SIN EFECTOS SECUNDARIOS

Antibióticos naturales: efectivos, económicos y al alcance de todos

Parece que a veces nos olvidamos de las bondades que la naturaleza tiene para ofrecernos. Los antibióticos naturales son habitualmente muy eficaces, mientras que los sintéticos han provocado más problemas de los que se supone deberían haber resuelto, pues muchas bacterias han desarrollado una gran resistencia y solo los más potentes funcionan, cuyos efectos secundarios son a menudo peligrosos. Entre sus desventajas, encontramos que el abuso de este producto químico favorece el desarrollo de la cándida, los hongos y las levaduras, además de que debilita al sistema inmunitario, favorece las alergias y perjudica al hígado y los riñones. Mientras los antibióticos naturales, en cambio, no irritan ni estimulan artificialmente al organismo, sino que lo ayudan a equilibrarse, respetando los tiempos de curación necesarios.

Sin duda el descubrimiento de los antibióticos revolucionaron el mundo de la medicina, miles de enfermedades que se volvían, en tiempos milenarios, pandemias ahora se curar con solo recetar una píldora cada 12 horas por 7 días.  

Un antibiótico es una sustancia química que mata o impide el crecimiento de microorganismos, que usualmente son bacterias, que enferman el cuerpo.  

Sin embargo, los antibióticos son relativamente nuevos, sus primeros usos fueron aproximadamente en 1942,  por ello apenas estamos profundizando en todo lo que implica su uso. 

Pese a los grandes beneficios que trae en cuanto a la recuperación de la salud, los antibióticos pueden producir terribles alergias y el abuso de su uso está provocando que la población cree resistencia a sus efectos, teniendo que utilizar antibióticos cada vez más fuertes, lo que crea efectos adversos en nuestro cuerpo.

Dato relevante de este último tema, es la alarmante cifra de personas que mueren en España cada año por bacterias resistentes a los antibióticos.

Según la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Cñlínica (SEIMC), unas 35.000 personas mueren cada año a consecuencia del usos abusivo de antibióticos; hecho que, además, se ha convertido en un problema evidente de salud pública, de ya varios años.

Por su parte, en la Argentina en 2016 los registros hospitalarios mostraron que 9 pacientes, por cada 10.000 habitantes, adquirían superbacterias que resisten a los antibióticos más potentes hoy disponibles, arrojando la escabrosa cifra de 36.000 personas con esta condición.

El problema no es solo de la Argentina y de algunos países del viejo continente. En el mundo, mueren 700.000 personas por las superbacterias, según datos de 2016.

Mientras que una investigación del gobierno británico, las infecciones por superbacterias serán la primera causa de muerte en 2050, superando el cáncer.

Entonces, ¿cómo podemos bajar el consumo de antibióticos? Sencillo, la clave está en lo natural.

Antibióticos naturales al alcance de todos

Muchos alimentos, en parte por la combinación de compuestos y propiedades naturales, refuerzan el sistema inmune e incluso atacan enfermedades específicas.

A su vez, estos antibióticos de la naturaleza no producen alergias ni tienen acciones en el cuerpo agresivas.

Lo interesante del tema, es que por lo general se tratan de alimentos que están en nuestra dieta y que de seguro debemos comenzar a utilizarlos un poco más, sobre todo cuando estamos enfermos.

Penincilina natural

Algunos de los mejores antibióticos naturales son:

  • Ajo: Es uno de los mejores y más potentes antibióticos naturales, combinados tiene más de 60 componentes antivirales y antibacteriados, que no sólo curan sino que previenen todo tipo de infecciones, la ventaja del ajo es que se puede usar de manera externa también, aplicado directamente sobre heridas no tendrás que preocuparte por ninguna infección, e ingerido como por arte de magia estarás libre de cualquier molestia.
  • Jengibre: Lo mejor del jengibre es que tiene un poder antibiótico selectivo, esto quiere decir que es implacable con los microorganismos malignos y fomenta el crecimiento de microorganismos benignos como los de la flora intestinal que permiten combatir mucho mejor enfermedades y mantener la buena salud general.  Es particularmente bueno con infecciones intestinales y de garganta.
  • Cebolla: Es después del ajo uno de los más importantes antibióticos naturales, esto por la combinación de sustancias que la conforman es excelente para cualquier infección de las vías respiratorias. También es excelente para combatir todo tipo de parásitos intestinales.
  • Frutilla: La frutilla tiene una función antiviral muy importante ya que fortalece al sistema inmunológico naturalmente haciéndolo más efectivo al combatir todo tipo de infecciones.  La fresa es un muy buen complemento para tratamientos de enfermedades reumáticas.
  • Tila: Además de ser un relajante natural que nos hará respirar tranquilos después de un día estresante o poco amigable, la tila tiene propiedades mayormente antivirales, así que cuando tus defensas están muy bajas, un té de tila, no sólo te relajará y ayudará a dormir sino que será un elemento activo para combatir cualquier infección.
  • Romero: Es un excelente condimento que tiene más de 20 propiedades antivirales.  Un té de romero además de ser muy rico es excelente para evitar que gérmenes, que potencialmente pueden dañar tu salud se expandan en el cuerpo causando más problemas.  Una infusión 3 veces por semana te ayudará a prevenir muchas infecciones y enfermedades.
  • Miel de abeja: La miel de abeja cruda está considerada como uno de los mejores antibióticos naturales que podemos encontrar. Ya existe evidencia científica que sugiere que la miel de abeja podría ayudar a combatir diferentes infecciones como las ocasionadas a nivel intestinal, infecciones cutáneas y otras 250 tipos de bacterias.

Otros alimentos que debemos considerar

7 formas correctas de usar la cúrcuma

  • Cúrcuma: Como antibiótico, la cúrcuma se utiliza para prevenir y combatir la bacteria Helicobacter pylori, común en las úlceras gastroduodenales y otras infecciones.
  • Pimienta cayena: La pimienta de cayena está siendo utilizada en el tratamiento de vulvovaginitis, una infección común en las mujeres. Varios estudios han demostrado que esta especia ejerce un efecto antifúngico y antibiótico considerable en esta condición.
  • Aceite de orégano: tiene un alto poder antibiótico que puede ayudar a combatir diferentes tipos de microorganismos. Este tipo de aceite ayuda contra los hongos en pies y uñas, parásitos, infecciones y sinusitis.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario