SOCIEDAD

Finalmente, Cristina mandará fuerzas federales a Santa Cruz

Horas después de asegurar que no había recibido pedido alguno, el ministerio de Seguridad confirmó que responderá al "requerimiento" del gobernador Peralta ante la huelga de los policías provinciales.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).  Apenas unas horas después de que la cartera que ella conduce asegurara que no había recibido pedido alguno, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, instruyó este martes (17/7) “adoptar las medidas correspondientes” para responder el “requerimiento” de fuerzas de seguridad federales solicitadas por el gobierno de Santa Cruz, debido a la huelga que mantiene la policía de esa provincia, informa la agencia Télam

Pasado el mediodía de hoy, se recibió en el Ministerio de Seguridad la nota del Sr. Gobernador de la provincia de Santa Cruz (Daniel Peralta)” pidiendo asistencia “conforme lo contemplan los artículos 23 y 24 de la ley nacional N° 24.059 de Seguridad Interior”, informó la cartera que dirige Garré a través de un comunicado.

Al respecto, Seguridad respondió: “La ministra de Seguridad, Nilda Garré, instruyó que se adopten las medidas correspondientes”.

En la mañana de este martes, el Ministerio de Seguridad había asegurado no haber recibido ninguna solicitud aún por parte del gobierno santacruceño, a pesar de las informaciones vertidas en medios de comunicación.

Si bien la presidente Cristina Fernández resolvió no enviar fuerzas federales para resolver problemas provinciales, por la huelga de policías Santa Cruz se encuentra carente de fuerzas provinciales (ver nota relacionada).

Aunque el gobierno de Peralta atribuye a "cuestiones políticas" la prolongada medida de fuerza, los policías de Santa Cruz sostienen que sólo te trata de un reclamo sindical.

El gobierno santacruceño ofreció un aumento del 34%, pero los policías reclaman  un sueldo de $9 mil y la suba a $29 pesos del valor punto. Además, los uniformados solicitan mejoras en sus condiciones de trabajo.

Por ello han recibido la solidaridad de la Federación Argentina de Sindicatos Policiales y Penitenciarios (FASIPP). Su titular, Carlos Michia, pintó un preocupante panorama, que abre la posibilidad de que la situación de la provincia patagónica se reproduzca en otros distritos.

Michia, quien se trasladó a Río Gallegos para sumarse a la protesta, advirtió que a nivel nacional "el policía gana la mitad de lo que necesita para vivir" por lo que el problema de Santa Cruz se repetirse en otras provincias. En declaraciones radiales recogidas por el sitio ElPatagónico.net, aseguró que "la situación de los policías en lo que respecta a los salarios y a las condiciones de trabajo es muy deplorable".

"En  toda la República Argentina el policía gana la mitad de lo que necesita para vivir, ¿de dónde sacamos el dato?, de lo que es el costo de la canasta familiar y en estas condiciones el policía está más preocupado por llegar a fin de mes”, reconoció.

“A  nosotros nos enorgullece ser parte de esta lucha porque los policías no solamente de Santa Cruz, sino de toda la República Argentina están padeciendo las mismas necesidades y lo que le sucede a un policía de Santa Cruz no deja de producirse en otros lugares”, afirmó el referente de Sindicato Policial Chubutense.

En cuanto a las críticas sobre las motivaciones de la huelga, Michia sostuvo que “los policías no somos golpistas, no venimos a destituir a ninguna autoridad electa democráticamente como se lo quiere hacer ante la opinión pública".

"Nosotros lo que decimos es que la policía gana sueldos de hambre y miseria, no tiene condiciones adecuadas para convertir el delito, tenemos régimen que son anacrónicos, totalmente obsoletos para la democracia que estamos viendo”, aseguró

“Todo este coctel de situaciones hace que el policía sea ineficiente para cumplir su tarea, que es el tema de la inseguridad que tanto reclama el pueblo y que el gobierno no da soluciones”, expresó.

Finalmente, concluyó que “la idea es quedarnos (en Río Gallegos) hasta la solución del conflicto, somos optimistas que esto va a tener una pronta solución porque el conflicto ya lleva 16 días”.

¿Y qué le ocurre por estas horas al gobernador Daniel Peralta?

Héctor Barabino, periodista político si los hay en Santa Cruz, escribió en OP I:

En un rapto de liberación soltó las riendas y sacó a la luz toda la bronca contenida contra quienes él siente y está convencido, “quieren destituirlo”. Fué en el acto aniversario de Puerto Deseado desde donde profirió un discurso destemplado, transmitido en directo por el canal provincial y repetido hasta el cansancio por los medios públicos y afines.

Despotricó contra los policías en huelga; fustigó a quienes “operan el conflicto” y “se ofrecen de mediadores demagógicamente”; criticó a “los que se colgaron en las listas del Frente para la Victoria”; se acordó de mala manera de los diputados de la Cámpora que le esconden la alcancía y no le aprueban leyes que piden oxigenar las arcas públicas; crucificó al Diputado Leonardo Álvarez quien se opuso a aprobar un canon a las mineras endosándole su carácter de empresario proveedor de las mineras; y aleccionó a los intendentes que negocian en los despachos nacionales los recursos que la provincia les retacea y asisten a “reuniones políticas” convocadas por el ministro Julio de Vido según contó el intendente de San Julián Nelson Gleadell.

[ pagebreak ]

Hasta ahí, el gobernador repasó con mediana claridad una lista incompleta de las acciones que lo desestabilizan emocionalmente, le faltó apuntar la rebelión de La Cámpora del 29 de diciembre último que casi lo deja fuera del gobierno; las denuncias de corrupción en el gobierno que hicieron sus propios ex funcionarios; y el reproche que por cadena nacional le hiciera recientemente la presidenta Cristina Fernández por haber malgastado 650 millones de dólares que dejó la gestión de Néstor Kirchner.

Resulta inexplicable, o en todo caso solo se comprende en el particular estado de crisis persecutoria que sufre el gobernador, el maltrato público a la que sometió a la cronista de La Nación tratándola de desinformada, cuando en realidad el reporte que publicó el diario no hizo más que reproducir las mismas circunstancias que el gobernador relató por el canal provincial.

Incluso su enceguecimiento lo llevó a atravesar el límite de la prudencia: “…fíjense que raro, 5 autos prendidos fuego en una noche en Río Gallegos, esas cuestiones que están queriendo sembrar amparadas por los medios nacionales, como por el diario La Nación..”

¿Tendrá pruebas el gobernador de la participación de los comandos incendiarios de la prensa en la quema de autos que asola la ciudad?

La catársis de Peralta en Pto Deseado sirvió para advertirle a los policías que se acabó el tiempo de las propuestas y la paciencia. Si los uniformados persisten en su intransigencia pedirá a los legisladores una sesión que convierta en ley el Decreto 1401 que estableció una suma fija de 800 pesos y una suba paulatina del valor punto a partir del año que viene. Dictará la emergencia en Seguridad y gestionará la presencia de fuerzas federales para cuidar a la ciudadanía.

¿Acudirán los legisladores díscolos a la convocatoria gubernamental? ¿Podrá un gobernador obnubilado y acosado por sus propios fantasmas recuperar la iniciativa política en medio de un clima enrarecido por sus propias emanaciones?

“Si van a convocar a los gendarmes, que les digan que traigan combustible”

Desde el 2007 cuando los docentes tomaron las calles reclamando por el blanqueo de sus salarios sosteniendo un conflicto prolongado con una inteligencia táctica sin precedentes que el gobierno no enfrentaba un reclamo sindical con un grado de organización como el que hasta el momento mostraron los policías.

Esta vez, a diferencia de otros planteos de la fuerza, los policías marchan por las calles a cara descubierta, montan carpas frente a la jefatura, y brindan conferencias de prensa abiertas y sin restricciones.

“Es bueno que declaren la emergencia porque ya no damos mas” responde el policía cesanteado Mario Monsalvo “Hace muchos años que la policía está en emergencia, hace mucho tiempo que no tenemos patrulleros, ni uniformes, ni capacitación, que los agentes pasan hambre y que están endeudados y con serias dificultades psicológicas por las circunstancias que viven” manifestó el vocero.

“Si van a poner a la Gendarmería a brindar seguridad en la provincia, espero que traigan combustible para los patrulleros”, ironizó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario