Leído

COVID-19

La pandemia del coronavirus golpea al automovilismo argentino y peligran las escuderías

Mar, 19/05/2020 - 5:27pm
Enviado en:
Por Urgente24

El automovilismo argentino, en todas sus categorías, atraviesa una dura crisis económica y financiera a causa de la paralización de la actividad por la pandemia del coronavirus. Lo cierto es que la parálisis que se vive en este deporte sigue golpeando a los equipos que, sin tener ingresos, igualmente deben mantener a sus empleados, situación que se está haciendo cada vez más angustiante. Uno de los equipos líderes del Turismo Carretera, el JP Carrera, cuyos pilotos son Guillermo Ortelli, Valentín Aguirre y José Manuel Urcera, es unos de los ejemplos y su dueño, Gustavo Lema, advierte que las posibilidades de “bajar la persiana” con cada vez mayores. “Podemos aguantar hasta fines de este mes”, afirmó. En medio de esta situación, la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) que aspira a un retorno en junio o julio a más tardar. Pero en esa movida aún no tienen el apoyo de otras categorías importantes.

El automovilismo argentino, en todas sus categorías, atraviesa una dura crisis económica y financiera a causa de la paralización de la actividad por la pandemia del coronavirus.
Contenido

La pandemia del coronavirus mantiene todavía paralizada a la Argentina al igual que otros países del mundo aunque algunas naciones, flexibilizaron el aislamiento social. Sin embargo, la epidemia del virus Covid-19 continúa golpeando a las distintas actividades sociales con fuertes pérdidas económicas y monetarias. 

Ante esta situación, el automovilismo argentino, en todas sus categorías, atraviesa una dura crisis al extremo que el propietario y director del equipo JP Carrera de Turismo Carretera (TC), Gustavo Lema, no descarta “cerrar el taller” el mes próximo si no se reanuda la competencia, situación que también mantiene “muy intranquilo” al jefe de la escudería Toyota Gazzo Racing del Súper TC 2000, Darío Ramonda.

En las dos categorías más importantes de la actividad motor nacional el momento actual es crítico por la falta de ingresos que trae aparejada la suspensión de la temporada. Al momento de decretarse la cuarentena, el TC llevaba corridas dos fechas del calendario 2020 (Viedma y Neuquén), mientras que el Súper TC 2000 estaba a días de iniciar la campaña en San Juan.

Lema confesó en diálogo que reprodujo la agencia estatal de noticias Télam que “mucha preocupación” por el presente de JP Carrera que tiene bajo su mismo techo al saltense Guillermo Ortelli y al rionegrino José Manuel Urcera, ambos con Chevrolet, y al arrecifeño Valentín Aguirre, que corre con Dodge. “Podemos aguantar hasta fines de este mes”, advierte.

“Tengo 25 personas que trabajan en el equipo y debo pagar los sueldos y las cargas sociales. Debido al parate no entra dinero de los sponsors y se hace muy pesado sobrellevar todo esto”, comentó Lema, según reprodujo Télam, antes de admitir que junio puede ser un mes decisivo para el futuro del JP Carrera.

En la emergencia actual, como un paliativo por la ausencia de actividad, Lema compra “máscaras y termómetros digitales” para revender, pero eso sólo “no alcanza para mantener al equipo”, que cuenta con tres camiones semiremolques para trasladar los autos de TC Y TC Pista.

“Para ejemplificar los gastos, a comienzos del año pasado, ir a Neuquén con todo el equipo nos costaba unos 80 mil pesos de gasoil y a fin de ese mismo año, para hacer la misma distancia, tuvimos que gastar unos 230.000”, comparó en declaraciones a la agencia Télam.

Por su lado, Romonda, director general del Toyota Gazoo Racing del Súper TC2000, le manifestó en declaraciones a esa agencia de noticias que comparte la “preocupación” que tiene todo el ambiente y que la pandemia dejará “secuelas” en todos los equipos de competición.

Ramonda hace 20 años que está vinculado a Toyota y que eso le brinda un “plus de confianza excepcional”, al punto de que recibieron un “respaldo y acompañamiento en todo momento” desde que se desató la crisis sanitaria mundial.

“Esta complicación se proyecta en el tiempo y nadie puede creer que un equipo se salvará solo. Por eso estamos en contacto permanente con la dirigencia de la categoría, que está analizando distintos escenarios para cuando se inicie la actividad tantos del Súper TC 2000 como del Top Race, en el que Toyota también compite”, afirmó Ramonda.

El director del Toyota Gazzoo consideró que el “punto de partida llegará con los comienzos de los campeonatos de Fórmula 1 y Moto GP” y que en su escudería la actividad es muy “intensa” a pesar que el taller está “cerrado”.

En ese sentido, manifestó que mantiene “contacto fluido por video llamadas con los ingenieros en procura de elevar el nivel técnico de los Corolla para estar listos cuando comience la temporada”.

“El resto del equipo recibe dos horas diarias de capacitación, con el objetivo primordial de mantener la unión y fortaleza del grupo para que todos se sientan contenidos, con la moral bien alta y un alto nivel competitivo”, explicó.

Por otra parte, la misma incertidumbre se comparte en uno de los equipos referentes del Turismo Nacional (TN) de la Clase 3, el Martos Med, regenteado por José Luis “Pepe” Martos, que cuenta con cuatro autos de la Clase 3, dos en la Clase 2 y nueve empleados en su taller.

“Estamos más que complicados, con mucha incertidumbre porque no ingresa dinero por las publicidades, y de las que se cobraron por la última carrera a mediados de marzo en San Luis, la mitad de los cheques vinieron rechazados”, se lamentó Martos.

A su turno, el promotor del Top Race V6, Alejandro Levi, que también está al frente del equipo Tango Rally Team del Rally Argentino, expresó en declaraciones que concedió a la agencia oficial Télam que están muy “preocupados” por la situación, y que se encuentran “trabajando a destajo” para ver cómo seguirá la categoría cuando se levante la cuarentena.

“Estamos haciendo un relevamiento entre equipos, pilotos, circuitos, para analizar las posibilidades económicas para volver a correr. Estamos tratando de unirnos a otra categoría para abaratar los costos de organización. Esperamos que en agosto vuelvan las carreras”, sostuvo Levi.

El presidente de la Asociación Civil Rally Argentino (ACRA), que organiza el Campeonato Argentino de Rally, Luis Minelli, señaló que aventurar un regreso a la actividad es “construir castillos de arena a la orilla del mar”.

Minelli, con una vasta trayectoria en la actividad, reconoció que tiene muchas “ganas y deseos” que retorne el Rally, pero dentro de un “contexto general” que no salga de las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades gubernamentales.

“Estamos optimizando todo para presentar protocolos y estamos brindando toda nuestra capacidad y experiencia a favor de la actividad, pero a la vez nos sentimos muy preocupados por el parate”, agregó Minelli.

El dirigente señaló que están en “diálogo continuo” con los equipos, pilotos, organizadores, para cuando las autoridades “levanten la cuarentena” estar preparados para retomar la actividad, aunque no será “sencillo” reacomodar las cosas. 

Desde que se implemento la cuarentena, hubo algunas versiones que afirman que la ACTC quiere una reunión con el propio presidente Alberto Fernández. Pero este medio pudo confirmar que se está gestionando un encuentro con Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deporte, aunque todavía no tuvieron una respuesta. El TC, sus divisiones menores (TC Pista, TC Pick Up, TC Mouras y TC Pista Mouras) y el Turismo Nacional (TN), que están alineadas y salen por la pantalla de la TV Pública, en principio plantearon volver a fines de este mes de mayo o en junio, el mes donde se espera el pico de contagios en nuestro país. Por eso luego asomó julio como la variante más extrema.

Se esgrime que los pilotos no tienen contacto físico y que los mecánicos podrían trabajar con mascarillas. También hay que recordar el ejemplo de Alberto Canapino quien en las últimas fechas del TC en 2019 estuvo suspendido y vía Skipe brindó la asistencia del chasis para el auto de su hijo, Agustín Canapino, quien terminó logrando su cuarto título. No es lo ideal, pero sí una alternativa, según publicó Infobae.

Otra propuesta de la ACTC es volver sin público y que los ingresos se generen por las transmisiones televisivas. Sin gente en los circuitos se aumentaría el rating. Así las empresas que son sponsors de los pilotos tendrían una mayor exposición. También trabajar con el personal mínimo e indispensable en los boxes. Sirve de ejemplo la única fecha corrida por el Top Race este año en Concepción del Uruguay, Entre Ríos y el segundo evento que tuvo el TN, que fue en Villa Mercedes, San Luis. Ambas carreras fueron sin público, el pasado 13 de marzo.

Si la actividad vuelve también hay un plan para reducir los costos. Se basa en que los autos puedan ser trasladados en los camiones “mosquitos” (habría una empresa que estaría disponible). También que los pilotos y mecánicos duerman en hoteles, si es que éstos se habilitan. Caso contrario, se recurrirán a los motorhomes, algo no ideal por comodidades y presupuestos. Se suma el no correr a más de 500/600 km de Buenos Aires. Salvo que alguna Gobernación también se haga cargo de la logística con el traslado de los autos y equipos, algo poco probable por la coyuntura actual. Los circuitos ubicados en Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos apuntarían a ser las sedes. Puede sumarse el cordobés de Alta Gracia ya que cuatro de los cinco equipos oficiales de STC 2000 tienen sede en esa provincia, reveló Infobae.

Al correr sin gente es la gran posibilidad para que el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez, tenga otra vez presencia de todas las categorías nacionales de importancia. Cabe recordar que ante las exigencias de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) que toma muchos recaudos para habilitar las tribunas y el resto de las instalaciones del Coliseo porteño, es muy alto costo para poder disponer de todo el predio. “El Autódromo está a disposición de todos, más en este contexto. Es difícil tener certezas, es un día a día. Seguimos con mucho trabajo virtual, incluso colaborando por ejemplo con otras áreas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, declaró una fuente importante del circuito capitalino que reprodujo Infobae.

Otra base para la vuelta y seguir buscando que los gastos se reduzcan al máximo es que las categorías compartan los autódromos. Si se permite la presencia del público hacia fin de año no es descabellado extender los calendarios en el verano y luego ver cómo se encara la temporada 2021. 

En tanto, la situación para muchos de los protagonistas que viven de la actividad es dramática. Si no hay carreras no hay ingresos de patrocinantes para los pilotos. A su vez éstos no pueden pagarles a los equipos, quienes también se ven complicados para abonar los sueldos. Cada escudería es una PyME. Se trata de no menos de 16 personas contando mecánicos y el resto de los integrantes. Otro propietario de equipo del ámbito del TC asevera que “se pagó el sueldo de marzo con las pocas carreras que hubo. Se hizo con fondos genuinos, es decir, con plata que no recaudamos. Entonces marzo se pagó con esfuerzo, los sueldos de abril no sé cómo vamos a hacer y sería catastrófico que esto siga parado en mayo. Es decir, será muy difícil tener que cubrir sueldos sin ingresos por carreras en abril, mayo y junio. Sabemos que ya hubo muchos cheques rechazados. Ojalá que en julio a más tardar se puede volver la actividad”.

Los acuerdos con los sponsors en general son de palabras. En abril la facturación de los equipos fue de cero. La situación es muy grave y la sensación es que mientras más se extienda, más problemas van a haber. Más allá de la hipotética vuelta, será duro arrancar porque habrá que ver cuál es la situación de cada una de las empresas que son patrocinantes de los pilotos. Incluso las que sigan funcionando una vez que se levante la cuarentena es posible que lo primero que recorten sea la publicidad.

Las categorías también viven un momento delicado porque tienen mucha gente a cargo. Tienen sus propios sponsors por eso apelan a las carreras de simuladores para poder mostrar a esas empresas. También es complicado el tema para los proveedores exclusivos del automovilismo como las gomas y otros elementos. Estos son los principales interesados en que la actividad se reanude cuanto antes.

El panorama indica que la vuelta de las carreras será muy dura desde donde se la mire. Es posible que muchos queden en el camino. También se hará muy difícil recaudar para poder correr. Consistirá en un barajar y dar de nuevo. Una solución puede llegar a ser reducir la cantidad de autos. En algún momento este deporte en nuestro país generó mucha plata. Era un gran negocio, pero desde hace un tiempo eso no pasa con la mayoría de las categorías nacionales.

Se suele afirmar que las crisis son momentos de oportunidades. Desde hace años el automovilismo argentino atraviesa una grieta con dos fiscalizadoras (ACTC y ACA) y sin diálogo entre los responsables de las categorías más importantes, el TC y el Súper TC 2000. Llegó la hora de hablar y juntar esfuerzos. Si los dirigentes que son referentes no se unen para plantear una vuelta de forma conjunta, será muy difícil que el Estado los escuche y vea su interés para retomar la actividad. 

El Ministerio de Salud de la Nación informó este martes (19/05) que dos personas fallecieron a causa de coronavirus, con lo cual son 384 las muertes por esta causa en el país, y se indicó que durante la última semana el 30% de los testeos realizados en la Ciudad arrojó resultados positivos, triplicando el índice que tiene la Provincia de Buenos Aires.

Al encabezar el reporte diario que realiza la cartera sanitaria para dar cuenta del estado de la pandemia en el país, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, informó que en esta semana “en toda la Ciudad y no sólo en los barrios populares se realizaron entre 500 y 650 testeos por día y el porcentaje de positividad fue de un poquito más del 30%”.

Mientras tanto, en la Provincia de Buenos Aires se realizaron entre 650 y 950 testeos diarios y el porcentaje de positivos se ubicó por encima del 10%.

La funcionaria detalló además cómo viene trabajando el dispositivo “Detectar” en distintas áreas del país, con especial énfasis en los barrios populares del área metropolitana con el objetivo de encontrar “precozmente” casos positivos para aislarlos y evitar la difusión del coronavirus.

“En el barrio Ricciardelli se realizaron 85 hisopados; en el Mugica, 81; en el barrio 21-24, 40, en San Martín seis y en Merlo no se han detectado casos sospechosos después de haber realizado la vigilancia 'casa a casa'”, señaló.

El resultado de los “212 hisopados se están consolidando en el Malbrán y en laboratorios de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires”, precisó la funcionaria.

Estas medidas se dan en un contexto de 8.371 casos positivos detectados desde el inicio de la pandemia, con una tasa de incidencia de 18,5 cada 100.000 habitantes, una tasa de letalidad es de 4,5% respecto de los infectados y un índice de mortalidad general de 8,4 por cada millón de habitantes.

Las dos nuevas muertes registradas en las últimas horas-que elevan el número total de fallecimientos a 384- corresponden a un hombre de 61 años y a una mujer de 69, ambos residentes en la provincia de Chaco.

Respecto a los confirmados, 939 (11,2%) son “importados”, 3.718 (44,4%) son “contactos estrechos” de casos confirmados, 2.607 (31,1%) son casos de “circulación comunitaria” y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Hasta este mismo martes, son 2.872 personas las personas que recibieron el alta médica, 5.115 están cursando la enfermedad y 156 de estas están internadas en camas de terapia intensiva.

Este último lunes 18/05 fueron realizadas 2.805 nuevas muestras y desde el inicio del brote se realizaron 108.634 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 2.394 muestras por millón de habitantes.

Las principales franjas etarias afectadas de los casos registrados corresponden a personas de entre 20 y 59 años, siendo la edad promedio de 39 años.