Leído

OFICIALISMO 2019

Cambiemos (Macri/Peña) crisis o dispersión

Dom, 24/02/2019 - 12:57pm
Enviado en:

Desde el PRO (aunque bastante menos desde la UCR) se insiste en que la alianza Cambiemos se encuentra consolidada, sin fisuras, rumbo a las elecciones 2019. Sin embargo, abundan los indicios de que hay dificultades en la coalición electoral. Precisamente de esto trata la siguiente columna:

Contenido

Si uno se expusiera a hilar muy finamente advertiría que en verdad el "PRO"” se reduce a la dupla “Macri/Peña” (por Mauricio Macri y Marcos Peña), y “Cambiemos” es, tal como lo viene diciendo el periodista Ignacio Zuleta, una mera y simple coalición electoral para casos de “balotaje”, en la que sumaron esfuerzos la UCR como estructura nacional y Elisa Carrio con su potente y a la vez riesgosa individualidad. 

Esta coalición fue exitosa en 2015, por apenas 2 puntos, y en 2017.

En 2015 fue útil para desplazar al “Kristikirchnerismo” del orden nacional y de la Provincia de Buenos Aires. 

En 2017 fue útil para vencer en la Provincia de Buenos Aires a la “Doctora”.

Paradójicamente este año podría ser la llave para el retorno de los vencidos en esas dos elecciones que, podrían encomendarle esa misión a Roberto Lavagna, elevado a la categoría de “prócer”, por ahora al estilo “Billiken”.

Esto explica que “Cambiemos” simple coalición que, nunca llegó a convertirse en “alianza política”, esté en un proceso que aun no me atrevo a definir si es de “crisis” o de "dispersión”, o las dos cosas a la vez.

Podría ser de “crisis-dispersión” porque aún hay un cierto empeño en sus integrantes de conservar sus feudos como lo ponen en evidencia los desdoblamientos electorales en varias provincias, como Mendoza y Jujuy. La idea es clara: el “PRO” / “Macri/Peña”, traccionan en forma negativa.

En la Provincia de Buenos Aires, habría que preguntarse si Maria Eugenia Vidal es “PRO” o más bien “Cambiemos”, ya que la decisión, aún con una mínima posibilidad de revisión, de no desdoblar, fue forzada, no fue espontánea.

Córdoba es un ejemplo diferente, será muy difícil desplazar a Juan Schiaretti de la gobernación, pero la UCR desafió al “PRO” (Macri/Peña) y habrá interna en “Cambiemos”.

Ahora está la cuestión nacional ¿habrá internas para elegir candidato a Presidente?

Martin Lousteau, cabe preguntarse, si realmente está desafiando al "PRO Macri/Peña” o es la UCR, realmente preocupada por las últimas encuestas, que cree que Macri estaría lejos de lograr su reelección.

Alguien me decía que la UCR -y tal vez la misma Lilita Carrió-, estarían intentando convertir a Maria Eugenia Vidal como candidata a Presidente, y por eso toda esta historia del eventual desafío de Lousteau que convertiría a la eventual “PASO” en una farsa de incierto final ya que podría poner en evidencia la debilidad electoral de Macri que, obviamente aplastaría a Lousteau, pero sacaría muchos menos votos que, por ejemplo podría obtener Lavagna o cualquier otro candidato, incluida la “Doctora” que, se presentará.

Lo que va decidir la elección, si se mantiene la candidatura pura del “PRO Macri/Peña”, es la magnitud del rechazo y creo que incluso Cristina se vería favorecida ya que jugaría a su favor la voluntad de “cambio de políticas económicas”, lo que no quiere decir que la gente vote por mejores propuestas.

Tal como lo dice muy claramente Francisco Olivera, en el diario “La Nación”, Macri pretendería su reelección para “…encontrarle la vuelta a lo que parece una trampa: un país con gasto público histórico y baja productividad que, al mismo tiempo, rechaza los ajustes, la inflación, la deuda y la presión impositiva. Quienes conocen al Presidente afirman que ese anhelo de revancha es lo que lo empuja al segundo mandato.”

Como viene la mano la gente votará por el rechazo a los mal llamados “ajustes”, por los controles de precios, por el rechazo de la deuda, bajo el subterfugio de heroicas renegociaciones y por la vuelta de los subsidios.

El gobierno gradualista de “Macri/Peña” con sus “buenas intenciones”, su mínima idoneidad, su notoria incapacidad para explicar las cuestiones argentinas, solo ha logrado hacer ciencia del birlibirloque opositor, también muy primitivo y endeble, y los resultados parecerían estar a la vista.

Como consuelo muchos dirán la Argentina es ingobernable y volverá el juego del “capitalismo de amigos”, pero nadie se pone a pensar que lo que pasa es que nuestros gobiernos carecen de idoneidad para gobernar y conducir a la sociedad y esto ya tiene una larga historia.

Queda flotando una idea que muchos hablan en voz muy baja, no sería Maria Eugenia Vidal, la lógica figura de recambio para “Cambiemos” y la posibilidad de constituir una real alianza de gobierno, más amplia.

Algunos hablan de reeditar los pactos de la Moncloa, diría no digamos más boludeces, en todo caso hablemos de los pactos de “la Plata”, porque sin la Provincia de Buenos Aires, no hay alternativa posible.

Veremos si lo de “Cambiemos” es una crisis en serio o simplemente comenzó su dispersión, comandada, en mi opinión, ferozmente por “Macri-Peña”.

Quizás en marzo tendremos la respuesta y las lealtades políticas deben ser para con la gente, no para las patéticas miserabilidades de las que habló don Hipólito Yrigoyen.