ARCHIVO >

Biografía de Jorge Argüello, el amigo de Alberto que llegó a la ONU

Interesante biografía que se encuentra en la Red acerca de quién es Jorge Argüello, ex concejal porteño, ex diputado nacional, hoy embajador ante las Naciones Unidas. En tanto, falta quien escriba la biografía de Diego Ramiro Guelar. Mientras tanto, aqui la de Argüello:

CIUDAD DE BUENOS AIRES ( Edukadores) - Es importante conocer la biografía de tan notable funcionario que ha sido designado en ese puesto. Porque en "un país en serio" los antecedentes cuentan, y supongo que eso es lo que está sucediendo en la República Argentina Un suburbio de Córdoba Capital se llama Argüello. Es que se trata de un apellido aristocrático de la provincia mediterránea. Un abogado de esta familia obtuvo un nombramiento como Juez Federal en Neuquén, donde nació su retoño Jorge Martín Arturo ArgüelloVarela. Allí en Neuquén se formó en el catolicismo mas tradicional, y allí cuentan que comenzó a frecuentar al Movimiento Popular Neuquino, el movimiento de Jorge Sobisch, el de la familia Sapag. Pero uno de los encuentros mas importantes de su vida estaba por producirse. LA HORA DEL ENCUENTRO. Hay dúos famosos en la historia. Marx y Engels, Laurel y Hardy, Lennon y MacCartney, Fidel Castro y el Che Guevara, por sólo nombrar algunos. Suele siempre hablarse del mítico primer encuentro de los personajes que constituyen el dúo. Se dice por ejemplo, que en una casa de México D.F., en una reunión nocturna, se encontraron por primera vez Fidel y el Che, que en una Feria de Woolton, un suburbio de Liverpool lo hicieron Lennon y MacCartney. En algún lugar de Neuquén se encontraron por primera vez el joven Jorge ArgüelloVarela, con el que sería su partener en uno de los dúos mas célebres de la política argentina: Se trata de Eduardo Félix ValdésZapiola. Ambos con cierta prosapia, con cierta formación católica, y con cierto conservadorismo Desde entonces Jorge sería el "serio" y "atildado", y Eduardo sería el "rosquero" y "simpático". Con sus talentos sumados decidieron partir a la gran ciudad, donde se inscribieron en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. ARGÜELLO Y VALDÉS HORA CERO. ¿Papá que hiciste durante la guerra?, solían preguntar los jóvenes europeos en los años 60 a sus padres. Querían saber si habían sido colaboracionistas, indiferentes, o si habían resistido a los nazis. En Francia, por ejemplo, se cuenta que la resistencia empezó a tener una inusitada cantidad de miembros cuando la guerra hacía rato que había terminado. En nuestro país han aparecido algunos funcionarios que muestran sus "heridas de guerra", contando todo lo que han sufrido durante la dictadura, como validación de todo lo que hicieron de allí en mas. Nuestro dúo Eduardo y Jorge eran, sin embargo, recordados en la Facultad de Derecho de la UBA, por su encendida defensa de Isabel Perón, en contra del "zurdaje" que la estaba "atosigando". Nunca mas hablaron de ello, pero, si alguien les preguntaba, decían que lo que en verdad estaban haciendo era defender a Isabelita contra el golpe de Estado que se avecinaba. ARGÜELLO Y VALDÉS EN HORAS OSCURAS. Llegó la dictadura , y los Lennon y MacCartney criollos comenzaron a trabajar como oficalesnotificadores en los Tribunales de la Capital. La dictadura estaba agonizando, y la única expresión peronista que había aparecido en la Facultad de Derecho era "Intransigencia y Movilización", en donde se comenzaban a agrupar algunos sobrevivientes de los Montoneros con nuevos militantes. Fue por entonces que un dirigente sindical de los empleados de la justicia, de apellido Alonso, le pidió a nuestros héroes que crearan una agrupación afín en la Facultad. Ellos no estaban en condiciones de hacerlo inmediatamente, pero encontraron al hombre que lo hizo por ellos. Se trataba de un muchacho de intensa vida social. Un pibe de barrio, oriundo de Lomas del Mirador, que ya había militado con ellos,y que se llamaba (y se llama) LeonardoGónzaalez, bajito, algo obeso, de gafas, y de voz aguda y "zeciosa". Por entonces trabajaba como inspector municipal, y solía estar en el bar de la Facultad rodeado de gente. En esos oscuros años el se dirigía a los otros contertulios con frases elocuentes del tenor de la siguiente que pronunciaba con su aguda y zeciosa voz: "¡Mirá, mirá a eza mina que fuerte que eztá!". No obstante no haber sido su tarea de divulgación doctrinaria, sin embargo, lo antes comentado le granjeó la popularidad necesaria para convocar a una pequeña base que le permitiera al dueto formar la agrupación con la que comenzarían una indetenible carrera política. ARGÜELLO UN DEMÓCRATA DE LA PRIMERA HORA. Y vinieron las elecciones del Centro de Estudiantes. Jorge Martín Arturo y Eduardo Félix desplazaron su discurso hacia el "centro". Habían creado un espacio en donde los "exfachos" y los "ex montos" se podían encontrar, ya que "todos somos peronistas" y ahora también "moderados". Esto permitió que Argüello se convirtiera en el Jefe Universitario del peronismo, y que unificase a todas las agrupaciones peronistas tras su liderazgo, todo a partir de la poca gente que les arrimara su amigo Leonardo. Para obtener algunos escaños en el Centro de Estudiantes, aliaron al peronismo con la U N E (Unión Nacional de Estudiantes), agrupación perteneciente al frondicista Movimiento de Integración y Desarrollo, encabezada por entonces por un joven llamado Antonio Solsona. Leonardo golpeteaba rítmicamente su bombo y con su voz aguda al mango entonaba "Argüello, Zolzona, se acaba la colonia". El estribillo no rimaba, tampoco la pretensión de "acabar con la colonia" de la mano del fondicismo. Por esos días aparecían también agrupaciones pseudo "independientes", de derecha, armadas en su mayoría a partir de los departamentos de extensión universitaria de los decanatos de la dictadura. En la facultad de derecho la agrupación en cuestión se llamaba "Iustum". Paralelamente había surgido otra agrupación que representaba a la derecha conservadora partidaria y que argumentaba que "no se escondía", a diferencia de "Iustum". Se trataba de UPAU, encabezada por un extraño personaje de aspecto parecido a WoodyAllen llamado Carlos Maslatón. El dúo Argüello/Valdés y Maslatón hicieron buenas migas desde el comienzo. Se recuerda a nuestro héroe abriendo los sobres que contenían votos para Maslatón, sonriendo feliz, como si se tratara de votos para él mismo. ¿Quien dijo que el "Menemismo" fue una casualidad histórica? ARGÜELLO UN GROSSISTA DE LA PRIMERA HORA. Jorge Martín Arturo había accedido a una secretaría en el Centro de Estudiantes. Se lo recuerda, por ejemplo, gritar a voz en cuello, y organizar una estruendosa silbatina contra las Madres de Plaza de Mayo en una Asamblea estudiantil, cuando alguien las había invitado para que le hablaran a los estudiantes. Las "viejas esas", se tenían que ir, porque estaban "manijeando", y allí se hablaba de "temas estudiantiles". Una versión mas aggiornada del "yo vengo a estudiar" de aquella espantosa propaganda televisiva de la dictadura militar, salvo por el hecho de que nuestros héroes no venían ni siquiera a eso. Pero al dúo dinámico la política universitaria ya le quedaba chica. Comenzaba la campaña electoral y había que arrimarse a alguien. Jorge y Eduardo tuvieron una idea acertada. El elegido fue un político elegante que representaba "lo nuevo" dentro del peronismo. Alguien mas en condiciones de seducir a las clases medias de la Capital Federal que los esperpentos tradicionales. Era alguien que había sido uno de los jóvenes brillantes que en los sesenta habían atraído a su agrupación política a los músicos Luis AlbertoSpinetta y Emilio del Guercio, que había militado con Galimberti y ChachoAlvarez cuando todos soñaban con la Revolución a través el peronismo, y que luego, durante la dictadura, había seducido a Franco Macri que le había dado un puesto de Gerente en su grupo empresario, siendo un "triunfador" dentro del sistema ( un recorrido premonitorio que luego sería imitado por otros) . Se trataba de un Licenciado en Letras, mas culto que el promedio de los políticos argentinos, y que tendría en los años siguientes un impresionante ascenso y caída. Se trataba de Carlos Grosso. HORA DE ELECCIONES NACIONALES. El dúo decidido a hacer política comenzó a militar entonces en la agrupación de Carlos Grosso acompañándolo en cuanta interna partidaria se celebrase. Les hacía falta una Unidad Básica, así que decidieron instalarse en la decimonovena circunscripción. Habían alquilado con ese propósito un local en la intesección de Santa Fé y Pueyrredón, justo enfrente de otro local ocupado por un adversario en la interna partidaria, un sindicalista ortodoxo que, con el tiempo, igual que nuestro prócer tendría destino diplomático: Luis Santos Casale. Ese resultó un local muy concurrido. Allí recalaron entre otros: Alejandro Labado, Francisco Carrere, Martín Blanco, y un muchacho robusto, que solía pronunciar extensos e inacabables discursos: Helio Rebót. Allí estaba el esforzado LeonardoGonzález tocando timbres, recorriendo el barrio, y afiliando gente. Porque si Eduardo y Jorge eran Lennon y MacCartney, Leonardo era Ringo Starr, e igual que Ringo le tocaba el rol de precusionista. Ahora era época de campaña electoral, así que lo primero que hizo la nóvel agrupación fue apoyar la candidatura de Carlos Ruckauff y Juan José Taccone para el Senado. Leonardo con su bombo y su voz de tiple gritaba "Ruckauff, Taccone, zonnueztrozzenadorez" y con mayor emoción aún entonaba " Para la liberazión, para la liberazión, nozunimoz en el frente contra el aparato de la reprezión" . Obviamente, ahora estábamos de la mano de compañeros de diversas procedencias, y no nos preguntábamos que tenía que ver Isabelita con "el aparato de la reprezión". Pero las elecciones,como se sabe, se perdieron. HORA DE HACER CARRERA. Pero a pesar de la derrota, los siguientes años no fueron malos para el dúo. En el 85 su jefe político, Carlos Grosso, accedía al Congreso bajo la consigna de "jerarquizarlo". A Jorge Martín Arturo le tocó ser Concejal desde 1987, ingresó al cuerpo al mismo tiempo que otro conocido de la facultad: Carlos Maslatón, este último lo hacía por la UCD. El ascenso de Jorge, corolario del de Grosso, seguía siendo vertiginoso. Eduardo Félix, lograba que su amigo Martín Blanco fuera elegido Secretario General del gremio judicial, y él mismo también era designado en la Comisión directiva del sindicato Ya por entonces Argüello y su escudero, comenzaban a tejer su telaraña de contactos y relaciones que los harían célebres en lo que años después se denominaría el "sistema". Finalmente se hizo el anhelo tan deseado: Triunfó Carlos Ménem, y Grosso fue nombrado Intendente de la Capital Federal. LA HORA DE LA RED Y LOS PESCADITOS. Lennon y MacCartney obtuvieron su recompensa en el nuevo esquema de poder. Argüello fue nombrado Presidente del Concejo Deliberante, Eduardo Félix, Secretario General de la Intendencia. No eran por lo visto personajes menores de ese esquema. Grosso inició su gestión en el Concejo Deliberante entonces presidido por nuestro héroe dedicándole a los concejales presentes una histórica frase:"Ustedes siempre estuvieron con un parche en el ojo y con un garfio tratando agarrar un pescadito.Yo les propongo una red que les permita enganchar tiburones".Palabras mas o palabras menos, cuentan algunos testigos presenciales que esos fueron los términos. Eran tiempos especiales. Tiempos de privatizar todo lo privatizable y de entregar todo lo entregable. Los frutos de esa política fueron grotescos: Escuelas shopping, excepciones al Código de Planeamiento Urbano, privatización del zoológico a favor de Sofovich, sospechas de negociados en la construcción de Puerto Madero, denuncia por la adjudicación del complejo Golf- Velódromo, etc. Recuerdan, por ejemplo, en el Concejo Deliberante, a un curioso personaje afro americano, proveniente de Miami, todo vestido de blanco, con dos valijas encadenadas a sus muñecas, el día que se discutía la ordenanza que iba a permitir la instalación de casas de video juegos. La conclusión fueron 400 millones de déficit y la renuncia de Grosso que debió retirarse por la puerta trasera presionado por Carlos Ménem, y su antigüo patrón Macri, no obstante haber este último obtenido importantes beneficios durante su gestión. Cuando el barco se hundía, Eduardo Félix se reveló como un "defensor de los derechos humanos" al renunciar a su cargo, según decía, en oposición al "indulto" decretado por Ménem. Jorge Martín Arturo, debió enfrentar en el Concejo al hombre de armas llevar Juan Carlos Suardi que le disputaba la presidencia, y luego fue "rescatado" para que en las elecciones resultara electo diputado nacional. La hora de Grosso había terminado HORA DE OSTRACISMO Y DE MENEMISMO. La Unidad Básica de Santa Fé y Pueyrredón ya había sido cerrada. Es que las "bases" como todo ejército triunfante reclamaba su botín(al menos en cargos y nombramientos) , y se había puesto muy "pedigüeña", o al menos eso dicen. Ahora que resultaba perdidosa ya no había base ni local partidario. Jorge Martín, entretanto, permanecía su banca de diputado votando todo lo que surgía del Poder Ejecutivo, o sea Ménem, en momentos en que se aprobaban discutidas privatizaciones, y Leyes como la hoy tan cuestionada de Solidaridad Previsional. Pero el mandato terminó, y el ahora pequeño grupo había quedado "afuera". Entre tanto el infatigable Leonardo se había acercado un poco mas a su admirado Jefe convirtiéndose en su cuñado, y se había mudado. Tanto tiempo en la proximidad del líder lo terminó enamorando de su hermana. Ya quedaban muy lejos las Lomas del Mirador de la infancia, ahora el abogado exbombista se mudaba a las Lomas de San Isidro. Dicen, o al menos el siempre dijo, que la nueva casa fue fruto de los honorarios obtenidos por patrocinar a una gran cantidad de trabajadores telefónicos en juicios laborales contra la ExENTEL Esos trabajos han sido muchos, reales, y facilmente verificables. Pero, lo cierto es que el haber sido parte de una gestión tan desgraciada como la de Grosso no podía impedir las habladurías. HORA DE VOLVER. Alguna artimaña debía ocurrírsele al ingenioso dúo para volver a los cargos electivos. La oportunidad se la dió una diputada que también finalizaba su mandato y no había sido incluída en ninguna lista oficial del P.J. Otra mujer de la "primera hora" : Patricia Bullrich alias "la piba". Bullrich tenía alguna presencia mediática ya por entonces, y la Capital nunca había sido un distrito fácil para el PJ, por lo que siempre sentó bien eso de "peronistama non troppo". Aparte soplaban otros vientos. La Ciudad de Buenos Aires ya era autónoma, de acuerdo a la Constitución sancionada por la Asamblea constituyente de la que Argüello también había participado. En ese lugar se encontró con su homónimo Jorge DanielArgüello. Una rara avis. Un tipo honesto, extremadamente trabajador, y con vocación de hacer del Estado un lugar eficiente. Un contador público que había obtendio su graduación en México durante su exilio al que a partir de entonces llamaron Jorge Argüello el "bueno", para distinguirlo del protagonista de nuestra historia que es... como estamos contando. Pero volviendo a nuestro relato: Nuestro prócer obtuvo un primer lugar en la lista de legisladores porteños, mientras que Bullrich no pudo ingresar al Congreso Nacional. Argüello entró a la Legislatura en el último minuto, y como fruto de la "cifra repartidora". Los periodistas ponderaban su hazaña, y proclamaban que había que ser ejemplares con las minorías. Es que en este país el periodismo también es de la "primera hora". HORA DE BUSCAR DONDE ENGANCHARSE. Con Jorge Martín Arturo como único legislador, y con Eduardo Félix, Martín Blanco, y el cuñado Leonardo como asesores se constituyó el "Bloque Porteño". En una curiosa metamorfosis, nuestro héroe que siempre impuso sus criterios en nombre de las "mayorías populares", ahora reivindicaba los derechos de las minorías. El Concejo Deliberante se había disuelto con muy mala prensa, por lo que nuestro prócer con su característica e histriónica cara de serio reivindicaba la realización de concursos para acabar con las "rémoras" de aquella "triste experiencia" con la que el aparentemente no había tenido nada que ver. Pero los Lennon y MacCartney vernáculos no perdían el tiempo y tejían sus telarañas en busca de ubicación. Al bloque porteño lo comenzaron a llamar "bloque rosqueño". Pero esta vez, había llegado la hora de la separación del "dúo dinámico". HORA DE SEPARACION. CAVALLISTA DE LA PRIMERA HORA. El turno de Ménem llegaba a su fin. En la Ciudad de Buenos Aires, la derecha mas diversos restos del peronismoconstituían el llamado "Encuentro por la Ciudad" que postulaba a la fórmula "CavalloBéliz". Entre tanto el P. J postulaba a Eduardo Duhalde como candidato a Presidente. Eduardo Félix dijo no aceptar la entente con Béliz y Cavallo. Armó una lista encabezada por IrmaRoy e ingresó a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires junto con la propia Roy, GerardoConteGrand y Alicia Pierini, todos los cuales adoptaron luego diversos rumbos. Jorge Martín logró que Duhalde lo incorporase a lista de Cavallo, compartiendo cartel con Alberto Fernández, Borocotó y Elena Cruz entre otros. El gobierno de Ménem llegaba a su fin y el ex Ministro calvo tenía buenas chances dentro del gobierno de la Alianza. Convenía acercarse a él. Entretanto nadie creía en la pelea de viejos socios. Era la primera vez que los dos ocupaban al mismo tiempo una banca cada uno. CAVALLISTA DE LA PRIMERA HORA. No sólo fue Jorge Martín aceptado por el cavallismo, sino que lo nombraron jefe de bloque. Con su rostro serio y adusto, le achacaba a un Director General de Asuntos Jurídicos de la Legislatura ser responsable de un incumplimiento de plazos judiciales (acusación que luego se demostró inexacta), o dfendía los "compañeros del Ex Concejo Delibernate" que "parafraseando al Dante en la Divina Comedia" se encontraban en el "limbo". Esa fue la primera vez que hizo ostentación de saber literario, como hoy en su página We b , hace referencia a su presunta pasión por Jorge Luis Borges (eso sí que queda bien). Pero el goberino de la Alianza cayó, Cavallo acuñó desprestigio y había que encontrar nuevo lugar bajo el sol. KIRCHNERISTA DE LA PRIMERA HORA. El ex Cavallista Argüello ingresó nuevamente a la Cámara de diputados, así como el ex Cavallista Alberto Fernández pasó a ser de la mas íntima confianza del Presidente Kirchner. Eduardo Félix fue nombrado Jefe de Gabinete de la Cancillería por su amigo Rafael Bielsa, mientras que Jorge Martín accedió a la Presidencia de la Comsión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados Casualidad? No se sabe, lo cierto es que dos estadistas de fuste como ellos debían pasar de la política nacional a la internacional. Eduardo Félix hizo ostentación de las habilidades adquiridas en el Concejo Deliberante durante su gestión en la Cancillería. Una de esas "picardías" la quizo hacer valer nada menos que ante Fidel Castro con suerte por demás adversa. En ese momento que concluyó con la renuncia de Eduardo Félix, ésta desafortunda movida tuvo un feroz crítico en el entonces Vicecanciller Jorge Taiana. Taiana que siempre se vanagloria de su pasado de lucha antidictatorial y de la cárcel que tuvo que sufrir en consecuencia, ahora como canciller, le levanta la mano a Jorge Argüello, ese ex Isabelista, ex Grosista, ex Menemista, Ex Cavallista y ex Duhaldista, para que sea Embajador Argentino ante la ONU en reemplazo del dipolomático de carrera César Mayoral. Si alguien pregunta el por qué de esa designación su Página Web y esta nota dan sobrados motivos: Primero porque tiene cara de serio, segundo porque lee a Borges y tercero porque si alguien le pregunta "¿Qué hiciste durante los 70?", él lo responde claramente en su sitio con éstas palabras:"En tiempos en los que la política está permanentemente bajo sospecha y cuestionada, explicar por qué se elige esa vocación implica un desafío pero, sobre todo, una obligación.Pertenezco a una generación que se sumó a la política como un compromiso vital por una sociedad mejor. Una manera de encarnar los sueños más nobles en una acción concreta, una forma de resistir al pensamiento escuálido de los que nos proponían, y aún nos proponen, dejar todo como está.Elegir la política, entonces, era optar por luchar contra la miseria, la injusticia, la represión y el autoritarismo. Para mí, esa elección es un compromiso que se renueva todos los días, a pesar de los sinsabores y la dolorosa comprobación de que, a veces, no todas las cosas resultan como las soñamos.La monstruosa dictadura militar que quebró nuestra historia a mediados de los 70 y que llevó a la muerte a miles de jóvenes que también se habían jugado por un cambio, no hizo más que ratificar mi voluntad", a lo que agrega " En esa confrontación, desde un principio, me alineé con la renovación, cuando se trató de enfrentar a los viejos caudillos políticos y sindicales que querían perpetuar sus privilegios. Participé activamente en la democratización interna del justicialismo y abrí mi corazón y mi cabeza para entender que fuera del propio peronismo hay millones de hombres y mujeres no solo valiosos sino imprescindibles para hacer una Argentina mejor.. "

Dejá tu comentario