Leído

CORONAVIRUS

"Fue una reacción desmedida", admitió el hombre en cuarentena que agredió a un vigilador 

Lun, 16/03/2020 - 4:29pm
Enviado en:
Por Urgente24

Según parte de su declaración ante el fiscal, Miguel Ángel Paz se mostró arrepentido de haber golpeado salvajemente al vigilador que le impedía salir por estar en aislamiento.

Contenido

Miguel Ángel Paz, el vecino de Olivos que atacó a golpes a un vigilador privado que le recriminó no cumplir el aislamiento por el coronavirus, admitió en su declaración indagatoria que su "reacción fue desmedida" y se mostró arrepentido, informó lanación.com .

Paz , de 40 años, fue indagado por el fiscal de Vicente López Martín Gómez que lo imputó por los delitos de lesiones y amenazas contra el vigilador Gustavo Granucci , personal a cargo de la guardia de ingreso de un edificio de Rosales al 2700, en Olivos.

Por cuestiones de seguridad sanitaria, la audiencia donde se le tomó declaración indagatoria al agresor no fue presencial y se hizo a distancia por medios tecnológicos. 

De acuerdo a Infobae.com, Paz dijo que lo hizo porque tuvo “un problema familiar”. Ahora, el fiscal pedirá su detención aunque la definición quedará en manos del juez de Garantías Esteban Rossignoli.

Dijo que tuvo un problema familiar con su padre y que no tenia noción de los alcances del DNU porque “era muy reciente”. “Mi papá está con una afección y mi mamá me pidió que fuera a ayudarla”, relató.

Paz también contó que se enteró por sus vecinos que el vigilador había dicho que lo iba a denunciar. “Cuando volví de viaje había mucha paranoia en el edificio. Sentí que mi familia estaba asediada por los vecinos. Me entero que el vigilador le había hecho saber al resto de los vecinos que me iba a denunciar. Me enojo esa situación. Lo llame por teléfono y le pedí que no lo hiciera, que no me denuncie. Se lo pedí bien pero como noté que no me daba pelota decidí bajar para explicarle los puntos (sic)”, declaró en su indagatoria.

Además de la causa por lesiones y amenazas en la justicia provincial, Paz , que trabaja como personal trainer y preparador, fue imputado por el juez federal de San Isidro Lino Mirabelli por violar el artículo 205 del Código Penal que establece una pena de prisión de seis meses a dos años "para quien violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

Mirabelli también le imputó la violación del artículo 239 del Código Penal , que establece que será reprimido con prisión de 15 días a un año la persona que "resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal".

De acuerdo a lanación.com, el juez Mirabelli ordenó una serie de medidas de prueba como la recopilación de las imágenes de las cámaras de seguridad que registraron la agresión de Paz para con Granucci.

El custodio, después de haber sido atendido en el Hospital Municipal de Vicente López por las lesiones producidas por Paz, quedó en aislamiento preventivo.

El juez Mirabelli, siempre según lanación.com, todavía no decidió de qué manera les tomará declaración indagatoria y testimonial a Paz y a Granucci, respectivamente, para no interrumpir el período de aislamiento.

"Yo solo cumplía mi trabajo"

 "Yo solo cumplía mi trabajo. Él tenía que seguir con la cuarentena porque había vuelto de los Estados Unidos. Me pegaba en la cabeza y me decía que me iba a matar. Después quiso darse a la fuga", relató al canal TN el vigilador Granucci. 

"Yo me siento todo dolorido. Tengo muchos golpes en todo el cuerpo. Tengo cortes en la nuca, fractura de tabique y hematomas en la espalda", expresó el encargado de seguridad del edificio agredido por el preparador físico.