ACTUALIDAD Antoni Gutiérrez-Rubí > Casa Rosada > Cristina Kirchner

ENFILANDO HACIA EL 14/11

Antoni Gutiérrez-Rubí y el enorme desafío del 'Sí'

El Jaime Durán Barba -pero catalán- del Frente de Todos, Antoni Gutiérrez-Rubí, estrena su Sí que debe superar varios desafíos hacia el 14/11.

El asesor catalán, Antoni Gutiérrez-Rubí, quien ingresó a la Casa Rosada para enfrentar la elección de noviembre, ya está en la mira de quienes, de uno y otro onlado, quieren la Grieta. Él ha lanzado el Sí, que es una afirmación por la positiva, cuando la Grieta es el choque por la negativa.

Para quienes no siguen el minuto a minuto de la política nacional podrá ser un nombre nuevo en los medios, pero en la política él es conocido.

Él ya estuvo asesorando a Sergio Massa y Cristina Kirchner, por ejemplo, en otras campañas electorales del pasado reciente.

Según su visión, bastante acertada, los votantes se dejan llevar por los sentimientos y lo que generan las redes sociales, incluso con cuentas anónimas. En Juntos por el Cambio hay una sensación muy similar, motivo por el cual se explica la obsesión de sostener a los trolls.

Pero su enfoque,del Sí, debe convivir con otros mensajes de la campaña tal como el No a Macri que ha lanzado el PJ bonaerense.

no a macri.jpeg

Él debe convivir con el Frente de Todos, hoy un rejunte de peronistas y neoperonistas cruzados por alguna confusión acerca de la misión: ¿sacar a Mauricio Macri de la Casa Rosada, mejorar la economía o resolver la situación judicial de la vicepresidenta Cristina Kirchner? En fin, falta identidad que él intenta ayudar a resolver comenzando por quitarle la idea de Frente y dejando sólo el Todos.

De esta manera, comenzó la campaña del Sí.

Gutiérrez-Rubí conoce el riesgo: las internas, que erosionan la identidad del espacio y del propio presidente Fernández. Lo mismo le pasó a Macri.

En definitiva, estos frentes electorales no sirven para gobernar. Quizás hasta ya son limitados para ganar elecciones.

Lo cierto es que la campaña electoral de este 2021 postpandemia se perfiló mediática y de pronto todo fue tornando hacia la presencialidad.

En este marco, la campaña del Sí de Gutiérrez-Rubí ya tiene su campaña del No -claro es No a Macri pero en semiología plantea dilemas-, que lidera la Vcepresidenta.

cfk.jpeg
CFK y la foto preferida por la militancia pejota del acto el 16/10: ¿Qué tiene que ver con la campaña de Antoni Gutiérrez-Rubí?

CFK y la foto preferida por la militancia pejota del acto el 16/10: ¿Qué tiene que ver con la campaña de Antoni Gutiérrez-Rubí?

Según el diario Clarín, “el asesor catalán de Alberto, Cristina y de los candidatos no gana para disgustos. El miércoles a la noche se fue a dormir en paz porque Fernández había aceptado, al fin, su consejo de no convocar a actos partidarios. Pero menos de 24 horas más tarde, Alberto estampó su firma en un comunicado del PJ en el que convocaba a llenar las plazas de todo el país por el 17 de octubre. ¿Qué había pasado en el medio? La Cámpora, a través de Andrés Larroque, había dicho que la agrupación de Máximo Kirchner sí iba a realizar festejos. La lengua mordaz de Hebe de Bonafini se plegó: “Es una vergüenza que hayan querido suspender el 17 de octubre. Alberto está haciendo todo mal”.

Gutiérrez-Rubi es afecto a trabajar con estudios demoscópicos. Eso lo lleva a razonar que hay viejas prácticas de la política que, lejos de sumar, restan. No sería una celebración peronista, justo el día de la madre, un acontecimiento esperado por millones de argentinos que creen que la Casa Rosada no se está ocupando de sus penurias cotidianas. Eso intentó explicarles el asesor. Que los actos endogámicos no acercan: expulsan Gutiérrez-Rubi es afecto a trabajar con estudios demoscópicos. Eso lo lleva a razonar que hay viejas prácticas de la política que, lejos de sumar, restan. No sería una celebración peronista, justo el día de la madre, un acontecimiento esperado por millones de argentinos que creen que la Casa Rosada no se está ocupando de sus penurias cotidianas. Eso intentó explicarles el asesor. Que los actos endogámicos no acercan: expulsan

Ordenar la campaña ha pasado a ser una tarea titánica para el consultor. La mayoría de los candidatos reconoce que tiene buenas intenciones y que ha renovado cierto espíritu de que las cosas podrían estar mejor cuando se vuelva a votar, aunque hasta ahora los estudios siguen arrojando malos resultados”.

Ayer (16/10), CFK pareció relanzar esa campaña del No, poniendo en duda incluso el acuerdo con el FMI:

Quería venir a este Encuentro Nacional de Juventud, a este cierre del plenario, en vísperas del 17. De otro 17. Sé que van a estar en la Plaza Quería venir a este Encuentro Nacional de Juventud, a este cierre del plenario, en vísperas del 17. De otro 17. Sé que van a estar en la Plaza

Pero es importante que cuando mañana vayan a la Plaza a recordar esa gesta histórica fundacional de nuestro movimiento, no vayamos con una actitud meramente recordatoria, casi nostálgica. De ningún modo.

Porque esa propuesta, esa idea que tuvo la impronta de incorporar a los trabajadores al sistema de decisión de la política nacional sigue hoy más vigente que nunca. Ahora, la derecha en Europa dice que la culpa de que las cosas vayan mal la tienen los inmigrantes.

Acá nos dicen que la culpa la tienen los derechos de los laburantes. Minga. No es cierto. Es la concentración cada vez más horrorosa del capital. Hoy lo denuncia el Papa Francisco y habla de la locomotora descontrolada que marcha hacia el abismo.

Una idea profundamente humanista, social, cristiana. Eso fuimos, somos y seremos.

Necesitamos una refundación en la Argentina de aquel pacto entre los trabajadores y el capital. Ya probaron con un Gobierno que decía que los empresarios van a salvar el país.

Miren lo que nos pasó: entramos de vuelta con el Fondo Monetario Internacional y estamos con un endeudamiento que, sumado a la pandemia que sufrimos, estamos como estamos.

Nuestro Gobierno cumplió las 3 pruebas de ácido: la incorporación de millones de puestos de trabajo, la movilidad social ascendente, generando una importante clase media con mejores condiciones salariales y laborales.

La otra prueba del peronismo es la incorporación de los jóvenes. Yo me incorporé en los años ´70 cuando no había democracia, estaba prohibida la política. Ustedes se incorporaron a la política en plena democracia.

La tercera prueba del ácido peronista es que Perón nunca permitió el ingreso del Fondo Monetario Internacional a la República Argentina. Y Néstor pagó todo lo que debía y buenas noches. La tercera prueba del ácido peronista es que Perón nunca permitió el ingreso del Fondo Monetario Internacional a la República Argentina. Y Néstor pagó todo lo que debía y buenas noches.

La política económica la decidimos los argentinos y argentinas en elecciones libres, populares y democráticas. La pandemia ha dejado un mundo que agravó la situación de concentración y desigualdad que había pero incorporó cosas nuevas: incertidumbre y miedo al futuro La política económica la decidimos los argentinos y argentinas en elecciones libres, populares y democráticas. La pandemia ha dejado un mundo que agravó la situación de concentración y desigualdad que había pero incorporó cosas nuevas: incertidumbre y miedo al futuro

Esto es lo que el peronismo sostenía siempre: la necesidad de que sea el Estado, la política, no el mercado, las corporaciones, el que regule la vida de las sociedades para que puedan acceder a un nivel de vida posible y merecido como seres humanos. Eso es el peronismo Esto es lo que el peronismo sostenía siempre: la necesidad de que sea el Estado, la política, no el mercado, las corporaciones, el que regule la vida de las sociedades para que puedan acceder a un nivel de vida posible y merecido como seres humanos. Eso es el peronismo

Campaña del No al mercado y No al FMI. A su vez, campaña del No a una carrera virtual. Sonó Gutiérrez-Rubí.

image.png
Cristina Kirchner volvió a demostrarle a Alberto Fernández, Antoni Gutiérrez-Rubí y el resto del Frente de Todos que no se moverá de su estilo de campaña.

Cristina Kirchner volvió a demostrarle a Alberto Fernández, Antoni Gutiérrez-Rubí y el resto del Frente de Todos que no se moverá de su estilo de campaña.

Posible respuesta de Gutiérrez-Rubí a personajes como CFK

Interesante la columna de opinión que subió el 4 de octubre pasado en su blog titulada: El narcisismo político contra la democracia

Convertir las ventanas en espejos autorreferenciales. Las conversaciones en ecos reverberantes y onanistas. La confianza en mesianismo y lealtad claudicante. Y los equipos en coros y público acrítico es parte de las muchas —y peligrosas— derivas que tiene el narcisismo cuando se convierte en identidad y característica del gobernante político. Todas ellas apuntan a un mismo foco: suplantar el liderazgo transformador por el hiperliderazgo personalista. Del nosotros, al yo. Del sujeto colectivo, al individual Convertir las ventanas en espejos autorreferenciales. Las conversaciones en ecos reverberantes y onanistas. La confianza en mesianismo y lealtad claudicante. Y los equipos en coros y público acrítico es parte de las muchas —y peligrosas— derivas que tiene el narcisismo cuando se convierte en identidad y característica del gobernante político. Todas ellas apuntan a un mismo foco: suplantar el liderazgo transformador por el hiperliderazgo personalista. Del nosotros, al yo. Del sujeto colectivo, al individual

Pero seamos sinceros: el narcisismo político no es sino un aspecto más de una sociedad cada vez más narcisista. No cabe duda de que esta epidemia contribuye en gran medida al éxito preocupante y amenazante de los populismos. La aceptación social de personalidades políticas abiertamente narcisistas como Silvio Berlusconi, Beppe Grillo, Donald Trump o Boris Johnson, por citar sólo algunos, no se entiende sino es en el contexto de una sociedad con acusados rasgos narcisistas Pero seamos sinceros: el narcisismo político no es sino un aspecto más de una sociedad cada vez más narcisista. No cabe duda de que esta epidemia contribuye en gran medida al éxito preocupante y amenazante de los populismos. La aceptación social de personalidades políticas abiertamente narcisistas como Silvio Berlusconi, Beppe Grillo, Donald Trump o Boris Johnson, por citar sólo algunos, no se entiende sino es en el contexto de una sociedad con acusados rasgos narcisistas

Lo ha explicado con brillantez Víctor Lapuente en su libro más reciente Decálogo del buen ciudadano. Cómo ser mejores personas en un mundo narcisista (Península. Barcelona, 2021):«El egocentrismo narcisista propio de nuestra época es el resultado de un doble programa ideológico: el de la nueva derecha y la nueva izquierda que empezaron a surgir en los años setenta y se han consolidado en este siglo. Ambas ideologías pecan de lo mismo: fomentar un excesivo individualismo. La nueva derecha, un individualismo económico, y la nueva izquierda, un individualismo cultural. Como consecuencia, nos hemos entregado todos a un individualismo rampante, destructivo con la comunidad y con nosotros mismos».

campaña si 2.jpg
Antoni Gutiérrez-Rubí diseña una campaña. La cuestión es que todos adhieran a sus consignas.

Antoni Gutiérrez-Rubí diseña una campaña. La cuestión es que todos adhieran a sus consignas.

Pero políticos narcisistas han existido siempre, con casos verdaderamente patológicos. La psiquiatra y psicoanalista francesa,Marie-France Hirigoyen (1949), tras su rotundo éxito en los años 1990, cuando denunció el acoso moral en un best seller y conseguió que se tipificara como delito, vuelve hoy con Los narcisos (Paidós). Un libro en el que pone el dedo en la llaga de todos los males que nos deja una sociedad que, individualista, competitiva en extremo e insegura, está liderada por narcisistas patológicos

La exacerbación del narcisismo político supone un peligro para la democracia, causado por un individualismo hipertrofiado La exacerbación del narcisismo político supone un peligro para la democracia, causado por un individualismo hipertrofiado

Las virtudes del individualismo, como la autonomía y la responsabilidad personal que incentivan la iniciativa para actuar y representan un antídoto de la corrupción institucional, mutan en vicios cuando aparece su lado oscuro, que no es otro que el narcisismo. En la autocomplacencia de la propia identidad se diluye la empatía hacia los demás, se acrecienta la desconfianza hacia las instituciones comunes, desaparecen, en definitiva, las virtudes cívicas que constituyen el cemento de una democracia sana.

El narciso político no sólo cree que es especial, sino único, elegido y llamado a dejar huella en la historia. Su obsesión por la visibilidad, el reconocimiento y la adulación le llevan a prácticas políticas efímeras, pero efectistas, o bien a gestos adanistas sin complejos ni mesura. El narciso hará cualquier cosa por alargar el encanto, hasta perder la noción de la realidad. Así, la huella —y su notoriedad— se convierte en el objetivo. El camino y sus consecuencias es casi irrelevante El narciso político no sólo cree que es especial, sino único, elegido y llamado a dejar huella en la historia. Su obsesión por la visibilidad, el reconocimiento y la adulación le llevan a prácticas políticas efímeras, pero efectistas, o bien a gestos adanistas sin complejos ni mesura. El narciso hará cualquier cosa por alargar el encanto, hasta perder la noción de la realidad. Así, la huella —y su notoriedad— se convierte en el objetivo. El camino y sus consecuencias es casi irrelevante

Es la diferencia entre el destello y la luz. El destello, deslumbra. La luz, guía".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario