EXCLUSIVO 24

CONCEPTO

Alemania debate: ¿Existen las razas humanas?

¿Contra qué se lucha cuando se lucha contra el racismo? ¿Contra la discriminación en base a la raza o contra el concepto mismo de que la humanidad esté subdividida en razas, algo que desde la ciencia está desacreditado desde la década del '50? Desde el punto de vista biológico, las razas humanas no existen. ¿Por qué, entonces, varias constituciones del mundo siguen prohibiendo la discriminación en base a la raza? El debate llegó a Alemania.

En algunas partes del mundo, los manifestantes contra el racismo derriban estatuas y marchan cantando eslóganes. En otras, como Alemania, la cuestión pasa por otro lado. Existe un esfuerzo por parte de activistas y algunos legisladores por eliminar el término raza ('rasse', en alemán) de la Constitución del país.

La Ley Básica alemana, adoptada en 1949 tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial, dice en su Artículo 3 que "ninguna persona será favorecida o desfavorecida en base a su sexo, parentesco, raza, idioma, patria u origen, fe u opiniones religiosas o políticas." Para algunos legisladores, el término "raza" debe ser eliminado de esta frase porque hablar de razas ya implica una cosmovisión que está acabada en el mundo. La discusión no es nueva.

"La lógica es que utilizar el término 'raza', incluso para luchar contra las 'discriminaciones raciales', legitimaría la noción, el concepto mismo de 'raza'", explicó Idris Fassassi a la BBC. Fassassi, profesor de derecho público de la Universidad de Picardía, ha analizado el caso francés. En Francia, la discusión sobre el término antecede a la ola antiracista actual. En 2018, la Asamblea Nacional votó a favor de suprimir el término de la Constitución pero la moción no fue ratificada por el Senado. Suecia eliminó la palabra raza de casi toda su Constitución en 2011.

Un ejemplo de alternativa lo brinda la Constitución mexicana, que en lugar de prohibir la discriminación en base a la "raza", lo hace en base al "origen étnico". El término, sin embargo, sí aparece en el artículo 3 de la Constitución mexicana. En Alemania, el debate cobra especial relevancia por el significado que tenían las razas para el proyecto nazi.

El uso del término "raza" lleva a una contradicción sin solución, ya que las víctimas del racismo se ven forzadas a definirse como pertenecientes a una raza y entonces utilizar terminología racista cuando piden por sus derechos, explicó Hendrik Cremer, del Instituto Alemán por los Derechos Humanos. "El lenguaje sugiere que existen diferentes razas entre los humanos. Pero solo las teorías racistas argumentan eso. Al final, el término promueve el pensamiento racista."

Desde el punto de vista científico, la idea de que la humanidad pueda ser dividida en razas ha sido desacreditada hace tiempo como carente se sustento. En cambio, los antropólogos consideran hoy que la especie humana está compuesta por una única raza, dividida en diferentes etnias que, a su vez, se dividen en pueblos.

El término etnia se basa en categorías no necesariamente biológicas como la lengua y las costumbres. Uno de los antropólogos clave en esta desmitificación del predeterminismo biológico que llevó al segregacionismo y la discriminación racial, es Claude Lévi-Strauss, quien resaltó las tendencias etnocéntricas de toda cultura.

Ya en 1950, la UNESCO recomendó sustituir la nación de raza humana, considerada no científica y confusa, por la de etnia, basada en diferencias culturales (lengua, religión, costumbres y otras).

“En el curso de la historia, nadie ha podido establecer cuántas razas humanas hay y cuáles, con estimaciones que van de 2 a 200. En 1871, Charles Darwin ya lo había notado y afirmó que la clasificación racial es un ejercicio de arbitrariedad, con poco que ver con la ciencia", explicó el genetista italiano, Guido Barbujani, a Maldita Ciencia. Además, contó, el estudio de nuestros genomas ha demostrado que todos somos diferentes, pero estas diferencias son matices en un continuo de posibilidades y no vienen en paquetes raciales bien diferenciados:

“Dos miembros de la misma población son a menudo un poco más similares que los miembros de poblaciones lejanas, pero hay un famoso estudio en el que un coreano resultó ser genéticamente intermedio entre dos europeos”.

Entre los humanos no existe una diferencia genética bien definida entre razas como sí sucede por ejemplo con los chimpancés, explicó en la misma dirección el genetista estadounidense Alan Templeton.

Juan Ignacio Pérez Iglesias, catedrático de Fisiología en la Universidad del País Vasco, sostuvo en The Conversation que, desde un punto de vista biológico, las razas humanas no existen. Las diferencias entre unos seres humanos y otros “son el producto de la evolución”. Concretamente de 4 factores: mutaciones aleatorias en el ADN, selección natural de variantes genéticas que nos brindan las mejores posibilidades de sobrevivir (por ejemplo, una piel clara u oscura donde es útil), migraciones y casualidad.

Hay diferentes ejemplos de diversidad genética, explicó Pérez en a Conversation. Por ejemplo, los inuits (pueblos que habitan en las regiones árticas de América del Norte) toleran el frío mejor que otros seres humanos. Mientras tanto, una mutación en un gen permite a los bajau laut (los llamados “nómadas del mar”, que viven en las costas de Indonesia y Malasia) permanecer sumergidos en apnea hasta 13 minutos. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario