Chagas > vacuna > enfermedad

NO TODO ES COVID

Chagas: 113 años de una "enfermedad olvidada" ¿y la vacuna?

El Covid-19 complicó el desarrollo de vacunas para otras enfermedades como el Chagas que afecta a más de 1 millón de argentinos. Pero hay avances alentadores.

La pandemia de Covid-19 ha concentrado los esfuerzos científicos y técnicos del mundo en desarrollos para combatir al virus. Nunca se sabrá cómo retrasó las investigaciones para tratar otras enfermedades. Especialmente las denominadas como “desatendidas u olvidadas”, entre las que figura el mal de Chagas, que padecen solo en la Argentina un millón y medio de personas -250.000 son menores de 14 años-, con una población en riesgo superior a los 7 millones de personas.

100 años y sin vacunas

A más de 100 años de su descubrimiento, no existen vacunas preventivas ni terapéuticas para el mal de Chagas.

ciclo vinchuca.jpg
El ciclo de la vinchuca, el insecto que transmite el mal de Chagas.

El ciclo de la vinchuca, el insecto que transmite el mal de Chagas.

Se calcula que 8 millones de personas tienen la enfermedad en todo el mundo y son principalmente latinoamericanos, ya que es en la región donde habita la vinchuca, el insecto que transmite el mal.

La vinchuca (Trypanosoma cruzi) se alimenta de sangre humana, que al picar y defecar cerca de las heridas que produce, deja los parásitos que lleva en su interior para que ingresen al cuerpo humano gracias a las rascaduras.

El insecto vive en las grietas de paredes y techos de las viviendas construidas con ladrillos de adobe, ramas o paja, es decir las viviendas más precarias, de ahí que el mal de Chagas es una enfermedad asociada a la extrema pobreza.

En la lista de enfermedades olvidadas

El Chagas es una de las 17 enfermedades tropicales consideradas desatendidas u olvidadas por la Organización Mundial de la Salud.

Se trata de enfermedades que no han recibido suficiente atención por parte de gobiernos e instituciones sanitarias y que suelen afectar más en entornos empobrecidos y en lugares con climas calurosos y húmedos.

enfermedades olvidadas.png
La lista de las enfermedades olvidadas, entre ellas, el Chagas.

La lista de las enfermedades olvidadas, entre ellas, el Chagas.

Actualmente se está trabajando para sacar a la enfermedad de Chagas del olvido y que todas las personas afectadas puedan recibir un tratamiento.

Cerca del 30% de quienes se infectan desarrolla problemas crónicos cardíacos que acortan la esperanza de vida una media de 10 años y pueden causar la muerte.

En las Américas, se registran 30.000 nuevos casos cada año, 12.000 muertes en promedio y 8.000 recién nacidos se infectan durante la gestación.

Actualmente, unos 70 millones de personas en las Américas viven en áreas expuestas al Chagas y están en riesgo de contraer la enfermedad.

Hacia una vacuna

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Chagas es casi 100% curable si se trata en sus etapas iniciales con los medicamentos Benznidazol y Nifurtimox.

Pero no hay vacuna, aunque se podría estar cerca de una.

La microbióloga hondureña María Elena Bottazzi, ha desarrollado una nueva vacuna contra el Covid-19 y la está ofreciendo al mundo libre de patentes. India acaba de autorizar su uso de emergencia.

En declaraciones al diario español El País de España, Bottazzi contó que ya trabajan en un inoculante contra el Chagas: “…un programa muy interesante es el de la enfermedad de Chagas. La intención es empezar los ensayos clínicos el próximo año”.

Por su parte, investigadores de la UBA también están trabajando en la creación de una vacuna para prevenir la enfermedad de Chagas, que se encuentra en las etapas preclínicas. Será de aplicación nasal, sin agujas.

Emilio Malchiodi, director del proyecto, explicó que el llamado proyecto Cruzivax implica el desarrollo de una vacuna que previene la infección por el parásito Trypanosoma cruzi.

“Se utilizará un spray nasal. Para un parásito que entra por piel y mucosas es importante y eficiente desencadenar la respuesta inmune por esa vía”, adelantó Malchiodi.

“La vacuna se basa en una proteína recombinante quimérica llamada Traspaína, construida por ingeniería genética empleando el ADN de porciones de tres antígenos parasitarios y un adyuvante de última generación denominado di-adenosina monofosfato cíclico (CDA)”, explicó el investigador UBA/Conicet y profesor titular de Inmunología en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

La irrupción del Covid-19

Cruzivax inició su etapa de trabajos experimentales en animales a mediados de 2019, los cuales se vieron seriamente afectados por la Pandemia de COVID-19, según reveló el portal DesdeElConocimiento, en parte por las restricciones, y principalmente porque todos los científicos del mundo encauzaron sus esfuerzos hacia una solución a la crisis sanitaria mundial en la que nos tiene inmersos el coronavirus.

La quimera de una vacuna contra la enfermedad de Chagas

“Luego de años de trabajar en la identificación de una vacuna”, afirmó Malchiodi, “logramos desarrollar un antígeno vacunal por ingeniería genética a partir de porciones de tres proteínas del parásito, que resultan importantes para infectar y penetrar en las células humanas. Este antígeno quimérico, que llamamos Traspaína, en combinación con un adyuvante de última generación, demostró ser protectivo contra la infección por Trypanosoma cruzi”.

Esta llamada quimera, que es la unión de porciones de tres antígenos en uno diseñado genéticamente, resulta una ventaja no sólo inmunológica, sino también económica. Al estar todo en uno, reduce mucho los costos de producción, y por ende, el precio final de la vacuna.

El equipo de Malchiodi viene trabajando en esta vacuna desde hace varios años, pero desde 2019 arrancaron con las etapas preclínicas que incluyen experimentación con animales.

Actualmente están abocados a la evaluación de la seguridad y de la eficacia de la vacuna, pero para el inicio de las pruebas en humanos faltan varios años.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario