DESDE 1960, 11 TSUNAMIS IMPORTANTES

Amanece en Japón, control de daños y recuerdo del pasado reciente

Amanece en Japón. Con el nuevo día está previsto que el balance de las víctimas, y de los destrozos, resulte mucho más dramático. Aquí un repaso, además, por algunos de los tsunamis más terribles de los últimos años.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). En mayo de 1960 tuvo lugar el mayor terremoto de la Historia, con epicentro frente al sur de Chile y que superó los 9º Richter, generó olas de hasta 25 metros que barrieron partes de la costa chilena, llegando hasta Hawai, donde causó 61 muertos. El total de muertos del seísmo y del posterior "tsunami" se estima entre 490 y 2.290.

 
En 1964 un seísmo de casi 9º Richter golpeó Alaska, la Columbia Británica y la costa noroeste de California, causando 121 muertos. El consiguiente "tsunami" con olas de 6 metros mató a 11 personas en Crescent City (California).
 
El 16 agosto de 1976 un seísmo de 7,9º Richter golpeó la isla de Mindanao (Filipinas) devastando más de 700 kilómetros de costa y causando un total de 8.000 muertos.
 
En diciembre de 1979 un seísmo de 7,9º Richter se produjo en la costa del Pacífico, frente a Colombia y Ecuador. El consiguiente maremoto destruyó al menos 6 poblados de pescadores, causando al menos 360 muertos en la provincia colombiana de Nariño y en la ciudad de Tumaco, entre otras.
 
Hasta mayo de 1986 no tuvo lugar otro seísmo y entonces 104 personas murieron en la costa oeste de Japón tras el maremoto originado por un seísmo en la zona.
 
En julio de 1993 al menos 202 personas murieron en la isla nipona de Okhushiri a causa del "tsunami" originado por un terremoto frente a la costa de Hokkaido (Japón).
Cinco años más tarde unos 2.200 muertos a causa de un "tsunami" en Papua Nueva Guinea, originado por un seísmo de 7,1º Richter, que destruyó las localidades de Arop y Warapu.
 
El mayor tsunami de la historia fue el del 26 diciembre de 2004. Tras un terremoto de 8,9º Richter con epicentro frente a la isla indonesia de Sumatra, el impacto mató a 226.408 personas en 12 países ribereños del océano Índico.
 
Los países más afectados fueron Indonesia (126.915 muertos y 37.063 desaparecidos); Sri Lanka (más de 31.000 muertos), la India (más de 11.000 personas); Tailandia: 5.395 muertos (de ellos 2.248 extranjeros de 37 países que incluyen a dos españoles), y 2.940 desaparecidos. En Somalia hubo 300 muertos y al menos 80 en las Maldivas.
 
Posteriormente, en marzo de 2006 un tsunami mató a 3 personas y destrozó una pequeña aldea en la isla indonesia de Buru.
 
El 17 de julio de 2006 otro tsunami sacudió el suroeste de la isla indonesia de Java y causó al menos 596 muertos, 70 desaparecidas y 110.000 desplazados. La ola gigante fue originada por un maremoto de 7,7º de magnitud cuyo epicentro se situó a unos 200 kilómetros del litoral javanés y a 48,6 kilómetros de profundidad y que fue seguido por numerosas réplicas.
 
En abril de 2007, 52 personas murieron a causa de un tsunami en las Islas Salomón, provocado por 2 terremotos, uno de 8,11 Richter seguido de otro de 7,61. En las provincias del Oeste y de Choiseul se produjeron más de 5.409 desplazados y 916 edificios destruidos. 
 
El 29/09/2009 un tsunami provocó decenas de muertos en las islas Samoa después de que se produjera un terremoto de 7,9º Richter en ese archipiélago del Pacífico.
 
El viernes 11/03/2011, un devastador terremoto de 8,9º en la escala de Richter, el de mayor magnitud vivido en Japón desde que existen registros, ha sacudido el país provocando centenares de muertos y desaparecidos. 
 
El Gobierno japonés ha advertido de un número "extremadamente alto de víctimas", que podría superar el millar, aunque por ahora los últimos datos facilitados por la policía cifran el número de fallecidos en 184. El balance oficial también cifra en 530 los desaparecidos y la Policía señala, además, que al menos 722 personas han resultado heridas. 
 
Sin embargo, se teme que la cifra de fallecidos pueda llegar al millar conforme vaya amaneciendo, ha asegurado la agencia Kyodo citando al Ministerio de Defensa nipón, por el gran número de personas que siguen desaparecidas. El temblor ha dejado sin electricidad a millones de personas en todo el país, donde se ha decretado el estado de "emergencia de energía nuclear" por problemas en una central. Tanto Estados Unidos como los países de la Unión Europea han ofrecido al primer ministro japonés, Naoto Kan, su ayuda para las labores de rescate y reconstrucción.
 
La catástrofe se debe en gran parte a que el fuerte movimiento sísmico, cuyo epicentro se ha localizado en el océano Pacífico a un centenar de kilómetros de la costa, ha desatado un tsunami con olas de hasta 10 metros que han penetrado 5 kilómetros tierra adentro y han arrasado cuanto han encontrado a su paso en las provincias del noreste. Según el ministerio de Defensa, solo en la prefectura de Fukushima hay unas 1.800 viviendas destruidas. 
 
Y en la vecina prefectura de Miyagi, una de las áreas más afectadas, la policía ha asegurado que hay entre 200 y 300 cadáveres en una playa de la ciudad de Sendai (por lo que el balance policial de víctimas quedaría lejos de la realidad). Las olas han arrastrado barcos tierra adentro y se teme que cuatro trenes costeros de los que no se sabe nada hayan sido engullidos por el mar. Al menos uno de ellos era un convoy de pasajeros que trasladaba a un número indeterminado de personas cuando se perdió su pista. Los transportes se han visto afectados en todo el país, dejando a numerosas personas sin la posibilidad de regresar a sus casas, y los vuelos en el aeropuerto de Narita, el principal de Tokio, se han visto interrumpidos durante horas.
 
Con las primeras horas del día en el país, el primer ministro japonés, Naoto Kan, ya ha salido en un helicóptero para sobrevolar las zonas más afectadas y controlar desde el aire la situación en la que se encuentra el país.
 
Japón se enfrenta el sábado 14/03 a la devastación causada en su costa nororiental, con incendios y ciudades inundadas parcialmente tras el enorme mayor seísmo del viernes, que generó un enorme maremoto que podría haber causado al menos 1.000 muertos.
 
Las impresionantes imágenes de televisión mostraron un enorme muro de agua de hasta 10 metros de altura, llevándose vehículos, buques e incluso edificios destrozados a gran velocidad en los campos agrícolas costeros cerca de la ciudad de Sendai, donde vive un millón de personas y que se encuentra a unos 300 kilómetros al noreste de Tokio.
 
"Esto podría ser una operación de ayuda humanitaria de proporciones épicas", dijo la experta en Japón Shela Smith, del estadounidense Council on Foreign Relations.
 
En una de las zonas más afectadas, se podía escuchar a gente enterrada bajo los escombros pidiendo "ayuda" y "cuándo vamos a ser rescatados", según la agencia de noticias Kyodo.
 
En Kesennuma, con una población de 74.000 personas, había numerosos incendios y alrededor de un tercio de la ciudad estaba sumergida, según la agencia de noticias Jiji, que añadió que el aeropuerto de Sendai, donde vive un millón de personas, está en llamas.
 
Los políticos solicitaron un presupuesto de urgencia para colaborar con las tareas de rescate, después de que Kan les pidiera que "salvaran al país", según la agencia de noticias Kyodo. Japón ya es la potencia económica más endeudada del mundo, lo que implica que cualquier financiación extra será seguido muy de cerca por los mercados.