ACTUALIDAD Alberto Fernández > Cristina Kirchner > crisis

CRISIS EN LA ROSADA

Alberto Fernández llegó a "héroe", y Cristina, a loca

"Traición", "colapso", "crisis", todo término catastrófico puede dar una imagen de la crisis que se desató entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

La "traición", el "colapso de 2001", "el Titanic", todo término catastrófico sirve a los medios hoy para dar una imagen de la situación caótica que se vive en el Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Incluso los medios oficialistas han echo eco de lo que no puede ser descripto más que como una crisis, y de tal envergadura, que sin dudas nadie esperaba que ocurriese, al menos, tan pronto celebradas las PASO.

Entre los análisis de los diarios de mayor circulación, y conocidos sitios web de noticias, resalta el artículo de Claudio Jacquelin en el diario 'La Nación', que fue presentado bajo el título "Cristina vs Alberto. El conflicto más grave desde el colapso de 2001" y llevó la foto de Alberto Fernández partiendo de Olivos en el helicóptero, imborrable imagen en la memoria colectiva de los argentinos.

Anticipando frases del tipo "el futuro es cada vez más incierto" y "Cristina y Alberto se exponen al conflicto más grave que registra la democracia desde el colapso del 2001", describe:

la disputa interna que profundizó la debacle electoral del oficialismo se transformó en una crisis institucional sin solución a la vista y que se fue agravando a lo largo del día, hasta convertirse en el conflicto más grave que registra la democracia desde el colapso de 2001 la disputa interna que profundizó la debacle electoral del oficialismo se transformó en una crisis institucional sin solución a la vista y que se fue agravando a lo largo del día, hasta convertirse en el conflicto más grave que registra la democracia desde el colapso de 2001

Y siguió: "Más de doce horas pasaron a partir del momento en que estalló públicamente el mayor enfrentamiento explícito entre el Presidente, su vicepresidenta y la poderosa organización que conduce el hijo bipresidencial sin que la ciudadanía supiera qué quedaba del gobierno del Frente (cada vez menos) de Todos. Con esa incertidumbre, en medio de una absoluta fragilidad política y una crítica situación económica, nos fuimos a dormir anoche los argentinos. Bailando sobre la cubierta del Titanic."

La visita de Aníbal Fernández fue un dato relevante en la jornada ayer que también destacó el artículo: "el expluriministro kirchnerista le habría sugerido al jefe del Estado que les pidiera a todos los ministros albertistas que siguieran los pasos de De Pedro para licuar el impacto de la movida de los funcionarios cristicamporistas. "Para disimular un elefante hay que llenar la calle de elefantes", le habría aconsejado el refranero Aníbal".

En cuanto a Sergio Massa quien "pretendía mediar o, al menos, ser visto como mediador" afirmó que por las dudas, "se refugió en un lugar neutral, sus oficinas de la Avenida del Libertador 850, en Recoleta. Después de haber estado con Alberto Fernández en la Casa Rosada y con Máximo Kirchner en el Congreso, prefirió no ser visto en ningún lugar que llevara a sospechar que estaba tomando partido. (...) Al final de la noche era poco lo que había conseguido. La intransigencia de los dos contendientes seguía irreductible".

Como era de esperarse, Carlos Pagni también hizo su aporte en el diario afirmando que las elecciones no hicieron más que poner "en evidencia las grietas preexistentes en la alianza gobernante". Dijo también que "el oficialismo quedó al borde del abismo", que "Cristina Kirchner presionó para intervenir el equipo del Presidente", y que éste "resiste".

Básicamente, afirmó que el resultado de las PASO derribaron gran parte de los motivos por los cuales se gestó la coalición que les garantizó el acceso al poder.

También hizo referencia a la situación judicial de Cristina Kirchner con un "dato extra": Gerónimo Ustarroz, hermano de Wado de Pedro, responsable de los intereses K en el Consejo de la Magistratura, no habría presentado su renuncia.

wado de Pedro
Eduardo 'Wado' de Pedro, ministro del Interior del gobierno de Alberto Fernández, es un incondicional de Cristina Kirchner.

Eduardo 'Wado' de Pedro, ministro del Interior del gobierno de Alberto Fernández, es un incondicional de Cristina Kirchner.

"Al final, ¿era de Alberto Fernández? Para nada. La vocación de permanencia de Ustarroz revela un rasgo central de la coyuntura política. El problema más delicado de la derrota para la señora de Kirchner es que, según su propia concepción, la absolución o la condena judicial no depende tanto de los expedientes como del monto de poder que un imputado está en condiciones de exhibir. Si el fracaso electoral queda corroborado en noviembre se desataría para ella, siguiendo su argumento, una pesadilla. Es natural entonces, que ponga a disposición de Fernández a sus soldados de juguete. Con Ustarroz, en cambio, no se juega. No vaya a ser que, en un momento de distracción, Fernández acepte que se aleje.

Esta imprescindibilidad de Ustarroz demuestra, por contraste, que Martín Soria es un ministro de Justicia folclórico, promovido por Massa para hacer declaraciones rimbombantes. No mucho más que eso."

Pagni destacó que si bien es verdad que Alberto Fernández "resistió el asalto al gabinete", también es cierto que "las adhesiones que recibió de numerosos gobernadores, del sindicalismo y del Movimiento Evita, fueron una manera de forzarlo a no ceder".

"(...) La obstinación del Presidente, de mantenerse hoy, abre una nueva configuración general para la política. Él está arrinconado y también Cristina Kirchner está contra la pared. Tienen como rusos y norteamericanos durante la era nuclear la mutua destrucción asegurada".

Finalmente, el desafío de Juntos por el Cambio en un "escenario posible": "¿Qué debería hacer Juntos por el Cambio si se organiza un nuevo oficialismo, desprovisto del ala más radical del kirchnerismo, y por eso mismo más necesitado de apoyo parlamentario? El temor a que cambie la dependencia de la señora de Kirchner por la dependencia de Horacio Rodríguez Larreta, Macri, Elisa Carrió y los radicales, hace que algunos amigos de Fernández, con enorme influencia sobre él, le recuerden que su prioridad debe ser mantener la alianza que lo llevó a la Casa de Gobierno.

En medio de estos vientos, Fernández procrastina. Eterno enamorado de la sensibilidad radical, está atrapado en la feroz opción de Alem. Debe evitar que se rompa la coalición. Pero también debe evitar doblarse".

cristina fernandez de kirchner.jpg
¿Lo de Cristina Kirchner fue traición?

¿Lo de Cristina Kirchner fue traición?

Por otro lado, en el diario 'Clarín', Eduardo Van Der Kooy habló de la "traición que descubre Alberto Fernández", quien repitió varias veces que "nunca más se pelearía con Cristina Fernández". Y también hizo referencia a 2001: "La dificultad para convivir entre los máximos exponentes del poder político ha abierto en la Argentina una crisis institucional, en su génesis, similar a la ocurrida hace exactamente dos décadas". "La gran crisis del comienzo de siglo", remarcó.

Tras un repaso, habló del "golpe palaciego" de Cristina, frente al cual Alberto "inició un improvisado despliegue defensivo con gobernadores". "Sus hombres más cercanos vivieron la novedad con perplejidad y enojo. Uno de ellos comentó cerca del anochecer: 'Estamos asistiendo a una traición'. Lenguaje muy familiar al peronismo".

"El Gobierno, virtualmente, está (...) partido en dos. La fragmentación en el Frente de Todos asoma aún mayor. La simple enunciación no alcanzaría para dimensionar la gravedad de la crisis. La discordia ocurre después de la derrota en las PASO, en medio de una dantesca crisis económico-social y con la amenaza de una pandemia cuya atención el Gobierno parece haber abandonado. Los informes diarios del Ministerio de Salud carecen cada día de rigor. Está informando decesos que se produjeron en junio y julio".

Alberto se atrincheró con los suyos, pero "la crisis política e institucional ha cobrado una dinámica de la cual resultará muy difícil regresar", sentenció.

Para males, "la crisis afloró apenas el Gobierno debió dar los primeros pasos en busca de rehacerse para el exigente desafío de noviembre. Remontar la cuesta era ya difícil el domingo por la noche. Lo será muchísimo más después de esta explosión política. Juntos por el Cambio asiste incrédulo y agazapado al posible beneficio".

"Buitres" los llama el oficialista sitio web 'El Destape', para el cual el día de ayer fue "doloroso". "El día que la unidad dolió", fue el tituló de su análisis, el cual denota también un tanto de ¿arrepentimiento?

Juntos por el Cambio CBA.jpg
Algunos medios llamaron a la oposición, "buitres", otras "espectadores de lujo".

Algunos medios llamaron a la oposición, "buitres", otras "espectadores de lujo".

"Las diferencias en el ritmo que había que imprimir a la reacción tras las PASO desató una inoportuna tormenta en el Frente de Todos. En el gobierno se resisten a hacer cambios y los buitres promueven una ruptura con CFK", anticipa.

"El resultado de las primarias detonó un conflicto que se incubó durante más de un año, al principio en privado y luego a cielo abierto. Lo que sucedió en la tarde del miércoles debe leerse como la continuación lógica de las cartas y discursos en los que CFK pedía cambios en el elenco de un gobierno que, más allá de la pandemia, exhibía problemas de funcionamiento que dificultaban una respuesta a la crisis en la magnitud requerida. Alberto Fernández esperaba, el domingo pasado, un respaldo popular que le permitiera hacer, por fin, esos cambios, que todos sabían necesarios, sin que se sintiera la sombra de su vice detrás. El cálculo falló por mucho".

Pero sentenció: "Falló, también, la reacción". "La decisión del kirchnerismo de marcar la cancha poniendo sus renuncias a disposición de Fernández, en una evidente maniobra para forzarlo a abandonar la inmovilidad, dejó al desnudo las diferencias que hasta el domingo se disimulaban debajo de la ilusión de que la unidad era garantía de éxito."

(...) está claro que algo hizo crack. La palabra que más rebotó en los chats fue 'roto'".

Mientras tanto, como se mencionó al principio, menciona a los "buitres volvieron a sobrevolar la Casa Rosada, encontrando una oportunidad en esta crisis".

La "estocada" del Instituto Patria

El sitio web 'La Tecla' se refirió más precisamente al 'Instituto Patria' que encontró una inesperada resistencia por parte del mandatario, que dice que si hace cambios muestra debilidad.

"Al final del día el kircherismo duro retrocedió frente al apoyo que recibió Alberto y el riesgo institucional que se empezaba a correr", describió e incluso menciona que ¿Alberto Fernández puede salir fortalecido?

"Con poco que perder, el Presidente se vio obligado a resistir, empujado a esa situación incómoda y en la que no se siente a gusto por la maniobra de la vicepresidenta. Cristina hizo la jugada de movilizar la renuncia de los suyos para presionar la salida de los hombres afines a Alberto del gabinete y, directamente, intervenirle todo el Gobierno", afirmó sobre lo que describió una "traición con aviso". "El que avisa, no traiciona", palabras de un conocido ultraK.

La estocada que llegó desde el Patria no fue, como en otras ocasiones, imprevista y sin avisos previos La estocada que llegó desde el Patria no fue, como en otras ocasiones, imprevista y sin avisos previos

Sin embargo, afirma en férrea "defensa" del mandatario, "algo que parece no haber medido la vicepresidenta es hasta dónde llega el enojo de Alberto y hasta dónde ese enojo lo eleva a un nivel de resistencia que hasta ahora el Presidente nunca había mostrado. Porque, se sabe, le cuesta poco retroceder y menos ceder. Pero ahora las cosas se manifestaron de manera diferente: 'No voy a cambiar nada, hacerlo es mostrar debilidad', les dijo Alberto Fernández a sus colaboradores cercanos".

"Además, contrariamente a lo que suele pasar con su carácter de calenturas pasajeras, Alberto ya lleva más de 72 horas enojado, y eso lo hace peligrosamente impredecible. A nadie en la alianza gobernante le conviene que se quiebre la institucionalidad, y a la que menos le conviene es a Cristina. Jugado por jugado, Alberto es quien tiene menos para perder, y en esa tesis es con los suyos o con nadie".

alberto.jpg
"Las horas más débiles" de Alberto Fernández.

"Las horas más débiles" de Alberto Fernández.

"La vicepresidenta dio el primer paso hacia atrás en la jugada con un llamado a Martín Guzmán, el cuestionado ministro de Economía que Alberto se empeña en conservar porque cree que es el único capaz de encontrarle una salida a la difícil negociación con el FMI y el Club de París"; desde "La Cámpora se encargaron de hacer circular una versión diferente sobre el efecto que se había buscado con las renuncias cristinistas", y un avezado analista, conocedor profundo del peronismo dijo que "Cristina tuvo que descomprimir porque, además, estaba quedando en un lugar difícil".

Cierra el análisis con un Alberto Fernández que, en sus horas más débiles, "se probó a sí mismo que puede resistir, autodefenderse del fuego amigo y disponer siempre de una valiosa bala: su caída puede arrastrar a todos, incluso a la reina, sus alfiles y sus peones".

Casi la imagen de un héroe. Cuestionable. Pero 'Ambito Financiero' siguió una línea similar con su prudencia "Esto no le conviene a nadie".

Ezequiel Rudman lo mencionó como "la máxima presidencial sobre la mini crisis interna del Gabinete". Lejos del 'Titanic', claro. ¿Sobre tierra firme?

"Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa se necesitan mutuamente. Tal vez ahora, tras la derrota electoral, más que nunca. Para el peronismo no habrá 14 de noviembre, y menos aún 2023, con los socios electorales enfrentados y en tensión por las sillas del gabinete. El Presidente resolvió sostener a sus ministros y mantener el equilibrio interno en el Frente de Todos".

El presidente calmó la aguas, Cristina Fernández no lo traicionó dado que dio un "sinfín de señales previas" y se mantiene "la convicción de que la salida del peronismo es colectiva y en unidad".

También Liliana Franco afirma que "Alberto Fernández, se mantiene firme en su decisión de no modificar el gabinete de ministros". "Lo concreto es que el Presidente sigue resistiendo la presión de Cristina de entregar ministros como consecuencia de la derrota electoral, según se comentaban desde temprano en la Casa Rosada".

'Página 12' habló de una "tensión dentro de la coalición gobernante, que venía creciendo luego de la derrota en las PASO", esto es, el domingo pasado, y "estalló ayer cuando los ministros del gabinete nacional y otros funcionarios que responden a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pusieron sus renuncias a disposición del Presidente Alberto Fernández".

"Desde el domingo, cuando el kirchnerismo pedía cambios en el gabinete que no fueron escuchados" hasta la noche de ayer...

En línea con ese artículo, Mario Wainfeld lo describió como "el primer conflicto interno" dentro de la coalición oficialista. Aunque aclara "el primer conflicto serio" para no descartar ¿conflictos menores?

"(...) los sucesos desencadenados ayer no han llegado a un desenlace, ni siquiera interino. (...) Lo ocurrido es relevante, acaso la primera crisis seria de gobierno dentro de la coalición oficialista. Por lo menos, la más aguda, la más visible, la primera que divide en dos al gabinete y al elenco de funcionarios que acompaña al presidente Alberto Fernández.

La parte ostensible comenzó con la puesta a disposición de renuncia firmada por el ministro del Interior Eduardo de Pedro. (...) Tales ofrecimientos son técnicamente redundantes o superfluos porque el presidente, único titular constitucional del Poder Ejecutivo, puede decidirlas y pedirlas en cualquier momento. Políticamente tienen sentido: desembarazar de escollos (reales o imaginados) al mandatario, ratificar que se está bajo su mando. Tras una ruda derrota electoral, hacerse cargo de cierta corresponsabilidad en los resultados.

Lo particular del texto de Wado de Pedro y de las manifestaciones similares de otros ministros o funcionarios nacionales (detallados en la nota de Melisa Molina) fue su profusa propagación. Y que todos provinieran de dirigentes vinculados directamente al ala kirchnerista del Frente de Todos (FdT). Medió, pues, una directiva de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner".

Sanos reclamos

En su texto, Wainfeld relativiza las ofrecimientos de renuncias: "no apuntaban solo ni principalmente a ampliar el margen de acción del Presidente sino a interpelarlo, a exigirle que actuara, que relanzara al gobierno. Que pidiera otras renuncias, de “funcionarios que no funcionaban”. El reproche propalado off the record fue la pasividad de “Alberto” para mover alfiles pero en especial para dar respuestas concretas al reclamo surgido de las urnas".

Al fin y al cabo, "las victorias electorales cohesionan, empoderan, liman asperezas entre aliados. Las derrotas centrifugan, atizan los conflictos preexistentes. Así pasan estos días para Juntos por el Cambio (JxC) y para el FdT".

En ese marco, las PASO dan lugar a la elección general "de la que saldrán los diputados y senadores electos" y en las que la suerte no está necesariamente "echada, tal vez pueda modificarse". "(...) si la polémica interna se encauza pronto y produce un desemboque deseable. Al final del primer tiempo, imposible asegurarlo. La real dimensión se medirá en los próximos días o semanas. Habrá que ver".

Desde el interior del país, el diario 'Río Negro', se habló de "tensión a un nivel máximo dentro del Frente de Todos" y de "implosión en el oficialismo" con una "orden de Cristina" que "ya es desembozada".

Lejos de un Alberto Fernández que controló la situación", el matutino habló de una "presión del ala dura kirchnerista" que "se ha vuelto a estas horas insoportable para el presidente de la Nación y una crisis institucional para el país".

"La orden de Cristina fue vaciar el gabinete ante la resistencia de Alberto de no sacar a los ministros que la vice quiere ver eyectados hace rato, y que se definan medidas populistas que eleven la sensación de mejora para los bolsillos de la gente, en un desesperado intento de revertir la catástrofe electoral del oficialismo.

Quedaron atrás las simulaciones. La ofensiva de “poner orden” es desembozada y la interna por una orientación de poder “sin tibiezas” está en vidriera."

Apuntó a medios K que colaboraron como 'Página 12', 'Ámbito Financiero' y 'C5N':

"El primero, a días de la elección tituló: "Es la economía", le faltó el "estúpido" para completar la célebre frase de James Carville, estratega de la campaña de Bill Clinton. El diario le hacía notar al gobierno que debía acelerar más la maquinita de emisión monetaria para impulsar el consumo.

Ámbito, desde la portada, tildaba de "parches" las medidas planeadas por Alberto y reclamaba urgentes cambios en el gabinete.

C5N fue más gráfico: colocó placas con las figuras de Martín Guzmán, Matías Kulfas, Matías Lammens y Claudio Moroni pendiendo de una floja cuerda circense.

Ante las presiones (primero disimuladas) del kirchnerismo de generar los cambios, Alberto se mostró con ellos para dar un inequívoco mensaje de resistencia.

Fue inútil. La implosión estalló. Al fin y al cabo, el poder le pertenece a ella".

No tan lejos de esa opinión, el sitio web 'Infobae' habló del "cisma político generado por la dueña del poder y ex dueña de los votos mayoritarios del pueblo" y calificó de una "ofensa a todos los argentinos":

"Estamos en pandemia. Convivimos con la muerte, la enfermedad, la incertidumbre, la falta de trabajo, la ausencia de perspectivas en un país donde el futuro mejor que nos prometen en cada elección nunca llega, sino que se aleja cada dos años un poco más. Encima de todos estos problemas y tantísimos más, resulta un abuso de poder sin justificación alguna someter al pueblo argentino ante tamaña incertidumbre en una guerra por el poder, que sólo le interesa los privilegiados de la casta política, mientras cada día más y más argentinos penan por conseguir un plato de comida al día. Realmente dan vergüenza, no merecen ser nuestros representantes, la silla de la ética les queda demasiado incómoda".

Y continuó: "El Frente de Todos perdió estrepitosamente una elección. El pueblo le demostró que estaban equivocados. En lugar de asumir sus errores, lamerse las heridas y comenzar el camino necesario para dar certidumbre y gobernabilidad a un pueblo hambriento, salieron a romper todo, sin importar las consecuencias, en un pseudo golpe de Estado, que no es tal, pero se le asemeja bastante, tratando de mostrar quién tiene la sartén por el mango. Alberto Fernández es un presidente sin poder ni credibilidad, pero es el presidente que votó mayoritariamente el pueblo a instancia de la propia Vicepresidenta. Fue ella quien lo puso ahí. Es responsabilidad de todos sostenerlo hasta el último día de su mandato. Así es y funciona la institucionalidad, por más que el traje de primer mandatario le quede grande.

Precisamente actos infortunados como los que vivimos en los últimos días son los que nos exhiben al mundo como una aldea de pobres, desorganizada e imprevisible. ¿Inversiones? Olvidémonos por mucho tiempo, nadie en su sano juicio se acercará a nuestras orillas. Nos hacen retroceder décadas. Estamos en la avenida donde la estupidez se cruza con la arrogancia".

La batalla de los modelos

El sitio web 'MendozaOnline' habló en cambio de una "ortodoxia socialdemocrata vs radicalización K", en lo que se traduce como una "batalla que comienza".

"Finalmente se dio lo que se prometió en campaña: la batalla por dos modelos. Pero en lugar del combate Gobierno contra oposición, la disputa estalló entre el albertismo y el kirchnerismo. Acuerdo con el FMI: el capítulo central. Final incierto", afirmó Carlos Burgueño para un análisis que se sentó sin dudas, sobre la economía, gran problema de fondo entre ambos sectores.

cristina.jpg
En pocas horas, Cristina Kirchner pasó del "baile" a la furia.

En pocas horas, Cristina Kirchner pasó del "baile" a la furia.

'Perfil' analizó a Cristina Kirchner: "Más que sacar una bandera blanca, trató de imponer y no negociar. Venía cargada Cristina del domingo, por el pésimo resultado electoral y una vibrante reunión con Alberto, a quien le atribuyó la responsabilidad del fracaso".

"Bastaba ver las imágenes de ese día para entender la rabia: ella votando a la mañana, danzando alegre con una rosada Moncler tres cuartos —nadie la imagina con una imitación falsa— para culminar en una noche agrisada, mustia, compartiendo odiosa resignación en una escena de condenados con el Presidente. Un golpazo. Pero, sorprendió que a una dirigente experimentada como ella, desvariara ante un episodio reversible, ante un terremoto en una taza de café: en los comicios de noviembre, solo debe transformar algo más del 4% en la provincia de Buenos Aires que los separa de los opositores. Ni siquiera parece una hazaña esa vuelta de campana en el santuario peronista. Al menos no parecía una proeza hasta que Ella en 24 horas provocó un turbión institucional, indignada con su elegido, con la indocilidad de quien a la mañana siguiente ya confesaba a sus íntimos con una advertencia para su Vice: “No voy a hacer ningún cambio de gabinete, es absurdo. Porque si volvemos a perder en noviembre tendría que cambiar de nuevo a los ministros”."

"Esa explicación no satisfizo a la dama y empezó el bombardeo..."

"Incontenible, excesiva, Cristina se reunió el martes a la noche con Alberto para demandar los cambios, casi una extorsión: cree que la demora cuestiona su autoridad. Exageraba, era un marido pidiendo el divorcio porque su mujer le había hecho mal las papa fritas y no por encontrarla retozando con 22 jugadores de un equipo de fútbol".

"Casi una insensatez de egos resultó la discrepancia en el dúo presidencial por el resultado de una elección interna, menor en cierto sentido. Solo fueron apenas unas PASO anticipatorias de una legislativa, una encuesta o ensayo, ni siquiera el preámbulo de una presidencial."

Edi Zunino lo sintetizó con un título aún más claro "Cristina está mal": " La impaciencia de la vice parece ser el dato clave de una crisis política de alternativas inéditas. La sacrosanta unidad del Frente de Todos no toleraba una encuesta".

"Si CFK cree que la foto de hoy será más provechosa que la de Fabiola Yáñez festejando su cumple durante la cuarentena estricta, se equivoca. Pinta una señal más de la distancia (y la impotencia) de los políticos ante la gravísima situación por la que atraviesan millones de personas. Y darle la razón a los fenómenos que se afianzan denunciando la existencia de una “casta dirigente” cínica, egoísta y voraz".

Lejos de su principal competidor 'Ambito Financiero' y de la "locura" de Cristina con la que avanzó 'Perfil', 'El Cronista Comercial' muestra a un presidente golpeado.

Alberto, en su peor hora: la renuncia del ala K lo fuerza a revisar el rumbo o enfrentar a la vice Alberto, en su peor hora: la renuncia del ala K lo fuerza a revisar el rumbo o enfrentar a la vice

"Si la apabullante derrota electoral fue un largo trago amargo, el cimbronazo que provocó la sorpresiva y orquestada renuncia de una decena de funcionarios que responden a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, terminó por hundir en pocas horas la capacidad de maniobra del presidente Alberto Fernández y dejó al frente electoral que llegó al poder hace 21 meses al borde de una ruptura que augura un tendal de heridos".

"Una jugada de alto impacto que debilita la figura de Alberto Fernández", fue otro de los títulos, firmado en este caso por Martín Dinatale. "Cristina Kirchner marcó la cancha y al mismo tiempo debilita a la figura presidencial".

"En el entorno de Cristina Kirchner un funcionario cercano a la Vicepresidenta dijo sin vueltas: "Se van los que no funcionan o nos vamos nosotros". Una fuerte afrenta.

Será ahora el propio Presidente quien tenga la última palabra. Cualquiera sea su reacción el daño a la alicaída imagen presidencial está hecho y aún faltan muchos días para los comicios generales de noviembre", cierra el artículo.

El diario 'La Voz del Interior', de Córdoba habló de una "grieta interna y el riesgo de convertirse en la nueva Alianza": "La centralidad de Cristina Fernández ingresó en una nueva y peligrosa fase: horadar las pocas porciones de poder que conserva el presidente".

"El éxito de aquella acción de Cristina Fernández al nominar a Alberto Fernández como candidato -porque con ella sola no alcanzaba, pero sin ella tampoco- implosiona ahora a causa de otro evento producido en las urnas: la debacle sufrida por el oficialismo en las Paso.

La vicepresidenta había cuidado ciertas formas hasta aquí. Pero todo se precipitó. Nunca como ahora desde que recuperó el poder, la líder de la coalición vio tan cerca el riesgo de volver a sus padeceres. Su centralidad en la toma de decisiones ingresó en una nueva y peligrosa fase: horadar las poquísimas porciones de poder que conserva el Presidente.

El jefe del Estado respondió la embestida".

"La Argentina de hoy es más vulnerable respecto de la de ayer. El Gobierno, también. El Frente de Todos se la pasa derrumbando mitos: el domingo expuso que el peronismo unido puede perder en la provincia de Buenos Aires. Ahora exhibe que es tan capaz de autodesestabilizarse como lo hizo la Alianza de Fernando de la Rúa y Carlos “Chacho” Álvarez.

El innecesario espectáculo, además de nocivo institucionalmente, es doloroso para millones de argentinos que cargan con la mochila de la postergación de un país que le cierra los caminos y no deja de hundirse en la desesperanza".

En medio del conflicto, el diario 'La Gaceta' destacó el rol de la oposición como "espectadora de lujo".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario