinada),
# Binmaq (campos El Sostén, en Pedro Luro; El Laberinto y El Edén, en General Conesa, Río Negro, con producción ganadera que ahora no podrá exportar),
# Las Jotas (más producción agropecuaria, en Mayor Buratovich, Villarino, Buenos Aires),
# Harinas Bajo Hondo (molinos en Bajo Hondo, Punta Alta; y General Cerri, Bahía Blanca).

Hay una pregunta para la que el cronista no tiene respuesta: ¿las empresas con Graciela Civiero como accionista, integran o no ese holding? Civiero es la mujer de Bojanovich.

En las investigaciones comerciales y tributarias hay diversos incidentes tanto acerca de Bojanovich como de su socio en tragamonedas, Pereyra. En especial, se menciona un expediente en el municipio 3 de Febrero.

Hay muchos rumores y especulaciones pero no es el propósito de Urgente24 detallarlos. Allá los legisladores que necesitan la interacción. En la jerga tanguera se decía 'Calavera no chilla'.

Sí es el propósito de la nota presentar a quien se dice es uno de los personajes de moda. ¿Podrá convencer a la mayoría de quienes deben votar? ¿Al menos lograr desde el Senado, neutralizar la sanción de Diputados?

"Esto de Máximo Kirchner resulta contradictorio... el mismo diputado nacional que propició el impuesto a las supuestas grandes fortunas, resulta que castiga a las pymes del biocombustible", dicen unos.

La sospecha es que la reducción de los cortes de los combustibles puede transferir más volumen de pymes hacia Bojanich, y multiplicar su participación. Inclusive le atribuyen el afán monopólico. La verdad es que nunca la política frenó la concentración en la Argentina. Ni el peronismo ni el radicalismo. Ni JxC ni el FpV ni ahora el FdT.

Ya que estamos...

El siguiente comunicado ayuda a comprender el reclamo de quienes no son Bojanich.

Se titula "Alarma en las cadenas de valor de la soja y del maíz por el proyecto de ley de biocombustibles del Frente de Todos":

"El proyecto de ley de biocombustibles del Frente de Todos pone en estado de alerta a la mayoría de las cámaras del sector y a sus cadenas de valor, tanto por su regresividad en el uso de los combustibles ecológicos como por el alto poder de discrecionalidad que le otorga a la Autoridad de Aplicación.

La iniciativa oficialista, que obtuvo esta semana dictamen favorable de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, promueve una reducción de la mezcla de biodiesel en gasoil/diesel del 10% hasta 3% y del 12% hasta el 9% en el caso del bioetanol, ajuste que se aplicaría exclusivamente y sin razón alguna a las empresas que lo producen en base a maíz.

Además de la drástica reducción de la demanda de biocombustibles, factor que provocaría el cierre de empresas y el fin de una de las pocas políticas de Estado que tiene la Argentina, el proyecto habilita a la Autoridad de Aplicación (Secretaría de Energía) a manejarse con extrema discrecionalidad y a intervenir en mercados que no son ni deben ser de su incumbencia.

Esas facultades extraordinarias, que le quitan todo viso de seguridad jurídica al proyecto, incluyen la posibilidad de intervenir en las cadenas de valor para “garantizar la disponibilidad de los insumos necesarios para la elaboración de los biocombustibles con destino a la mezcla obligatoria, pudiendo arbitrar y establecer los mecanismos que estime necesarios a fin de que la adquisición de aquellos sea llevada a cabo según las condiciones normales y habituales del mercado y sin distorsión alguna, estableciendo como límite en el caso que corresponda, el precio de exportación de dichos insumos menos los respectivos gastos” (inciso g, artículo 3 ) .

Esto es un intento claro y directo de intervención del Estado en las diferentes cadenas de valor, especialmente en la estrategia productiva, la logística y la política comercial de las empresas proveedoras de insumos críticos – como el maíz y el aceite de soja -, constituyendo un impedimento concreto para su normal y eficiente desarrollo.

Es menester aclarar que en los quince años de vida de la ley de biocombustibles, no solo nunca hubo desabastecimiento de aceite de soja para producir biodiesel, ni de maíz para producir bioetanol, sino que los precios se pactaron libremente entre las partes, acorde a las distintas variables de estos mercados, que se caracterizan por ser abiertos, eficientes, y transparentes.

El proyecto de ley presenta numerosos vicios de forma y de fondo, por lo que es necesario prorrogar la actual ley para poder discutir con el tiempo necesario una norma moderna y eficiente que potencie los beneficios ambientales, económicos y sociales de todos los biocombustibles, en un todo de acuerdo con los acuerdos climáticos internacionales firmados y ratificados recientemente por la Argentina."

Firmantes:

Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (ACSOJA)
Asociación de Maíz y Sorgo Argentino (MAIZAR)
Asociación de Semilleros Argentinos (ASA)
Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA)
Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)
Bolsa de Comercio de Santa Fe (BCSF)
Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA)
Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO)
Cámara de Bioetanol de Maíz (BIOMAIZ)
Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA)
Centro Exportador de Cereales (CEC)
Confederaciones Rurales Argentina (CRA

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario