DINERO bonos > riesgo país > mercado

EL MERCADO PIERDE LA PACIENCIA

Sangran los bonos y aumenta el Riesgo País de Argentina

Los bonos globales tuvieron una jornada pésima y aumentó el Riesgo País, señal de que el mercado está cansado de la inoperancia de las autoridades argentinas.

El mercado parece comenzar a dudar de la Argentina y sus autoridades en la gestión por la negociación del pago de la deuda para con el FMI, y esto se está haciendo evidente en los bonos globales emitidos por el tesoro de la nación con legislación extranjera, que nuevamente sufrieron caídas en sus precios de mercado. Los agentes están perdiendo la paciencia, no ven con buenos ojos que a mediados de enero y en la precaria situación que se encuentra Argentina con respecto a los dólares que tiene disponibles el país y las deudas que debe de afrontar, aún no se avance de modo más profundo en cuanto a las negociaciones con el FMI, por lo cual, nuevamente han caído los bonos, y el Riesgo País cerro en 1833 puntos básicos.

HFTPKDBA2RBDRK4Q3J3APMO2EU.jpg
Martín Guzmán no brinda las señales que busca el mercado, el acuerdo con el FMI parece distante, y caen los bonos aumentando el Riesgo País.

Martín Guzmán no brinda las señales que busca el mercado, el acuerdo con el FMI parece distante, y caen los bonos aumentando el Riesgo País.

Los mercados tuvieron una jornada positiva, esto se dio a pesar de que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos haya emitido su informe sobre el IPC del país, en el cual se muestra que se aceleró levemente el alza de precios, y la inflación anual se encuentra viajando al 7%, y los mercados de Wall Street no parecieron verse tomados por sorpresa ante estas variaciones y las bolsas bursátiles del país cerraron la jornada en territorio positivo. Tal alza empujó también a los ADRs argentinos, que tuvieron también un muy buen desempeño recuperando lo perdido en rondas anteriores, pero no sucede lo mismo con los bonos globales de ley extranjera emitidos por el país.

En la conferencia brindada la semana pasada, el ministro de economía, Martín Guzmán, dejó más preocupado al mercado de lo que intentó calmarlo, anunciando que el país no está dispuesto a realizar el necesario ajuste fiscal que haga solvente al país para afrontar los pagos de la deuda. El propio ministro de economía mostraba en uno de sus gráficos, que utilizaría un ajuste gradualista que reduzca el déficit fiscal primario, de 3,5% del PBI, en cuatro años, llegando recién en 2026 al equilibrio primario. Pero para poder hacer frente a sus obligaciones, Argentina debe de ajustar el gasto público más que eso, ya que el equilibrio del resultado primario sólo iguala los ingresos y gastos del estado, sin tener en consideración los intereses que se pagan por la deuda contraída.

Tales declaraciones por parte de Martín Guzmán fueron casi de default, le anunció a la población que no estaría dispuesto el gobierno a proceder con tales ajustes del sector público para poder hacer frente a las obligaciones de pago que tiene el país. El mercado lo entendió de esta manera, y el resultado puede verse en la cotización de los bonos, lo cuales vienen cayendo ininterrumpidamente desde que inicio el año. El Bono Global GD30 y el GD35 sufrieron pérdidas sólo en este mes de enero del 7,7% y el 11,3% respectivamente.

Captura de pantalla 2022-01-12 204815.jpg
Los bonos globales argentinos sangran, con lo cual el Riesgo País sigue al alza producto de la falta de solidez en las negociaciones con el FMI por parte del gobierno argentino.

Los bonos globales argentinos sangran, con lo cual el Riesgo País sigue al alza producto de la falta de solidez en las negociaciones con el FMI por parte del gobierno argentino.

Por tal motivo, el gobierno se encuentra en una disyuntiva. Llevan a cabo el ajuste necesario del sector público para solucionar la problemática del pago de la deuda, o mantienen el rumbo sin tocar los privilegios de la clase política, con un Riesgo País al alza y un encarecimiento del crédito para el sector privado que acabe por dañar el crecimiento de la economía. Lo que está en juego no es el pago de la deuda en sí, sino la economía argentina. No pagar es aislarse aún más del mundo, y el costo de tal aislamiento será mucho mayor en términos económicos que los 50 mil millones de dólares que se le debe al FMI.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario