ANÁLISIS Bobbie Kirkhart > ateísmo > religión

CURIOSIDADES

Murió Bobbie Kirkhart, líder del ateísmo como religión

Bobbie Kirkhart fue pionera en la defensa del ateísmo como una fuerza por derecho propio. Ella fue una crítica de las religiones que conoció.

Bobbie Kirkhart fue conocida como devota del ateísmo, propietaria y anfitriona de Heretic House (Casa Hereje) en Los Ángeles (California, USA), y murió el 31/10 a los 78 años. Según ella, el ateísmo no consiste en una mera falta de fe, sino en una fuerza por derecho propio y una crítica al dominio de la religión sobre la sociedad.

La vigencia de Roberta Kirkhart es un llamado de atención a las religiones que interactuaron con ella y sólo lograron confirmar su ateísmo. Quizás los dioses enseñados por esas religiones tenían muy poco que ver con el verdadero, opinan algunos conocedores de la biografía tal cual ocurrió.

Roberta Kirkhart nació el 16/04/1943 en Enid, Oklahoma, y se crió en una familia metodista, inclusive ella trabajó como maestra en la escuela dominical.

Kirkhart comenzó a hacer preguntas sobre su fe en la escuela secundaria, pero hubo pocas respuestas, quizás ninguna que la dejara conforme.

Cuando su padre contrajo cáncer, ella dijo que quería pedir por su salud, pero dudaba si Dios escucharía sus plegarias.

Según su testimonio, su fe comenzó a flaquear después de graduarse en la Universidad de Oklahoma, donde se especializó en periodismo, e iniciarse como trabajadora social en el Departamento de Servicios para Niños y Familias en el sur de Los Ángeles, en 1965.

Según ella, era incorrecto que algunas familias donaran dinero a las iglesias a las que asistían cuando no podían alimentar correctamente a sus hijos.

Yo trabajaba entre mujeres negras y latinas creyentes y resultó que mi Dios, en el mejor de los casos, las dejaba en situaciones muy difíciles”, dijo en una entrevista de 2009.

Por supuesto que aún hoy son polémicas las afirmaciones de Kirkhart. No faltan quienes consideran que era autoritario que ella creyera que su escala de prioridades era mejor que la de sus pacientes, o que decidiera ignorar el conflicto entre el Bien y el Mal, eje del cristianismo y la Biblia, y todo lo atribuyera a lo que debería ser el Bien, pero sin duda que habría que conocer cuál fue la teología que aprendió y, en especial, el testimonio de los cristianos con quienes interactuó.

En definitiva, Kirkhart no le encontró una explicación al Mal y decidió que todo era culpa de Dios.

El cambio

La antiepifanía de la activista del libre pensamiento ocurrió en una playa solitaria en Mazatlán, México, en 1973, cuando estaba embarazada de su hija Mónica Waggoner.

Ella dijo que no podía ser madre (soltera) sin tener definido cuál sería su definición de Dios ante su hija y se prometió no levantarse de la playa hasta que sus creencias fueran claras.

Según su relato, ella estuvo 6 horas recorriendo su experiencia con el cristianismo y llegó a la conclusión de que a ella le habían enseñado que Dios acabaría con el sufrimiento en el mundo y, por lo tanto, si esto no había sucedido -en especial, en su propia vida- era porque Dios no existe.

Por cierto que el asunto es más complejo que eso, pero en 2009, durante una entrevista periodística, Kirkhart le dijo al diario Los Angeles Times que ella se marchó totalmente atea de esa playa mexicana.

Y que durante los siguientes 40 años, se convirtió en líder de la comunidad atea de Los Ángeles, presidenta de Atheist Alliance International (Alianza Atea Internacional), organización sin fines de lucro comprometida con educar a la opinión pública sobre el ateísmo, y promotora de Atheists United (Ateos Unidos).

bobbie kirkhart 3.jpg
Bobbie Kirkhart.

Bobbie Kirkhart.

Kirkhart devino en mentora de muchos jóvenes en base a una agenda de

  • igualdad entre ateos y religiosos,
  • separación de iglesia y Estado y
  • promoción de los valores ateos.

Kirkhart integró la Asociación Humanista de Nepal y ayudó a formar la Coalición Secular para América. Habló en grupos de Estados Unidos y Canadá, Alemania, Francia, India, Irlanda, Nigeria y Camerún. En 2013, recibió el premio Freethought Backbone Award de la Secular Student Alliance (Alianza Secular Estudiantil).

La militancia

No fue hasta después de que se divorció de su primer marido, el historiador William Mason, en 1982, que Kirkhart comenzó a asistir a las reuniones los domingos por la mañana de la flamante Atheists United.

Ella mantuvo a su hija alejada de sus actividades ateas.

Yo estaba con mi papá los domingos por la mañana, ella no quería agobiarme con su actividad”, dijo su hija, Mónica Waggoner.

Sin embargo, al final ella se dio cuenta. Después de escuchar a su madre usar la palabra "atea", preguntó si eso era lo que eran.

Ella dijo, 'Oh, cariño, estoy tan cansada de ser nada. Me alegro de que seamos algo'”, relató Wagoner.

Luego Kirkhart conoció a su 2do. esposo, Harvey Tippit, a través de Atheists United, y se casaron en 1997. Por 1ra. vez Kirkhart tuvo recursos financieros suficientes para concretar su plan. Ella había crecido en la pobreza y tuvo problemas económicos como madre soltera.

Kirkhart y Tippit viajaron por el mundo: de las islas Borneo a las Galápagos. Ella habló ante grupos ateos y humanistas en Canadá, Alemania, Francia, Nigeria, India y Camerún. Y fue la oradora en la primera Marcha de Estadounidenses Sin Dios, en Washington, DC, en 2002.

Tippit murió en 2006 y 3 años después su viuda compró Heretic House en el barrio Angelino Heights, e inició un espacio comunitario, organizando eventos musicales, clubes de lectura y reuniones de Atheists United. Incluso ella permitió que las personas del movimiento se alojaran durante semanas y hasta meses si era necesario.

Yari Schutzer, líder del coro Voices of Reason (Voces de la Razón), que tiene su sede en Heretic House, dijo: "Ella creció con mucha influencia religiosa a su alrededor, y observó que el éxito del modelo religioso es por la ausencia de acción de los ateos. Por eso consiguió esa casa, para crear una comunidad que otorgara una pertenencia".

El concepto es clave: para Kirkhart, la religión tiene la gran ventaja de ofrecer comunidad a sus seguidores, por lo tanto ella debía concederles comunidad a los ateos. "Tenemos menos oportunidades de comunidad que las personas en las iglesias", le dijo ella a Religion News Service en 2019.

En esa entrevista ella afirmó: "Creo que mis momentos más felices en la iglesia cuando era niña eran las noches familiares y las comidas compartidas. Eso no tiene nada que ver con ser religioso o irreligioso; tiene que ver con la necesidad de estar con otras personas".

Ahora bien, este concepto es un llamado de atención para quienes se dicen cristianos: ¿sólo son una comunidad de interacción social? ¿Dónde aparece su Dios en sus vidas? ¿A qué le llaman 'experiencia personal'?

heretic house 2.jpg
Heretic House.

Heretic House.

Heretic House

Kevin Bolling, director ejecutivo de Secular Student Alliance (Alianza Secular Estudiantil), recuerda el día en que llegó por primera vez a Heretic House.

Ella abrió y me dijo: 'La próxima vez entra directo. Por lo general, la puerta está abierta'. Lo cual era cierto. Su puerta solía estar abierta en medio de Los Ángeles. Pero así era Bobbie. Ella abrió y me dijo: 'La próxima vez entra directo. Por lo general, la puerta está abierta'. Lo cual era cierto. Su puerta solía estar abierta en medio de Los Ángeles. Pero así era Bobbie.

El único requisito era firmar el libro de visitas, que estaba lleno de los nombres de todos los que lo habían visitado.

Kirkhart había modificado los himnos y cánticos tradicionales cristianos, adaptándolos al ateísmo, y era la música de las reuniones en Heretic House.

Cuando Christine Jones llegó a Los Ángeles en 2015, estaba atravesando una ruptura y un cambio de carrera. Durante una época de mucha confusión, Jones se dirigió a Heretic House con la esperanza de alquilar una habitación.

Y ella me dijo: 'Bueno, yo no alquilo mis habitaciones, pero puedes quedarte'. Así era Bobbie. Mi historia es típica. Y ella me dijo: 'Bueno, yo no alquilo mis habitaciones, pero puedes quedarte'. Así era Bobbie. Mi historia es típica.

Jones recuerda: "Era natural estar allí con ella, pasar las noches con ella y hablar y aprender todo lo que podía sobre el activismo secular en Los Ángeles y más allá".

Incluso durante lo peor de la pandemia, Heretic House organizó hasta 10 eventos al mes, dijo Evan Clark, director ejecutivo de Atheists United.

La idea

La hija, Monica, recuerda que su madre le dijo desde muy pequeña que Santa Claus o Papá Noel no existía. “Fue una especie de shock para mi porque yo quería creer en Santa Claus. Pero ella siguió tratando de explicar que no es real. Para ella, la racionalidad era lo más importante".

Waggoner: "El hecho de que no creamos en un alma no significa que no tengamos una vida emocional que necesite ser nutrida".

A Bobbie siempre le gustó recordarnos que los humanos no 'pasan' o 'van a un lugar mejor', sino que simplemente mueren y llegan al final de un viaje que llamamos vida”, escribió Clark en un correo electrónico a Religion News Service.

Desde la perspectiva de Kirkhart, es negativa la influencia que ejercen las instituciones religiosas y sus creencias han lastimado a la gente.

Murió creyendo lo siguiente, según un discurso que dio en 2013:

Nuestro trabajo es brindar una alternativa para mostrar que una vida de incredulidad puede ser, y generalmente lo es, satisfactoria y productiva. Nuestro trabajo es nada menos que salvar al mundo de la autodestrucción supersticiosa. Nuestro trabajo es brindar una alternativa para mostrar que una vida de incredulidad puede ser, y generalmente lo es, satisfactoria y productiva. Nuestro trabajo es nada menos que salvar al mundo de la autodestrucción supersticiosa.

Quienes se ubican en otra dimensión deberían comenzar a pensar qué hacer porque cada vez más personas se inclinan hacia pensamientos similares por sus malas experiencias con quienes se decían creyentes.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario