Leído

USAL

El Índice de Bienestar Económico y Social (IBES) sigue cayendo

Lun, 06/05/2019 - 1:36pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El Índice de Bienestar Económico y Social (IBES), que resume la situación económica y social de la población a partir de las estadísticas oficiales, continúa cayendo. Según el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de El Salvador, cayó en el cuarto trimestre de 2018 a los niveles de principios de 2016, proyectándose un dato aún menor para el primer trimestre de 2019. Y para el 2do trimestre de este año se espera un desmejoramiento adicional.

Contenido

El Índice de Bienestar Económico y Social (IBES) que mide el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de El Salvador, cayó en el cuarto trimestre de 2018 a los niveles de principios de 2016, proyectándose un dato aún menor para el primer trimestre de 2019. Y para el 2do trimestre de este año se espera un desmejoramiento adicional de la situación económica y social, impulsado por la persistencia a la baja del Índice de Inclusión Social (INSO) que alcanzaría en ese trimestre un nuevo valor mínimo.

Cabe destacar que el Índice de Bienestar Económico y Social (IBES) es un indicador trimestral que resume la situación económica y social de la población a partir de las estadísticas oficiales publicadas. Este índice se obtiene
de la combinación del Índice de Condiciones Macroeconómicas (ICOM) y del Índice de Inclusión Social
(INSO).

Indice de Bienestar Económico y Social (IBES).
Indice de Bienestar Económico y Social (IBES) elaborado por la USAL.
 

Si bien el Índice de Condiciones Macroeconómicas (ICOM) se estabiliza a partir de la segunda mitad del año 2018, sugiere que aún no se logran revertir los principales efectos de la crisis que afectan las condiciones económicas de la población: la aceleración de la tasa de inflación, la recesión y el empeoramiento en los indicadores del mercado laboral, indica el informe

Por su parte, el Índice de Inclusión Social (INSO) no ha dejado de empeorar desde el pico alcanzado en el 4to. trimestre de 2017. Esto se debe a que la política económica aplicada en los últimos trimestres sigue afectando negativamente la recuperación de la economía, del empleo y de los ingresos reales de la población más vulnerable.

# Cómo se obtiene el IBES

El Índice de Bienestar Económico y Social (IBES) se construye en base a datos objetivos y oficiales (INDEC) que reflejan dos dimensiones cruciales de la vida y el bienestar de las personas del país. Estas dimensiones, a su vez, se explicitan en sus correspondientes indicadores parciales.

La primera dimensión que se toma en cuenta es la que refiere a la situación económica del país y que se plasma en el Índice de Condiciones Macroeconómicas de la Población (ICOMP). Este indicador se elabora a partir de los datos de crecimiento económico, tasa inflación, tasa de desempleo abierto y saldo de cuenta corriente del balance de pagos. Capta de manera sintética la situación macroeconómica del país que afecta al bienestar económico y social. Un aumento en el ICOMP implica una mejora en las condiciones macroeconómicas que afectan a la población.

La segunda dimensión se analiza a partir del Índice de Inclusión Social (INSO). Este índice aborda, a partir de un número limitado de estadísticas disponibles, la situación de las personas en lo que refiere a dos cuestiones esenciales: su inclusión en el mercado de trabajo, y su inclusión en el mercado de consumo. En cuanto al trabajo se enfoca en la precariedad de su vínculo laboral, lo cual se capta a partir de la tasa de subempleo demandante y la tasa de informalidad laboral. En cuanto a su capacidad de consumo, se toma un indicador de pobreza absoluta –ingreso medio de las familias del primer estrato de ingresos deflactado por la canasta básica total- y otro de pobreza relativa -Coeficiente de Gini.

De esta manera, un aumento en el INSO se interpreta como una mejora en la inclusión social del país.
Tanto el ICOMP como el INSO se calculan como promedios simples trimestrales de los datos observados de cada una de las cuatro variables intervinientes en cada índice, luego de ser homogeneizadas mediante la aplicación de la metodología de valores extremos correspondientes a los valores de cada variable del período de posguerra, excluyendo las tasas de inflación trimestral anualizada superior al 100%.

A partir de los dos indicadores parciales (ICOMP e INSO) se construye el Índice de Bienestar Económico y Social (IBES). Dado que se trata de un índice cuyo valor máximo debería reflejar la mejor situación del país en esas dos dimensiones, se estiman tanto el ICOMP como el INSO para los datos deseables para cada variable usada en cada indicador. Se reestiman el ICOMP y el INSO a partir de ese estándar, y se calcula el IBES como el promedio simple de los dos indicadores reestimados. En este marco, un aumento en el nivel del IBES se interpreta como una mejora en el bienestar económico y social del país.