DINERO UIA > Empresas > vacuna

COVID-19

La UIA insinúa no pagar sueldos a trabajadores sin vacunar

La UIA advierte que la decisión final, correrá por cuenta de cada empresa. Temen que la opción llegue a los tribunales.

Para la UIA, las empresas tienen derecho a dejar de pagarle el salario a empleados que no quieran recibir las vacunas contra el Covid -19. El presidente de la entidad Daniel Funes de Rioja, aseguró que el personal que elige no inmunizarse “pone en riesgo” el lugar de trabajo.

La Unión Industrial Argentina (UIA) aseguró que la normas actuales permite a las empresas a dejar de pagar salarios en casos donde los empleados, teniendo la posibilidad de vacunarse, lo hagan. En esos términos no podrán volver a trabajar de manera presencial.

En este punto la última resolución del ministerio de Trabajo habilitó a las empresas a reclamar presencialidad a su dotación de personal que cuente con al menos una dosis. Pero no refiere ningún ítem para los casos de empleados que no quisieran vacunarse.

Lo cierto es que el martes (10/08) en su reunión de Junta Directiva, la UIA acordó una interpretación por la cual un trabajador que no desea vacunarse pondría en peligro los protocolos en marcha por la pandemia, por lo que ese incumplimiento habilitaría lo que en derecho se llama cese de dispensa.

Así lo aseguró el presidente de la entidad fabril Daniel Funes de Rioja en una conferencia de prensa virtual de la que participaron medios locales, tras la reunión de directores de la organización empresaria

“Quien quiera entrar en un lugar de trabajo colectivo tiene que tener las medidas (de prevención) como vacunarse. Si no quiere, no podría ingresar a ese lugar, lo que implica que cesa la obligación de pago”, advirtió el ejecutivo.

N_A 2020-04-17 A recorrer virtualmente la planta de Toyota en Zarate 1.jpg
Para la UIA vacunas y presencialidad van juntas

Para la UIA vacunas y presencialidad van juntas

Interpretación consensuada

Al respecto, Funes de Rioja, señaló que es una interpretación consensuada “en el ámbito de la junta directiva de la UIA teniendo en cuenta la experiencia internacional de las regulaciones”,

“Nadie puede obligar a vacunarse, pero nadie puede obligar a reinsertar a alguien en el mercado laboral”, enfatizó el también titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Luego sumó la propuesta aplica a “aquellos que están en condiciones de vacunarse en las respectivas jurisdicciones”.

Por otra parte, apuntó que esa decisión deberá ser conversada “sector por sector” con los sindicatos sobre los que, dijo, considera que tuvieron “un alto sentido positivo de cooperación para que todo el mundo se cuidara. Hay un sentido de cuidado recíproco. Para cuidarnos entre todos, nos vacunamos. Esto no significa que esto se pueda imponer, pero la persona que no se vacuna no ingresa porque configura un riesgo”, continuó.

Por otra parte, afirmó que el cese de la dispensa debería implicar la interrupción del pago del salario a ese trabajador, aunque no aseguró que eso también incluya la posibilidad de terminar con el contrato laboral, en medio de la vigencia de la prohibición de despidos. “Cada uno verá como lo interpreta, pero no estamos propiciando despidos”, explicó.

En ese orden Funes de Rioja consideró que la UIA “como institución, hasta ahí llega”. “Cada empresa y cada trabajador lo definirán. Hay países que están generando incentivos para que la gente se vacune. Ese libre albedrío tiene un límite”, mencionó.

Además, acotó que “todo en la Argentina puede judicializarse”. “La junta directiva de la UIA no tiene imperio, cada uno hace lo que decida desde su punto de vista. Aún con las normas claras, hay un principio de buena fe, a nadie se le puede ocurrir ganar un salario sin trabajar. Lo deseable sería que no se judicialice. Hay fundamento para eso”, apuntó Funes de Rioja.

Días pasados, desde el ministerio de Trabajo habían asegurado que la presencia de un “gris” normativo respecto de los vacunados y el retorno a la presencialidad era una situación que estaba en estudio pero que no se analizaba una resolución adicional que dé cobertura a las empresas para poder exigirles a esos trabajadores que vuelvan a sus puestos.

En el estado actual de cosas, la obligación de volver a los puestos de trabajo corren solamente para aquella parte de la dotación de personal que ya cuente con al menos una dosis de alguna vacuna y que ya acumule 14 días desde la inoculación. Se trata de una resolución que determinaron los ministerios de Trabajo y de Salud a principios abril, cuando el ritmo de inmunización era mucho menor al de la actualidad.

De esa manera, la única normativa vigente es la de aquel 9 de abril con la cual el Gobierno flexibilizó los criterios de presencialidad habilitada para los empleados y determinó que las empresas podrían exigir que vuelvan a sus puestos de trabajos a todos aquellos empleados que hayan recibido al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus.

"La decisión la va a tomar cada empleador. Hay una cuestión de conciencia y de buena fe", señaló el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario