FOCO Bigote Acosta > Rosario > cadena de afectos

80 AÑOS

Bigote Acosta y una cadena de afectos en la Rosario desangelada

80 años de Bigote Acosta en un momento muy particular de Rosario (Santa Fe). Noche de afectos en días con interrogantes.

Raúl Emilio Acosta Alzugaray es 'el Bigote Acosta', quien cumplió 80 años el viernes 29/03 y los celebró convocando a una reunión plenaria de sus afectos. Sin duda, un evento contracultural considerando que Rosario, capital del Litoral se encuentra sometida desde hace tiempo a la incertidumbre que provoca la inseguridad acerca de si 'los nuestros' son 'los buenos', y qué hacer con 'los malos'. Tanto la redención como el cadalso son acontecimientos selectivos pero ¿la vara es 'la nuestra' o hay otra? Refugiarse en los afectos ayuda a resolver la ecuación, o parte de ella. Donde hay una cadena de afectos hay menos ego, y eso ayuda a escarbar en las raíces porque para entender qué sucede hay que ir, con honestidad hasta dónde, cuándo y cómo comenzó todo.

Al 'Bigote' le fascina la música, así que recurramos a ella: en junio de 1967, The Beatles tuvieron que componer una canción a pedido, para un evento televisivo global, y ante 400 millones de personas estrenaron algo que decía "(Love) nothing you can say, but you can learn" / "(Amor) no hay nada que puedas decir, pero puedes aprender", conmoviendo a la audiencia con ese tema titulado 'All You Need is Love' (Todo lo que necesitas es amor).

Los afectos tienen que ver con el ejercicio más que con la teoría.

El periodista

'Bigote' es conocido por el periodismo que ejerció en Santa Fe de la Vera Cruz, Rosario, Ciudad de Buenos Aires y Madrid. Otros tiempos, otra sociedad, otro periodismo.

Lo conocí a comienzos de los '80, cuando me convocó Evaristo Monti, con quien ya trabajaba 'Bigote', y Monti conmovía a diario la metrópolis. Otros tiempos, otra sociedad, otro periodismo.

Pero Acosta ya tenía una larga trayectoria a cuestas, cuando salió de la publicidad en Rosario hacia la Redacción en Ciudad de Buenos Aires, en los días más gloriosos de la revista 'Gente y la Actualidad' (Editorial Atlántida), de Aníbal Vigil. Otros tiempos, otra sociedad, otro periodismo.

Luego ocurrió el capítulo europeo, más tarde el regreso -primero a CABA y luego a Rosario-. La comunicación trata de puentes. Prohibido quedarse en islas. Él decidió deconstruirse, y los afectos ayudaron a la decisión.

El tiempo pasa, la sociedad cambia y, cuando se degrada, pierde el periodismo. Hay esfuerzos individuales por sobrevivir al vendaval. Pero los sobrevivientes no pueden sustituir a la sociedad.

En verdad, esto sucede porque ocurre un deterioro cultural colectivo, que es el origen del conflicto que atosiga a los argentos 2024. La recuperación no es una cuestión del PBI ni del cepo cambiario ni la tasa de inflación. Inevitablemente tiene que ver con un acontecimiento cultural asociativo que lleve a redescubrir la identidad. El resto, aún cuando resulte trascendente, es bicoca.

A orillas del río Paraná, el viernes de Pascua, festejamos los 80 del 'Bigote' y algunos, entre tangos y milongas antes de la danza colectiva final, dejaron caer una lágrima porque el tiempo perdido no vuelve y existe el temor de que fue mejor. Y la incertidumbre y la inseguridad que padece Rosario es, en definitiva, parte de lo perdido en la bolsa colectiva de la Argentinidad.

80.jpg

El poeta

Además de periodista de enorme caudal informativo por la cantidad de fuentes acumuladas en su trayectoria de personaje sociable (¿A quién no conoce 'Bigote'?), él es novelista, cuentista, autor teatral, compositor -'Cantata Rosario' que compuso junto al increíble Néstor Mozzoni debería ofrecerse más seguido para recordarle a los rosarinos que hay algo más allá del narcomenudeo- y, básicamente, poeta:

No he tenido desengaños sino olvidos

repita conmigo el olvido viene solo

hasta mirar a otro lado cuando lloran o suspiran

cuando hablan con palabras sencillas

te necesito dónde estás quiero verte

basta con partir cuando dicen quédate

repita conmigo una canción alivia el silencio

suma castigos al recuerdo

cuenta por nosotros lo que pasó

lo que no vuelve repita conmigo

el amor la memoria y el olvido

están en el mismo sitio del almanaque

están escondidos en los lunes

pero se sabe que llegan como llega un pájaro

una mota de polvo en la ventana

el final del líquido en el vaso que se tumba

el ruido del tren las cosas están ahí

repita conmigo

aprender el ejercicio de respirar es muy sencillo

deje que llegue la distracción y respire

la canción la lejanía y respire

camine respirando sonría

repita conmigo

el olvido viene solo sin que nadie lo llame

no lo fuerce

nadie necesita forzar las puertas abiertas y el río

un día todo es olvido

repita conmigo

un día.

Embed

Rosario hoy

En el ágape, no sólo hubo cantidad de músicos y periodistas. También jugadores de póquer. Porque 'Bigote' va por los naipes, que no sólo es un hábito sino parte del rito de la actualización informativa. En la mesa del póquer ha ganado no pocas primicias a cambio de perder miserables rupias -prohibido jugar por mucho dinero porque en esas mesas se pierden los afectos-.

Uno de ellos, de pantalón rojo y hombre de la carne (vacuna) me reveló Rosario en menos de 1 minuto: "Vivo en el Sur, hacia Gobernador Gálvez. En el barrio nos conocemos todos, son muchos años. Ya sabés cuánto calza cada uno. Ayer vinieron 150 milicos. Se llevaron a los perejiles, unos pibitos. A los capos, ninguno. Todos sabemos quién es el jefe de quién. Pero a los jefes no los tocaron. Una estafa".

Yo ya tenía aprobado el curso de Rosario Básico, almorzando en el Jockey Club con el Abogado que sentó 'Bigote' -y que no quiere 'Mechi', la mejor compañera que él podría jamás encontrar-, para que me revelara el futuro. Fue 3 meses antes que llegara la Bullrich con sus espejitos de colores. Fue antes de irse a ser jurado teatral. Y aquel pentagrama hasta hoy suena mejor que el que escuchamos 12 semanas después. La anécdota es para recordar que Acosta -en ese momento de 79 años- sigue activo con la información, no descansa.

Solo 80

Recuerdo que hace años fui al teatro Coliseo a ver a Hedy Krilla (Hedwig Schlichter) en 'Solo 80', de Colin Higgins, justo cuando ella cumplía 80. Y me dije, más allá de la obra, "¡cómo me gustaría llegar así a los 80"!.

Acosta cumple con el deseo. Jurado del premio 'Estrella de Mar', durante la temporada corrió el maratón de ver todas las obras todas, y de paso se actualizó sobre personajes y protagonistas. Está al día. Hasta incursiona en el podcast, no sólo vive en internet. Es importante el concepto: renovarse es una actitud, un desafío que hay que afrontar para, entonces, exigirle correspondencia a los afectos.

La vida transcurre hoy. Ayer ya fue, mañana quien lo sabe. "Hola 'Bigote', buen día ¿cómo va todo?". La respuesta: "Estoy vivo, y no es poco".

El metamensaje tan importante como "Besos en la frente" en la despedida, con el interrogante siempre dispuesto porque este oficio vive en el reino de las dudas, desde antes que René Descartes: "No me culpen a mi, solo soy periodista."

Dejá tu comentario