Leído

Coronavirus: Cuándo podrían llegar a la Argentina las otras vacunas

Lun, 18/01/2021 - 4:59pm
Enviado en:
Por Urgente24

Moderna, AstraZeneca, Pfizer, y las chinas de Sinopharm y Sinovac son las vacunas contra el covid-19 que podrían llegar al país. En qué estado se encuentran las negociaciones con cada laboratorio y cuándo podrían arribar a la Argentina.

0e05d899183a60bde8db394551e924ad.jpg
Contenido

A nivel mundial se está produciendo una carrera (desigual) contrarreloj para acceder a las principales vacunas contra el coronavirus. Y la Argentina no es ajena a esta situación, aunque las condiciones para negociar con los laboratorios, por supuesto, no son las mismas que las de Estados Unidos o la Unión Europea. A nuestro país ya llegaron 300 mil dosis -1er y 2do. componente- de la rusa Sputnik V. Pero, ¿qué pasa con las otras vacunas?

Moderna, AstraZeneca, Pfizer, y las chinas de Sinopharm y Sinovac son las que podrían llegar al país. Pero ninguna tiene fecha de arribo confirmada. Y, de hecho, continúan las negociaciones con la mayoría.

# Moderna

El jueves pasado Alberto Fernández dialogó con Noubar Afeyan, titular de la empresa farmacéutica Moderna. La charla fue un avance en las negociaciones pero no hay nada cerrado. De concretarse el acuerdo, Moderna puede vender sus vacunas aprobadas en Estados Unidos, pero recién llegarían a la Argentina en el segundo semestre.

El periodista Román Lejtman dio cuenta de este diálogo entre el Presidente y Afeyan -que lidera una compañía que ya cerró acuerdos comerciales con Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Israel y la Unión Europea- en una nota publicada en el portal Infobae. 

Cabe destacar que la Casa Blanca desembolsó en Moderna cerca de US$1.000 millones para apoyar la producción a gran escala, y la vacuna se muestra efectiva en los grupos de riesgo de mayores de 60 años. Este dato es clave, a la luz de que la Sputnik V aún no alcanza este grupo etario, y aún no se sabe cuándo las autoridades sanitarias de Rusia aprobarán su aplicación.

Según esta versión periodística, en su despacho de Balcarce 50, Alberto Fernández dialogó con Afeyan durante treinta minutos. Además estaban Ginés González García, ministro de Salud, Carla Vizzotti, secretaria de Salud, y Cecilia Nicolini, asesora del jefe de Estado. “La charla fue una aproximación, y si al final nos ponemos de acuerdo, las vacunas llegarían después del segundo trimestre”, comentó el presidente en la Casa Rosada.

#Oxford-AstraZeneca

Este lunes (18/01) el primer embarque del principio activo para fabricar 6 millones de vacunas de Oxford-AstraZeneca saldrá con destino a México. El avión de Aeroméxico -preparado para trasladar hasta 25 toneladas- sale esta noche, según trascendió. Esto ocurre tras la aprobación de los reguladores del Reino Unido y la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) bajo el uso de emergencia de esta fórmula para su aplicación en la Argentina.

El proceso de producción de la vacuna de Oxford-AztraZeneca comienza en la Argentina a través del hub biotecnológico mAbxience (Grupo Insud), mientras que en México, el laboratorio Liomont se encargará de completar el proceso de estabilización, fabricación y envasado del medicamento.

En este sentido, se podría decir que de a poco se avanza hacia la etapa final del suministro de 22,4 millones de dosis de vacunas para la Argentina y de 150 millones de dosis para la región. Estiman que esto podría ocurrir en el 2do. semestre.

Hoy la vacuna contra el COVID-19 es una realidad para Argentina y para la región que integra. Desde el segundo trimestre de 2020, hemos trabajado incansablemente para entender cuál era la mejor alternativa de suministro y poder traer la vacuna de inmediato a nuestro país. Hoy estamos avanzando hacia los pasos finales del proceso de fabricación y suministro, y permitiendo que nuestro país y América Latina tengan una vacuna efectiva, segura, fácil de almacenar (2-8 grados) y tremendamente accesible sin fines de lucro mientras dure la pandemia. El plan de producción está en curso y la vacuna estará disponible durante el primer semestre del año, aseguró a Infobae Agustín Lamas, presidente de AstraZeneca para el Cono Sur.

“Para nosotros es un privilegio producir esta vacuna. Porque la vacuna de AstraZeneca va a ser un hito en la historia de la medicina mundial”, dijo, por su parte, el médico y empresario Hugo Sigman, cofundador junto a su esposa Silvia Gold y CEO del Grupo Insud, durante un encuentro realizado por la Fundación de Estudios para la Salud y Seguridad Social (FESS) en su 9º Jornada anual sobre Responsabilidad Social en Salud y Medio Ambiente.

La vacuna de AstraZeneca por una decisión conjunta con la Universidad de Oxford se va a vender no profit, es decir, sin ganancia alguna. Va a valer entre 3 y 4 dólares, depende del país y los costos internos. Yo tuve la oportunidad de escuchar a la doctora Sarah Gilbert, que lleva adelante el proyecto y posible candidata al premio Nobel, que dijo que el objetivo era hacer un acuerdo con una compañía privada para que la vacuna pudiera producirse masivamente en todo el mundo, pero que tuviera 3 condiciones: que durante la pandemia se vendiera no profit para que sea accesible, que se produzca a riesgo antes de ser aprobada, y que sea distribuida en todo el mundo”, explicó Sigman.

Los datos publicados a principios de diciembre en la revista médica The Lancet indicaron que esta vacuna es efectiva en un 62% cuando se suministran dos dosis completas de la vacuna, pero que la efectividad asciende al 90% cuando se suministra la mitad de la primera dosis seguida de una completa en la segunda.

Días atrás, el director ejecutivo de la farmacéutica AstraZeneca, Pascal Soriot, aseguró que el laboratorio había encontrado la “fórmula ganadora” para hacer que su vacuna contra el COVID-19 tenga una efectividad a la altura de las de Pfizer/BioNTech, del 95%, y Moderna, del 94%. “Creemos que hemos hallado la fórmula ganadora para alcanzar una efectividad que, tras dos dosis, sea tan alta como todas las demás”, explicó Soriot al dominical Sunday Times sobre el preparado que su compañía desarrolla junto a la universidad de Oxford.

# Sinopharm y Sinovac, las vacunas chinas

En China, hay dos vacunas que son las principales y a las cuales pretende acceder el Gobierno nacional. En cuanto a la estatal Sinopharm, todavía no se cerró el contrato, y si ello sucediera, el primer embarque de un millón de vacunas -dosis una y dos- recién aterrizaría en Ezeiza hacia mediados de febrero. Y como sucede con la Sputnik V,  aún no fue autorizada para aplicar al grupo de riesgo de mayores de 60 años.

La semana pasada, la agencia estatal de noticias Télam aseguró que "el Gobierno define los últimos detalles para la compra de la vacuna de Sinopharm". Pero desde entonces, no se ha dado mayor información al respecto.

Esta vacuna de la también conocida como China National Biotech Group, la empresa más grande de su rubro en ese país, "se espera para los últimos diez días de enero, trasladada por un vuelo de Aerolíneas Argentinas", según revelaron a Télam fuentes que conocen la negociación.

La operación de compra podría alcanzar el millón de dosis, una cantidad muy importante que requerirá acondicionar especialmente el avión de Aerolíneas que transporte las vacunas a través de la ruta Buenos Aires-Beijing. El vuelo deberá contar con una serie de autorizaciones muy rígidas debido al fuerte control de la actividad aerocomercial en la capital china desde el inicio de la pandemia.

La negociación con Sinopharm para la adquisición de un número tan significativo de vacunas se produjo luego de un intercambio epistolar entre el presidente Alberto Fernández y el mandatario de China, Xi Jinping. En uno de los tramos de la carta dirigida al presidente argentino, el jefe de Estado chino subrayó la disposición de su país para reforzar la cooperación con nuestro país en la aplicación de vacunas contra la Covid-19, según publicó la agencia de noticias oficial del país asiático, Xinhua.

"Estamos negociando con China un millón de dosis para enero y (también) con Brasil, que está produciendo otra de las vacunas de desarrollo chino", anunció hace 2 semanas Ginés González García, en alusión a las vacunas desarrolladas por Sinopharm y por otro laboratorio chino, Sinovac, que fabrica en Brasil otra inmunización contra el coronavirus, en este caso junto al instituto Butantan del estado de San Pablo.

En la Argentina, los ensayos de la vacuna de Sinopharm contaron con 3.008 voluntarios que participaron de lo que se llama "estudio aleatorizado", es decir que reciben vacuna o placebo por azar, sin que el voluntario o el equipo investigador lo sepan al momento de la inoculación. Estos ensayos corrieron por cuenta de la red Vacunar y la Fundación Huésped, asociados al laboratorio ELEA como patrocinador local, empresa que forma parte del Grupo Insud del empresario Hugo Sigman.

En relación a esas pruebas, el médico especializado Pedro Cahn, de la Fundación Huésped, aseguró a Télam que los estudios de la vacuna de Sinopharm con voluntarios argentinos se mostraron "extremadamente seguros".

"Sobre la eficacia todavía no puedo contestar, porque aún no tenemos los resultados, aunque los estudios hechos en China y en Emiratos Árabes Unidos dan cuenta de una eficacia del 79,8% de inmunización", señaló.

Sin embargo, "de lo que sí puedo hablar es de la seguridad, y hasta ahora no hemos visto efectos adversos serios que estén vinculados a la vacuna. Solo registramos los efectos adversos simples que se dan en todas las vacunaciones, como dolor en el sitio de inyección, febrícula o una sensación de estado gripal que dura menos de 24 horas", detalló Cahn.

Respecto a la otra vacuna china, CoronaVac, fabricada por la compañía biofarmacéutica Sinovac, cuenta como una ventaja que se puede almacenar en un refrigerador estándar a 2-8 grados Celsius, condiciones que puede suministrar una heladera común, al igual que la vacuna de Oxford. Esto permitiría su traslado y conservación con mayor facilidad.

CoronaVac es una vacuna inactivada, que funciona mediante el uso de partículas virales muertas para exponer al sistema inmunológico al virus de la covid-19 sin riesgo de una enfermedad grave.

Las vacunas de Moderna y Pfizer son vacunas de ARN mensajero (ARNm). Esto significa que se administra al paciente ARN mensajero que lleva una copia de instrucciones genéticas. Con esas instrucciones el propio organismo del paciente elabora una parte de la proteína del virus de la covid-19, provocando de esa forma una reacción del sistema inmunológico.

Comparación de las vacunas (OMS)
Comparación de las vacunas (OMS)

"CoronaVac es un método más tradicional que se utiliza con éxito en muchas vacunas conocidas como la de la rabia", explicó a la BBC el profesor Luo Dahai de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur.

# Pfizer-BioNTech

Muy difundido fue ya el cortocircuito entre el Gobierno nacional y Pfizer, que aún no han llegado a un acuerdo por la vacuna. Desde ese entonces, no ha habido más información oficial acerca del estado de las negociaciones.

Recordemos que a mediados de diciembre, el ministro de Salud 'blanqueó' que las negociaciones estaban estancadas y apuntó contra el laboratorio asegurando que puso condiciones "inaceptables". El problema, aparentemente, tiene que ver con que Pfizer exige que Alberto Fernández firme un documento que ampare legalmente a la farmacéutica ante posibles juicios en caso de que haya daños físicos si la vacuna no es preservada correctamente. Es que la Argentina no contaría con la infraestructura para mantener estable la vacuna de Pfizer y menos aún para organizar un traslado de millones de dosis al interior del país. Se necesitan aviones con sistemas a base de nitrógeno y voluminosas heladeras que mantengan las vacunas a - 70 ºC.

Luego, a fin de año, Ginés González García insistió  en las "condiciones inaceptables" que presuntamente impone la firma. Si bien no fue específico al respecto, aseguró que "hubo alguna cosa de la ley local que no encaja con lo que ellos quieren".

Si con alguna firma ha sido generosa la Argentina, ha sido con Pfizer. Les ofrecimos la estructura para que hicieran el estudio clínico acá, hubo condiciones contractuales para las cuales hicimos una ley y hubo alguna cosa de la ley local que no encaja con lo que ellos quieren. Y la verdad es que es muy difícil para nosotros hacer otra ley, más allá de que no sería lo más digno para un país”, argumentó el ministro.

De todas formas, aclaró, el Gobierno seguirá negociando con Pfizer por la llegada de la vacuna, que ya empezó a ser aplicada en USA y Europa.

Eso fue lo último que se supo oficialmente sobre las negociaciones. Pero más allá de esta situación particular con el Gobierno argentino, lo cierto es que Pfizer atraviesa problemas para distribuir sus vacunas en la Unión Europea, lo que ha generado un gran enojo en los países europeos.

El pasado viernes, los 27 países de la Comunidad Europea salieron con los tapones de punta contra Pfizer porque está incumpliendo los plazos de entrega de la vacuna. La compañía argumentó que esto ocurrió porque su fabrica en Bélgica no da abasto y necesita ampliarla.

Luego, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, intercedió ante Pfizer, que prometió que en el curso del mes entregará lo que debe. "Llamé al jefe de Pfizer, me aseguró que las entregas que estaban programadas para el 1er. trimestre se realizarían dentro del 1er. trimestre", aseguró.

Ante este panorama, con las dificultadas que Pfizer atraviesa para suministrar las dosis compradas por Europa, parece complicado que pueda comprometerse a vender vacunas a otros países...

# Sputnik V 

Alberto Fernández ratificó que la vacunación en la Argentina dependerá de la buena voluntad del Kremlin. Putin ya remitió 300.000 Sputnik V -dosis una y dos- que ya se están aplicando a los trabajadores esenciales. Y a continuación debería llegar un volumen cercano a las 30 millones de dosis -una y dos- antes que concluya marzo.

Pero esta promesa tiene un problema logístico, ya que en Moscú reconocen que esas 30 millones de dosis aún no están todas fabricadas -en las plantas de Corea del Sur y la India-, y no dan precisiones respecto a la autorización oficial para aplicar esas vacunas a los mayores de 60 años.