MUNDO BOCA

En plena pretemporada, confirmaron el juicio a Villa por violencia de género

La Cámara Penal de Lomas de Zamora confirmó este miércoles (30/06) la elevación a juicio oral de la causa que investiga a Sebastián Villa, futbolista colombiano de Boca Juniors, por violencia de género contra su expareja Daniela Cortés, informaron fuentes judiciales. Cabe recordar que la joven denunció al atacante colombiano a través de un vídeo y fotos que publicó en sus cuentas de las redes sociales Twitter e Instagram.

Mientras continúa la pretemporada con pleno funcionamiento del mercado de pases, la Cámara Penal de Lomas de Zamora confirmó este miércoles (30/06) la elevación a juicio oral de la causa que investiga a Sebastián Villa, futbolista colombiano de Boca Juniors, por violencia de género contra su expareja Daniela Cortés, informaron fuentes judiciales.

El expediente había sido elevado a juicio el 4 de junio pasado por Javier Maffucci Moore, juez de Garantías de Lomas de Zamora, y la Cámara se expidió este mismo miércoles (30/06) tras la apelación del abogado Martín Apolo, defensor del delantero de Boca.

La acusación que enfrenta Villa es por lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género en concurso real con amenazas coactivas, por los hechos ocurridos el lunes 27 de abril de 2020 en la casa que compartían en el barrio privado Saint Thomas, de la localidad bonaerense de Canning.

La UFI 3 de Esteban Echeverría, a cargo de Verónica Pérez, había solicitado la elevación a juicio oral del caso el 15 de marzo pasado, por la “probabilidad positiva” de que efectivamente se hubiera concretado la agresión del futbolista colombiano a su exnovia.

La realización del juicio, estimaron fuentes de la defensa del futbolista -quienes no confirmaron si apelarán ante el Tribunal de Casación Penal- podría concretarse el año próximo, dado que “está en curso una instrucción suplementaria con pericias”, al tiempo que ratificaron que “ello no impedirá que el futbolista siga con sus actividades deportivas”.  

Cortés, de 25 años y también colombiana, se encuentra desde fines de julio de 2020 en Medellín, hacia donde viajó en uno de los vuelos de repatriación que organiza la embajada colombiana.

“Villa trató de poner pruebas en la investigación penal preparatoria, pero me parece sin importancia. Hay testigos de concepto que no conocen la intimidad de la expareja y son parciales al ser amigos. Falta todavía información importante para la causa”, sostuvo el miércoles 02/09/2020 el abogado Fernando Burlando.

En julio de 2020, de los dos testigos convocados en esta causa solo había declarado Gabriel Fortés, uno de los representantes del jugador, mientras que la madre de la joven no lo había hecho por un problema “de salud”.

Burlando, había presentado un escrito ante la UFI 3 de Esteban Echeverría, que entiende en la causa, en el cual había indicado en ese entonces que Gloria Meneses, madre de Cortés, no iba a declarar por encontrarse “hospitalizada”, según había informado el viernes 19/06/2020 un cable de la agencia de noticias Télam.

Así, había sido la segunda vez que testigos propuestos por el letrado no declaraban en la fecha y hora de citación indicada, ya que antes quien no lo había hecho fue Carolina Castaño, esposa del jugador boquense Edwin Cardona.

“Ser testigo en una causa penal o criminal es una carga pública que obliga a quienes son citados a prestar declaración y con la verdad. Ningún testigo puede negarse”, había expresado Burlando en la ocasión a Blu Radio de Colombia, según había replicado el portal Pulzo de ese país.

Tras afirmar que desconocía los motivos que llevaron a Castaño “a no responder el teléfono 15 de mayo y a no querer entregar su testimonio el 5 de junio”, para cuando había sido citada, Fernando Burlando había sostenido que realmente le “llama mucho la atención esta actitud de la señora”.

En la audiencia virtual del viernes 19/06/2020, había declarado ante la fiscal Pérez el empresario Fortés, uno de los tres representantes de Villa, de 24 años, también jugador del seleccionado colombiano de fútbol, quien había contado situaciones vivenciales junto a la ex pareja colombiana.

“Estábamos cenando con mi representado Carlos Olses (arquero venezolano de Racing), Villa y Cortés una noche de mayo de 2019 en 'Los recuerdos', un lugar de comida colombiana que está en Uruguay al 900, y Daniela se empezó a sentir mal. La llevé al sanatorio Los Arcos en donde le hicieron una ecografía que determinó que tenía un cólico hepático”, manifestó el empresario.

“La segunda vez fue porque Sebastián se encontraba en Córdoba con el plantel de Boca para jugar un partido, y ella hacía un día que había llegado de Colombia. Tenía un problema de infección por una operación estética que se había realizado en su país”, había indicado Fortés, quien había asegurado tener copia de “todos los certificados de ambas visitas” al sanatorio del barrio porteño de Palermo.

En entrevistas en televisión, Daniela Cortés reveló que había perdido un embarazo y que se había atendido en Los Arcos, algo que al parecer intentaba desacreditar la defensa de Villa.

Como testigos de parte de Cortés, declararon -en videoconferencia desde Medellín- su amiga Erika Osorio y su hermana Cinthya.

Por el lado de Villa habían declarado sus tres representantes, Rodrigo Riep, Martín Macazaga y Gabriel Fortés; y el único testigo presencial que hasta ahora brindó testimonio, Brian Alexander Álvarez Acero.

Este último, primo y asistente de Juan Fernando Quintero, exjugador de River, es quien acompañó a Villa en la noche del 27 de abril a buscar su pasaporte a la casa del barrio privado de la localidad bonaerense de Canning, que el jugador de Boca compartía con Daniela Cortés.

Álvarez había declarado en su testimonio que había visto a Cortés en la puerta de la casa que compartía con su ex pareja “sin marcas en la cara”, minutos antes de que la mujer subiera a las redes sociales fotos de su rostro ensangrentado.

Brian Alexander Álvarez, de 19 años, había declarado en forma virtual desde Medellín, adonde había regresado hace casi dos meses.

“Alex”, como dijo que lo llaman, es considerado un testigo clave por la defensa ( “el único presencial”), ya que había sido quien había acompañado a Villa, de 24 años, esa noche a la casa que compartía con Daniela Cortés en el sector Sur-Norte del barrio privado Saint Thomas, en la localidad bonaerense de Canning, “a buscar su pasaporte”.

“Sebastián llegó a nuestra casa (en el mismo barrio cerrado, pero en el sector Este-Oeste) con sus maletas después de que llamara a Juanfer para decirle si podía estar con nosotros una noche, que se quería ir de su casa porque tenía problemas con Daniela”, había señalado el testigo.

Preguntado por el abogado de Cortés, Fernando Burlando, acerca de la distancia a la que había visto a la mujer sin marcas en la cara, Alex había sostenido: “No soy experto en medidas, pero sería a unos tres metros”, al tiempo que había detallado que tanto la parte exterior de la puerta de la casa de Villa, como así el interior, se veían “muy iluminados, con luz blanca”.

“Hablaban en forma normal, no hubo gritos, Sebastián reclamaba por su pasaporte y Daniela decía que no lo tenía, eso habrá sido por unos 10 o 15 minutos, entre la espera para que ella abriera la puerta, que no quería abrir”, había manifestado el testigo, quien relató que “después volvimos a la casa de 'Juanfer', en donde Sebastián se quedó hasta el día siguiente, cuando se fue”.

El otro testigo que había hablado fue Rodrigo Sebastián Riep, representante de Villa, quien lo había hecho desde su domicilio en Mendoza y había comentado que conocía desde hace tiempo al jugador “xeneize”, desde cuando jugaba en Colombia.

El empresario había detallado que “conocía los problemas de esta novia o no novia, pareja o no pareja, porque pareja es otra cosa” y que en los casi dos años que el futbolista del seleccionado colombiano lleva en la Argentina “han estado distanciados muchos meses, como cinco meses estuvieron alejados en 2019”, había afirmado.

Entre los problemas que había declarado conocer de la relación entre Villa y Cortés, había expresado que sabía que “Sebastián reclamaba un dinero, creo que 400.000 pesos”.

El 27 de abril, había declarado Riep, el jugador había hecho una videollamada con él en la que se había visto que la mujer “lo insultaba, hacía mención a su condición de negro, y lo golpeaba”, mientras Villa “decía que se quería ir de la casa, que no aguantaba más esa situación y que ella no lo dejaba salir”.

“Daniela ha dormido en mi casa de Mendoza, en la habitación de mi hija, en ocasión cuando Sebastián jugó con Boca acá en marzo pasado, y la recibimos con mi esposa. Ella había llegado a fines de febrero, cuando Sebastián ya estaba viviendo solo en su casa del barrio privado, adonde se mudó a principio de ese mes”, había agregado Riep.

El delantero colombiano fue incorporado por Boca en junio de 2018, tras abonarle a Deportes Tolima de Colombia 3.700.000 dólares por el 70 por ciento de su ficha.

A fines de 2019, Villa estuvo a punto de irse del club ante ofertas de Europa y Estados Unidos, ya que no era tenido en cuenta por Gustavo Alfaro, el anterior entrenador de Boca.  

En la mañana de este miércoles (30/06), Sebastián Villa fue titular en el equipo de Boca que derrotó en un partido amistoso a Atlético Tucumán por 3-0.

En marzo de 2020, Boca le actualizó el contrato a Villa, con vínculo hasta junio de 2022, con una cláusula de salida de 30.000.000 de dólares.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario