Leído

PINCHANDO EL GLOBO A ALBERTO F.

"Los bancos no esperan que las familias usen más sus tarjetas"

Mie, 26/02/2020 - 7:49am
Enviado en:

El economista radical Martín Tetaz advirtió que no alcanza con la tarjeta alimentaria, la pequeña suba porcentual de las jubilaciones, pensiones y asignaciones, y la baja de tasas para el uso de la tarjeta de crédito dada la incertidumbre que se vive. Esto no es nuevo, pues es el comentario generalizado en la City Porteña cuando el gobierno puso la insostenibilidad de la deuda sobre la mesa. La consultora Nielsen lo confirmó en los últimos días: en enero el consumo masivo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires registró una caída del 4,8% en comparación con el mismo mes del año anterior.

Economía.
Contenido

La economía argentina baila al compás de las definiciones sobre la deuda. Hasta que no esté despejada la reestructuración y el acuerdo con el fondo la actividad continuará hundiéndose, sin que el esfuerzo del Banco Central por bajar las tasas, ni el tibio intento redistributivo del Ejecutivo rinda frutos.

Lo primero porque a pesar de la baja en el costo del financiamiento a empresas, el crédito cayó en términos reales en enero. Las firmas aprovechan el crédito mas barato para mejorar su perfil financiero y bajar costos, pero no demandan crédito, por razones obvias de incertidumbre, sobre todo en el frente cambiario, que podría cambiar dramáticamente tanto en un escenario positivo de reestructuración, en el que el dólar actual quedaría relativamente holgado, como en uno negativo en el que se dispararían las brechas de las distintas formas de dólares y/o también el oficial

Lo segundo porque aún cuando el gobierno ha mejorado los ingresos reales de las jubilaciones mínimas y las AUH, sobre todo por los bonos, la magnitud es tan pequeña a escala macroeconómica, que no mueve la aguja de la actividad y del otro lado del mostrador, la suba de impuestos generó incertidumbre y la baja en las jubilaciones reales de los que cobran más de 16.130 pesos (el 40% de los jubilados) es claramente contractiva, al menos en el tramo de jubilaciones que se ubican entre ese bajo umbral y las cuatro jubilaciones mínimas.

La última bala del gobierno hasta que se resuelva la cuestión de la deuda pasa por la fuerte baja de tasas que acaba de disponer el Central para el financiamiento de créditos personales y con tarjetas, que podría liberar un poco de recursos que iban a liquidez de los bancos, pero no está claro que vaya haber una respuesta de la demanda de crédito personal que ayude a empujar la actividad. De hecho, la reluctancia de los bancos a acompañar en las tasas activas a personas, las fuertes bajas en sus costos de fondeo (por la caída en las tasas pasivas), sugiere que las entidades no esperan que las familias usen mas sus tarjetas.

El modelo AreRe (Ajuste + Redistribución + Relato) juega todas sus cartas al acuerdo con el fondo y con los privados, para tener despejado el panorama financiero desde abril y recuperar para el circuito de consumo e inversion, algo de los 20.000 millones de dolares extra de atesoramiento que por culpa de la crisis se acumularon en las cajas de seguridad y colchones desde abril del 2018.