POLÍTICA proyecto > Accidente >

TRÁNSITO

Qué dice el proyecto que presentó el massismo para evitar accidentes viales

Tras el trágico accidente en la Panamericana, en el Congreso presentaron un proyecto con el fin de disminuir los siniestros viales.

El trágico accidente de tránsito que se registró en las últimas horas en autopista Panamericana y que dejó dos muertos y cinco heridos, dio impulso a que en el Congreso Nacional se presentara un proyecto de ley para evitar este tipo de siniestros.

Sucede que la noche del domingo ocurrió un accidente fatal que involucró a varios vehículos a la altura del partido bonaerense de Vicente López. El accidente se produjo a partir de la colisión de un auto contra un camión, que cruzó varios carriles y al que se le desprendió el conteiner que transportaba.

En ese accidente murieron dos personas, una madre y su hija de 10 años, mientras otro menor de 12 está internado en estado reservado. A su vez, hubo otros heridos pero de menor gravedad.

Según información que trascendió a la prensa, el chofer del camión podría ser imputado por “doble homicidio culposo”, aunque no se descarta que otro vehículo no identificado también haya sido partícipe del siniestro.

toyota.jpg

Qué propone el proyecto de ley

Con ese reciente antecedente, la diputada massista Micaela Morán (Unión por la Patria) presentó un proyecto de ley a fin de modificar la Ley 24.449 de Tránsito puntualmente el artículo 51 para reducir las velocidades máximas permitidas y los límites especiales.

“Una reducción de la velocidad de 40 a 30 km/h reduce en dos tercios las muertes en el tránsito, según lo prueban diferentes estudios internacionales, y genera ciudades más seguras, verdes y habitables”, argumentó la diputada en su proyecto de ley.

A su vez, manifiesta que “Argentina puede y debe bajar a 30 km/h la velocidad de las calles de las ciudades y los pueblos, sin que ello dificulte la fluidez de la circulación. A esta velocidad se reduce sustancialmente la distancia de frenado de los vehículos ante una situación de emergencia, lo que incide en la caída de la siniestralidad, como ha sucedido en los países que han adoptado esta medida”.

En esa misma línea, la iniciativa describe que “en el caso de producirse un accidente, una persona atropellada a 30 km/h tiene un riesgo de morir de apenas el 10%. Es decir, que de cada 10 peatones atropellados a 30 km/h, 9 sobrevivirán. Por el contrario, a medida que aumenta la velocidad las posibilidades de sobrevida de un peatón se reduce”.

Cómo quedarían las velocidades permitidas

En su proyecto propone que la velocidad máxima en zona urbana pase a ser en vías o calles de un único carril por sentido de circulación de 40 a 30 km/h; en vías de dos o más carriles por sentido de circulación o avenidas de 60 a 50 km/h; en vías con semaforización coordinada y sólo para motocicletas y automóviles: la velocidad de coordinación de los semáforos. Al respecto aclara que “los carriles reservados para la circulación de determinados usuarios o uso exclusivo de transporte público no serán contabilizados”.

Por otro lado, respecto de las zonas rurales, la iniciativa propone que para motocicletas, automóviles y camionetas la velocidad máxima pase de 110 a 100 km/h; para microbús, ómnibus y casas rodantes motorizadas de 90 km/h; para camiones y automotores con casa rodante acoplada: 80 km/h; para transportes de sustancias peligrosas: 80 km/h.

Mientras que en semiautopistas sean para motocicletas, automóviles y camionetas: 110 km/h; para microbús, ómnibus y casas rodantes motorizadas: 90 km/h; para camiones y automotores con casa rodante acoplada: 80 km/h; y para transportes de sustancias peligrosas de 80 km/h.

“En autopistas que para motocicletas, automóviles y camionetas: 120 km/h; para microbús, ómnibus y casas rodantes motorizadas: 90 km/h; para camiones y automotores con casa rodante acoplada: 80 km/h; para transportes de sustancias peligrosas: 80 km/h”, describe el proyecto.