EXCLUSIVO 24

DEBATE INTERNO EN EL FDT

Alberto F. aprueba la toma de tierras (“Ocupar no es usurpar", dice Wainfeld que le dijo el Presidente)

Preocupante la (tardía) coincidencia entre Horacio Verbitsky, en El Cohete a la Luna; y Mario Wainfeld, en Página/12, explicando que no hay que escuchar a la 'vecinocracia bonaerense' -es el término despectivo que utiliza el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales, siempre más creativo en su jerga que el abogado que dio clases de Derecho Constitucional y Derecho Privado, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. El rechazo de ambos al Derecho de Propiedad que reclaman muchos ciudadanos debe ser desoído a causa de un reclamo que para ellos es superior, el de lo que no afirman que no tienen techo propio. Así, Verbitsky y Wainfeld respaldan al Movimiento Evita, la CTEP y lo que resultaría 'el ala izquierda' del Frente de Todos. Gravísimo error estratégico porque habilitan un abanico mucho más amplio para la oposición en la 'vecinocracia bonaerense', un término peyorativo que menosprecia la propia democracia representativa. Increíble esta frase de Verbitsky: "(...) Si los políticos se olvidaran por un tiempo de los tribunales todo sería menos embrollado." Weinfeld va mucho más allá porque afirma haber llamado por teléfono al Presidente de la Nación, y que el mismísimo Alberto Fernández le dijo:

Aquí un fragmento de Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna (el Navarro que menciona es Fernando Navarro, N°2 del Movimiento Evita, eterno socio político de Martín Insaurralde en Lomas de Zamora y secretario Parlamentario en la Cámara de Diputados de la Nación, a pesar de Sergio Massa. De paso, en su versión de la toma de tierras termina aparece como co-responsable el cultivo transgénico de soja).

"(...) Navarro se ocupa de otras cosas y no está al tanto de lo que ocurre en el Congreso, donde carece de contacto con las autoridades de las cámaras y de los principales bloques. En cambio, es uno de los hábiles declarantes, infatigable en su recorrido de estudios de televisión, donde habla de cualquier cosa menos de las atinentes a su cargo. Mientras el Presidente analizaba los hechos del día con Massa y Kirchner, Navarro discutía por televisión con Berni, otro fanático del bocinazo. El ministro difundió un spot sobre las tomas de tierras, con datos sobre desalojos y personas detenidas y una enfática exaltación de los derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad privada.

Luego, en una entrevista acusó a Navarro y al Movimiento Evita de impulsar la toma de tierras. Navarro lo negó y lo llamó charlatán de feria.

Berni también dedica tiempo y esfuerzos a emprendimientos ajenos a su función. El cirujano de Capilla del Señor que hubiera querido ser militar se postula para la presidencia del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y no perdona paredón de la zona sur del Conurbano sin pintadas que respalden su ambición. Otros spots del ministro instalaron la marca Fuerza Buenos Aires, de obvia proyección electoral.

Sus spots de campaña son risibles pero explícitos. Super Berni quiere dejar una huella en la historia, dice. ¿Como Putin en Rusia?

Esto ha provocado malestar entre los intendentes que tienen otras preferencias. Uno de los más enojados es el de Lomas, Martín Insaurralde.

La insistencia de Berni en calificar como delincuentes a quienes intentan apoderarse de un pedazo de tierra para erigir su vivienda es más inoportuna que la denuncia penal de la ministra Sabina Frederic contra quienes atizaron respuestas violentas a las ocupaciones en Villa Mascardi. Ambas producen reacciones furibundas que sólo convienen a los enemigos comunes. Si los políticos se olvidaran por un tiempo de los tribunales todo sería menos embrollado.

No es una cuestión ideológica. Sabina entiende que no se puede responder con medidas de seguridad a una problemática estructural. Berni lo conoce bien, pero ha elegido un rol que considera más atractivo para la vecinocracia bonaerense. Esa problemática estructural se arrastra desde la dictadura, cuando la ley de barrios cerrados entregó al negocio inmobiliario las mejores tierras suburbanas, y se agravó con el menemismo, cuando el avance de los cultivos transgénicos sobre los ejidos urbanos terminó de arrinconar a los más necesitados. (...)

Tampoco parece muy inteligente haber unido en el calendario este debate sobre propiedad de la tierra y derechos esenciales, con los anuncios grandilocuentes sobre seguridad frente al delito, que es un tema muy distinto. (...)".

Y aquí Mario Wainfeld, en Página/12, con conceptos tan similares que parecieran haber dialogado con el mismo funcionario público (Alberto Fernández), aparentemente aterrado ante la posibilidad de que los 'piqueteros' movilicen a sus huestes (¿...?) en el GBA porque resulta que el FdT no tiene reemplazo 'en la calle'. Además, el vínculo con los intendentes municipales obviamente no es muy bueno:

"(...) Las tomas preocupan a los intendentes, atentos a las reacciones de los vecinos. El Estado tiene deberes varios respecto del derecho a la vivienda digna: prohijar ocupaciones de predios no se cuenta entre ellas. Puesto de otra manera: tiene deberes más estrictos. También la carga de preservar el orden público.

Los punitivistas cortan el nudo gordiano: criminalizan las tomas. Son delito, alegan. En una interesante columna de opinión publicada el sábado en este diario Juan Grabois (referente de MTE/UTEP) explica las tomas, desde un ángulo social y político.

(N. de la R.: En ese texto, Grabois afirma: !El peronismo enseñó que donde hay una necesidad, nace un derecho… no un delito. Nuestra posición es clara y la decimos a cara descubierta: toda familia que se mete en un terreno lo hace por necesidad.").

En materia jurídica, el abogado Grabois interpela “ocupar no es usurpar (…) existe algo llamado derecho penal”. Tiene razón. En un breve diálogo telefónico el profesor-presidente Alberto Fernández discurre parecido. “El derecho penal no resuelve todo. El delito de usurpación no está previsto para estos casos. Si yo fuera juez no condenaría a quien se instaló en estado de necesidad. Menos en pandemia cuando se le pide a la gente que se guarezca, que se quede en sus viviendas”. Redondea con un tecnicismo: “Sería una acción típica pero no antijurídica”.

El mandatario conoce, por boca de periodistas y alcaldes conurbanos, que hay personajes que venden tierras que no les pertenecen, o cobran un alquiler trucho, abusando de la necesidad de los humildes. Esas personas sí delinquen, agrega este cronista, cometiendo estafa solo para empezar. Pero explotan a gente común, carenciada: no la representan ni expresan a su conjunto. Eduardo de la Serna, integrante del Grupo de Curas en Opción por los Pobres, conoce como baqueano a esas prácticas y a los territorios en que vive. Publicó este sábado: “es de esperar que haya buenas políticas sociales, habitacionales que eviten la cantidad de personas que lucran con la necesidad: narcotraficantes, punteros políticos, avivados, fuerzas de seguridad, empresarios inescrupulosos”.

Otra vez se toma una partecita, la peor, para descalificar al todo… y clamar para que encanen a los que buscan una morada. Sin ser jurista, sin usar la jerga técnica, De la Serna da en la tecla desde un punto de vista moral: “los pobres, que deben dejar la casa paterna con sus nuevas familias y encuentran terrenos no aptos, pero al menos posibles, ¿roban?” pregunta. Como buen predicador, induce a la respuesta ética.

La construcción de viviendas es, quizás, la política pública central entre los planes reactivadores de Fernández. La persistencia del virus lentifica la instrumentación. Se prolonga la gigantesca deuda interna.

Las controversias internas en el Frente de Todos (FT) corresponden a roles diferentes y a ambiciones distintas. El modo de participar en las futuras acciones diferencia a movimientos sociales e intendentes.

Existen también reyertas entre Berni y los alcaldes. El plan de seguridad lanzado el viernes complace de modo diverso a distintos protagonistas. Los intendentes, de todos las fuerzas políticas, celebran tener recursos técnicos, más efectivos, móviles, cámaras etc. Saben que eso sintoniza con los reclamos de la gente común. Berni pudo haber sido puenteado un poquito pero se atendió a una demanda iniciática suya: el envío de gendarmes para ampliar el número de uniformados en las calles. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario