ARGENTINA Hidrovía > Puertos > Rosario

SANTA FE

Hidrovía: A Miguel Pesce le empieza a apretar el zapato

La Hidrovía, salida exportadora más importante del país, se ve afectada por la bajante y se complica el ingreso de dólares. El BCRA, en aprietos.

ROSARIO. La histórica bajante del río Paraná, que podría seguir hasta el 2022, implica un gran desafío para la Hidrovía, que es la salida exportadora más importante del país. Sumado a eso, especialistas del agro aseguran que la segunda mitad del año no será tan buena para el ingreso de divisas.

Cabe destacar que en 2020, aproximadamente el 37% de las exportaciones de la Argentina se realizaron a través de los puertos del Gran Rosario, donde se despacharon el 70% de los granos, el 96% de los aceites vegetales y el 96% de las harinas que exportó el país, por un valor aproximado de 20.000 millones de dólares.

Con la bajante, estos números se ven seriamente afectados. Según Gustavo Idígoras, representante de de la Cámara Aceitera de la República Argentina, los barcos cargueros están saliendo de los puertos del Gran Rosario con un 30% o 40% menos de carga. La bajante histórica en el río Paraná complica los “problemas logísticos, la velocidad de ingreso y egreso de los barcos, pero sobre todo en el volumen de carga total; en estos momentos estamos trabajando con volúmenes significativamente inferiores al total de lo que puede llevar un barco en cada una de las operaciones que se hacen en los puertos del norte de la ciudad de Rosario”.

Esto significa que los barcos “completan su carga en puertos del sur de la provincia de Buenos Aires; pero en la mayoría de los casos, lamentablemente van a Brasil a comprar carga brasileña, por lo que Argentina pierde volumen, valor de exportaciones y un costo logístico mayor”. Se estima que el sector perderá aproximadamente US$400 millones. Una situación complicada para el país, que necesita ingresos de divisas debido a la crisis que atraviesa.

Bajante Parana 3.jpg
La bajante del río Paraná afecta al funcionamiento de la Hidrovía.

La bajante del río Paraná afecta al funcionamiento de la Hidrovía.

A la problemática ambiental se le suman otros factores que complicarían el ingreso de dólares para la Argentina. Según estimaciones del economista Salvador Di Stefano, "la economía argentina vivió un escenario muy favorable en los primeros 7 meses del año, la cual inició un camino de recuperación económica, que quedó evidenciado con un aumento de la recaudación del 68% anual. Este aumento estuvo impulsado por el crecimiento interanual del 180% en los derechos de exportación y 95% en los derechos de importación y tasas de estadísticas. Las exportaciones, en los primeros 6 meses del año, aumentaron el 28,3% producto de un incremento del 22,4% en los precios y 4,7% en las cantidades. La combinación de la suba de soja y derivados más el maíz alentaron una mejora sustancial en las ventas al exterior. Las importaciones, en los primeros 6 meses del año, aumentaron el 48,6%, producto de un incremento del 8,6% en los precios y 36,9% en las cantidades. La fuerte suba del petróleo y derivados, como los bienes de capital, empujaron a las compras del exterior a la suba"

Di Stefano advirtió que "para el segundo semestre del año el mix de baja del río Paraná, suba de fletes marítimos y precios de la soja en lateral harán que las exportaciones disminuyan, lo que traerá aparejado un problema severo en la asistencia de dólares al mercado. En los primeros 7 meses del año hubo adelantos de exportaciones al Banco Central por U$S 2.500 millones en prefinanciación de exportaciones, si no hay nuevos adelantos de fondos, el flujo de fondos disminuirá y las reservas sentirán el impacto. Si a las reservas actuales le restáramos el adelanto de exportaciones, las reservas se ubicarían en los U$S 40.000 millones, y las reservas reales por debajo de los U$S 4.300 millones, de las cuales U$S 3.630 son reservas en oro"

E hizo hincapié en la problemática de la bajante: "Argentina comienza a tener un severo agravante, la baja del caudal de agua en el Río Paraná complica las exportaciones argentinas. Un buque de 7 bodegas que carga 60.000 toneladas, y normalmente salía de los puertos de Rosario con 50.000 toneladas, hoy están saliendo con 41.000 toneladas. Un buque de 5 bodegas que cargan 40.000 toneladas, y salían desde los puertos de Rosario con 36.000 toneladas, hoy salen con 30.000 toneladas. Este flete ciego, que es la diferencia entre la carga potencial y la real, es una pérdida muy grande para el exportador. Estos barcos tienen que completar carga en otros puertos, un caso es el de Bahía Blanca que en la actualidad está muy operado, superando su capacidad de trabajo", expresó en su cuenta de Twitter.

El problema de la bajante es un tema que seguirá dando de qué hablar en el país, no solo por el aspecto económico que se ve muy perjudicado, sino también por el aspecto ecológico. “La causa de esta bajante tan pronunciada de la Cuenca del río Paraná se debe fundamentalmente a un déficit de precipitación en las cuencas de aporte, que representan una superficie de unos 2 millones de kilómetros cuadrados”, explicó al diario santafesino El Litoral Rosana Hämmerly, ingeniera en Recursos hídricos, Magíster, y Dra. por la Universidad de la Coruña en España, docente e investigadora de dos universidades, la UTN -sede regional Rafaela- y la UNL (Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas-FICH).

Si bien muchos especialistas coinciden en en descartar que el motivo de la bajante de deba a las represas en Brasil, como se creía en un primer momento, y que el problema son las sequías de las primaveras y veranos anteriores, hay otros que consideran que no se debe dejar de mirar el cuadro completo y apuntan a las deforestaciones en el Amazonas, que se recrudecieron desde que Jair Bolsonaro asumió como presidente en el país vecino.

Lo cierto es que hasta tanto no pase la época de sequía y comience a llover, el problema de la bajante no se va a solucionar.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario