ECONOMÍA

GameStop por las nubes, a Robinhood la salvaron los bancos y Google nuevamente pisa caca

Robinhood consiguió recuperar su liquidez gracias a un préstamo de US$ 1000 millones. Entre sus acreedores están JPMorgan y Goldman Sachs. Rehabilitó comprar acciones de GameStop, la minorista de videojuegos caída en desgracia que usuarios de Reddit se propusieron salvar.

Este viernes 29/1, el precio de las acciones de la cadena de tiendas de videojuegos GameStop volvieron a dispararse luego de que el broker online Robinhood -Robinhood -cuyo objetivo es "democratizar" el acceso a los mercados financieros- levantara la restricción que había impuesto el día anterior. Las acciones de la compañía crecieron un 101% antes de la apertura.

La plataforma de inversiones online había sido utilizada por un grupo de 'redditers' llamado WallStreetBets, pequeños inversores coordinados en las redes sociales, para disparar casi un 700% las acciones de la caída en desgracia GameStop en las últimas 2 semanas.

Robinhood decidió bloquear la compra de acciones de esta compañía (entre las de otras empresas débiles cuyas acciones también habían empezado a subir como Nokia, Blackberry y AMC) citando la "volatilidad reciente":

“Monitoreamos continuamente los mercados y realizamos cambios cuando sea necesario. A la luz de la volatilidad reciente, estamos restringiendo las transacciones de ciertos valores al cierre de posiciones únicamente, incluidos $ AMC, $ BB, $ BBBY, $ EXPR, $ GME, $ KOSS, $ NAKD y $ NOK. También aumentamos los requisitos de margen para ciertos valores”.

La decisión fue muy criticada por políticos estadounidenses de todo el arco ideológico, de izquierda a derecha.

Los redditers afectados respondieron con un review bombing: dieron más de 100.000 reseñas de una sola estrella para Robinhood en una hora, de manera que la app pasó a tener el bajísimo promedio de 1,1 estrellas en el Play Store.

Google reaccionó eliminando buena parte de esas reseñas. La empresa dijo que las políticas de Google prohíben explícitamente las reseñas que tengan como objetivo manipular la calificación de una aplicación.

El gigante tecnológico enfrenta muchas críticas por su participación reciente en la mordaza digital aplicada al expresidente de USA, Donald Trump, y sus seguidores. Trump y sus trumpistas, bloqueados en las principales redes sociales, se mudaron a Parler, y Google -y luego Apple- sacaron esta aplicación de sus tiendas virtuales de apps, volviéndoles casi imposible competir. 

Nuevamente, Google se vuelve a comportar como un regulador, eliminando los reviews negativos que buscaron boicotear a Robinhood, colocándose en un rol que no se condice con su pretendida función como plataforma neutral. Es Google quien decide a quién se puede boicotear y a quién no se puede boicotear.

Volviendo a la saga entre GameStop y Robinhood: por haber bloqueado la compra de acciones de esa compañía, sobre la aplicación de inversiones cayó una demanda colectiva acusando a la app de manipular el libre mercado.

Un usuario de la 'app' inició en un tribunal de Nueva York una demanda colectiva alegando que Robinhood "quitó la acción GME de su plataforma a propósito, voluntariamente y con conocimiento de causa en medio de una subida de valor sin precedentes, privando por tanto a los inversores de la habilidad para invertir en el libre mercado y manipulando el libre mercado".

El denunciante alega que la aplicación ha tomado la medida "para manipular el mercado en beneficio de personas e instituciones financieras que no son clientes" y señala que, en caso de que las acciones de esa firma caigan, los usuarios no tienen la posibilidad de posicionarse "en corto" para cubrir sus apuestas o beneficiarse.

El CEO de Robinhood explicó el jueves en CNBC que la necesidad de cumplir con requisitos legales de los reguladores, sumado a la volatilidad que se vive en determinados valores, obligó a la plataforma a restringir provisional y temporalmente la compra de títulos de GameStop.

La restricción fue temporal gracias a que Robinhood pudo levantar su liquidez con cientos de millones de dólares de sus inversores así como en préstamos bancarios. 

Robinhood tuvo que pedir prestados US$ 1000 millones de inversores para seguir operando y llegar a un acuerdo con los clientes, según informó Bloomberg.

Los acreedores incluyen a JPMorgan y Goldman Sachs. Según las fuentes del diario The New York Times, los inversores proporcionarán a la startup US$ 1.000 millones a cambio de acciones de la empresa a un valor con descuento vinculado al precio de las acciones de Robinhood.