Leído

ERDOGAN = MACRI

La lira turca tan débil como el peso argentino

Jue, 28/03/2019 - 8:39am
Enviado en:
Por Urgente24

Que la Argentina y Turquía se asemejan en las planillas de los grandes inversores 'golondrinas' globales, no es una novedad. Ya fue demostrado en en varias ocasiones en el pasado reciente: economías frágiles, en las que el dólar estadounidense marca el paso. A fines de marzo 2019 vuelven a compartir viscisitudes, tal como acaba de recordar Mauricio Macri buscando comprensión para sus desventuras. En Turquía hay elecciones y su cercanía a Rusia desde que Donald Trump llegó al poder (la riña venía de cuando Trump era empresario), provoca agitación que se refleja en el mercado. En verdad, el peso mexicano y otras divisas de los principales mercados emergentes, sufrieron fuertes pérdidas en la semana, corroborando que la economía global sospecha incertidumbre. Pero en los países más frágiles es peor.

Contenido

La lira turca volvió a caer en la mañana del jueves 28/03 a pesar de las medidas del Gobierno para frenar los descensos.

Según Bloomberg, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan -que intentó culpar por la crisis a JP Morgan, tal como algunos militontos del PRO intentan culpar a un banco de isologo azul porque su presidente sería amigo de Sergio Massa ignorando que el otro gran accionista del banco es simpatizante de Mauricio Macri- está presionando a los bancos para quitar liquidez a gestores de fondos extranjeros. 

El movimiento ha disparado a 1.000% el tipo de interés intradiario para pedir prestadas liras fuera del mercado.

De todos modos, la lira turca cae hasta un 5% frente al dólar estadounidense mientras el país se prepara para las elecciones del próximo fin de semana. En 2018, año turbulento para Turquía, la moneda cayó 30%.

La verdad de la crisis no es el JP Morgan sino las sombrías cifras del Banco Central de Turquía, que revelan una disminución dramática en las reservas internacionales. 

El pecado del JP Morgan fue aconsejan a sus inversionistas salir de los activos en liras turcas apenas conocidas las estadísticas del Banco Central.

La especulación bajista sobre Turquía ha vuelto a sentirse después de unos meses de relativa calma tras la tormenta financiera de mediados 2018 (que coincidió con el boom devaluatorio argentino).

Las reservas internacionales netas del banco central turco para la semana que finalizó el 22/03 fueron de 142 billones de liras (US$ 24.700 millones), mostrando una caída de casi US$ 10.000 millones en las primeras 3 semanas de marzo.

No había ocurrido una desaceleración tan marcada desde que el Banco Central fue forzado a una subida de tipos apresurada en 2014. 

El hecho de que el banco central no proporcionó una explicación de la caída de las reservas fue interpretado por el mercado como una señal de que Turquía está utilizando sus reservas para respaldar los precios de la lira.

En este contexto ocurrieron 24 horas dramáticas cuando el gobierno ordenó a los bancos que retuvieran la liquidez de la lira del mercado de 'swaps' y así frenar la compraventa en el mercado cambiario.

El Gobierno ha conseguido frenar, pero no detener, la caída de la moneda.

Las elecciones locales del domingo 31/03 se consideran un referéndum sobre el presidente  Recep Tayyip Erdogan. 

El temor de Erdogan es que la crisis financiera y la alta inflación le harán perder el control de algunas ciudades clave del país, incluida la capital, Ankara.

El partido de Erdogan lleva 25 años gobernando Estambul y Ankara, y el propio Erdogan construyó su perfil político a partir de la alcaldía de Ankara, la antigua Bizancio.

BBVA

Los inversores temen que la crisis de la lira turca ponga entre las cuerdas a BBVA, que ya lo pasó mal el pasado verano del Hemisferio Occidental por culpa de este mercado. 

Al fuerte desplome de la divisa se suma el incremento de los swaps sobre divisas (seguro de cambio), que se dispararon un 700%, llegando a un máximo no alcanzado desde la crisis financiera que asoló el país en 2001.

Turquía representa el 4to. mercado de BBVA por beneficio y en el conjunto del año 2018 aportó 569 millones de euros a sus ganancias, un 31% menos que el ejercicio anterior por la crisis de la lira. El grupo podría repetir este año los problemas que sufrió el pasado verano con la lira turca, que llegó a depreciarse un 40%.

La inversión de BBVA en el país, a través del 49% de su banco Garanti, se devaluó por la depreciación de la moneda y el grupo solamente respiró cuando el banco central, contra el criterio de Recep Tayyip Erdogan, el presidente del país, decidió subir los tipos de interés un 24%.