Leído

COPA LIBERTADORES

River se prepara para la 'maquina' Flamengo, pero el factor emocional será clave

Jue, 24/10/2019 - 6:22pm
Enviado en:
Por Urgente24

Flamengo de Brasil se transformó en la noche del último miércoles 23/10 en el rival de River Plate en el partido final de la Copa Libertadores de América 2019 que se disputará el sábado (23/11) en Santiago de Chile. El ‘Fla’ goleó en el partido de semifinal de vuelta al Gremio de Porto Alegre con una categórica goleada 5-0. Al margen de eso, Flamengo es el equipo que más hinchas tiene en todo el mundo. Cerca de 40 millones. El ‘Millonario’ se encontrará ante el equipo más prestigioso en nombres del continente. Diego Alves; Rafinha, Rodrigo Caio, Pablo Marí y Filipe Luis; William Arao, Gerson, Everton Ribeiro y Giorgian De Arrascaeta; Bruno Henrique y Gabigol. Dos laterales de nivel europeo, centrales jóvenes y de calidad que se animan a jugar desde el fondo y que ganan de arriba en ataque (un rubro en el que River sufre), dos delanteros movedizos y letales (Bruno Henrique es imparable en velocidad), mediocampistas de manejo y con llegada (Arao tiene una dinámica impresionante, mientras que De Arrascaeta y Everton Ribeiro le aportan pegada y pase preciso con zurda y derecha). De los 11 habituales titulares, 7 ya jugaron en el fútbol europeo. El único punto débil posible sería el factor emocional: por lo bien que juega, al equipo no le resultó necesario esforzarse para ganar. Allí el equipo argentino, que no le escapa a marcar la cancha con garra, puede inclinar la balanza. En ese rubro, los dos suelen imponer condiciones, presionar arriba constantemente y achicar hacia adelante.

Los jugadores del Flamengo festejan el pase a la final de la Copa Libertadores de América 2019 y enfrentará el sábado (23/11) a River en el estadio Nacional de Santiago de Chile.
Contenido

River Plate alcanzó una nueva final de la Copa Libertadores de América y tendrá enfrente a un rival muy duro como Flamengo, que goleó en la semifinal de vuelta a Gremio de Porto Alegre 5-0, en el encuentro que se disputará el sábado (23/11) en la ciudad de Santiago en Chile.

Flamengo, líder indiscutible del Campeonato Brasileño con diez puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, cuenta con uno de los elencos más valiosos del país, con jugadores que ya pasaron por Europa.

Pese a que algunos de sus titulares están bajo cuidados médicos, como el creativo Diego, el mediapunta uruguayo Giorgian de Arrascaeta y el lateral derecho Rafinha, los sustitutos han demostrado hasta ahora estar en el mismo nivel.

Después de “conquistar todo” en Portugal con el Benfica, y tras un breve paso por Arabia Saudita, Jorge Jesús se puso a las órdenes del ‘Fla’ para sustituir a Abel Braga, quien no convencía a la dirigencia con el juego que mostraba en el campo y aseguró haberse sentido “sin respaldo y aislado” por el club.

El Maestro de la táctica tomó las riendas del equipo un 29 de junio, con un Rubro Negro que marchaba sexto en el Brasileirao y ya estaba clasificado para los octavos de final de la Libertadores contra Emelec.

Según una encuesta realizada por Euroamericas Sport Marketing que reprodujo el diario Clarín, Flamengo es el equipo que más hinchas tiene en todo el mundo. Cerca de 40 millones. Más allá de discusiones de tablón, el Mengao tiene un pagaré por saldar fuera de su territorio: levantó sólo cuatro trofeos internacionales en sus 123 años: dos de ellos en 1981 (Copa Libertadores y Copa Intercontinental), la Copa de Oro Nicolás Leoz en 1996 y la Mercosur en el 99.

Hace casi 40 años que guarda una espina con la Libertadores y para eso se preparó este año. Aquella vez, su única vez, le ganó en la final de 1981 al Cobreloa de Chile que dirigía el argentino Vicente Cantatore. Fue 2-0 en el Maracaná y derrota 1-0 en Santiago de Chile, el mismo escenario en el que el 23 de noviembre y ante River ​el conjunto carioca buscará repetir la gloria.

Rafinha, otro que volvió con el curriculum cargado, estuvo 13 años en Europa, ocho de ellos en el Bayern Munich. También se incorporaron Pablo Marí, el tercer español en desembarcar en el Mengao, que llegó a préstamo del Manchester City, y Gerson, mediocampista brasileño que dejó la Roma por más de 12 millones de dólares. Un 5 como los de antes que se hace patrón del mediocampo y siempre aparece bien ubicado.

Ellos se sumaron a un plantel que ya era rico por las incorporaciones que había hecho a principio de año: el uruguayo de Arrascaeta llegó desde el Cruzeiro a cambio de 14 millones de dólares, el pase más caro en la historia del fútbol brasileño. También desembarcaron Bruno Henrique (delantero que pasó por Wolfsburgo y Santos), Rodrigo Caio (prestigioso central que estuvo cerca de ir al Barcelona) y le renovaron el préstamo a Gabriel Barbosa, el famoso Gabigol, el ídolo de la hinchada, que en lo que va del año metió 19 goles en 20 partidos en el torneo brasileño y 7 en 11 de la Libertadores. Ya lo dicen los carteles: hoje tem gol do Gabigol.

El camino en esta Libertadores fue duro. Se quedó con el grupo más parejo de todos: sumó 10 puntos (los mismos que Liga de Quito y Peñarol) y se impuso por diferencia de gol. En octavos sufrió hasta el final: Emelec le ganó 2-0 en Ecuador y tuvo que marcar presencia en el Maracaná. Allí repitió resultado con un doblete tempranero de Gabigol que invitaba a un festival pero derivó a una sufrida clasificación por penales. A partir de ahí, el mata-mata contra los compatriotas. Inter en cuartos y Gremio en semis.

Contra los de Porto Alegre logró sacarse la espina de la Libertadores 1984 en la que el Tricolor despachó al Mengao aunque luego caería en la final ante el recordado Independiente del José Omar “Pato” Pastoriza.

Frente a Gremio fue un salto de calidad. Flamengo sabía que enfrente tenía a un rival curtido, un equipo al que hay que matar dos veces y que sacaba a relucir su tercera semifinal de Libertadores seguida. Quedó claro en la ida, en Porto Alegre: los cariocas hicieron cuatro goles (tres fueron bien anulados con ayuda del VAR) y el partido terminó igualado 1-1. El miércoles en el Maracaná el festival fue completo, con todo el repertorio, y el 5-0 reflejó el poderío. 

El domingo también había habido fiesta rojinegra. El equipo del portugués Jorge Jesús le ganó el clásico carioca a Fluminense 2-0.

River se encontrará con un equipo prestigioso en nombres del continente. Diego Alves; Rafinha, Rodrigo Caio, Pablo Marí y Filipe Luis; William Arao, Gerson, Everton Ribeiro y Giorgian De Arrascaeta; Bruno Henrique y Gabigol. Dos laterales de nivel europeo, centrales jóvenes y de calidad que se animan a jugar desde el fondo y que ganan de arriba en ataque (un rubro en el que River sufre), dos delanteros movedizos y letales (Bruno Henrique es imparable en velocidad), mediocampistas de manejo y con llegada (Arao tiene una dinámica impresionante, mientras que De Arrascaeta y Everton Ribeiro le aportan pegada y pase preciso con zurda y derecha). De los 11 habituales titulares, 7 ya jugaron en el fútbol europeo.

El único punto débil que puede tener Flamengo es  el factor emocional: por lo bien que juega, al equipo no le resultó necesario esforzarse para ganar. Allí el equipo argentino, que no le escapa a marcar la cancha con garra, puede inclinar la balanza. En ese rubro, los dos suelen imponer condiciones, presionar arriba constantemente y achicar hacia adelante. 

Será el tercer cruce entre Gallardo, en River, y el Flamengo. Desde la llegada del Muñeco al conjunto de Núñez, allá por mediados del 2014, el Millonario se enfrentó en dos oportunidades frente al equipo carioca. Ambas ocurrieron en la fase de grupos de la Copa Libertadores del 2018, en la que, más tarde, River terminaría siendo campeón en Madrid, y fueron empates. El que se viene ahora será diferente: choque definitorio en el que se juegan, en partido único, al campeón de América. 

El primer antecedente se dio al inicio de esa Libertadores en el Olímpico Nilton Santos. Sin público por una sanción de la Conmebol al ‘Fla’, River se llevó, sobre la hora, un empate de Brasil. Henrique Dourado (hoy en el Palmeiras), de penal, y Éverton Cardoso da Silva (ahora en el Sao Pablo) marcaron para el conjunto de Brasil. Mientras que Rodrigo Mora y Camilo Mayada (en una de las últimas jugadas) anotaron para el club argentino. 

Tres meses más tarde se volverían a ver las caras. Era turno de que el ‘Fla’ vaya al Monumental para cerrar la instancia de grupos. Fue empate 0-0 en un partido en el que, de ante mano, ya estaban clasificados y solo jugaban por ver quién clasificaba 1° y 2°. La igualdad favoreció al Millonario que quedó en la punta. Parece menor pero ese partido fue clave porque, si hubiese habido victoria del Flamengo, River podría haberse encontrado con Boca en cuartos y no en la final (como ocurrió).

A ese rival deberá vencer River si pretende levantar una nueva Copa Libertadores. Pergaminos no le faltan, aunque los antecedentes marcan que no será sencilla la final del 23 de noviembre en el estadio Nacional de Santiago.