COMIDA, PLANES DE FINDE Y LA FAMILIA

7 Cosas que los venezolanos en la Argentina extrañan

Aunque agradecemos la enorme receptividad de la Argentina, en especial el calor y amabilidad de su gente, los venezolanos que hoy estamos en suelo gaucho seguimos extrañando cosas bien puntuales de nuestra tierra hoy sumida en desgracia. Y es que pese a que en este país muchos nos sentimos parte de algo y encontramos nuestro lugar las diferencias culturales se sienten, sobre todo en la comida, en los días de fiesta y hasta en las relaciones amorosas. He aquí 7 cosas que los denominados 'hijos de Simón Bolívar' añoramos de nuestro país.

Las diferencias culturales son tan amplias, que incluso en un mismo continente, en este caso Latinoamérica, podemos ver diversidad de costumbres, en cuanto a comida, tradiciones y planes, entre los diferentes países que componen la región.

En este caso la Argentina, país que se ha convertido  para los miles de venezolanos que han que se han visto obligados a huir de la crisis creada por el régimen chavo-madurista en la oportunidad de una vida mejor, suele representar un choque cultural si se habla de la comida, el clima y hasta la vida amorosa, para los hijos de Simón Bolívar.

El proceso de adaptación, no es igual para todos, y aunque en términos generales los argentinos son muy receptivos con el migrante venezolano y terminas sintiéndote parte de este lugar, lo cierto es que hay cosas que siempre se extrañarán de Venezuela.

En este caso, hablaremos de las cosas que extrañan los venezolanos en Argentina de su país:

Si le preguntas a la mayoría de los venezolanos que conoces en la Argentina ¿Qué es lo que más extrañan de Venezuela? Te dirán la familia. Es que así somos, familieros. Y es que parece que nunca nos enseñaron a cortar el cordón umbilical. De hecho el deseo de cumpleaños más pedido este año será darle un abrazo a mamá y a papá; a los sobrinos y hermanos, que podamos compartir una cena navideña todos juntos nuevamente con hallacas y pernil.

2 Las playas

En el puesto número 2, sin duda están las playas, el 99% de los venezolanos aman estar entre la arena, el mar y los calientes rayos del sol del Caribe, que de paso están disponibles casi que los 365 días del año porque el invierno en Venezuela no existe. Si le preguntas a un pana venezolano  ¿Cuál es el mejor plan de finde? Él te contestará que ir a los cayos del Parque Nacional Morrocoy, donde el agua y el cielo se confunden; o tomarse un par de cervezas viendo el atardecer en Mochima o cualquiera de las playas de la Isla de Margarita.

3 El clima

Esto aplica si eres de la zona central de Venezuela, en especial de Caracas, la capital. Allí se vive una eterna primavera; el sol sale a las 5:45 am y se esconde a las 18:30 más tardar. Pese algunos días de lluvia, el cielo de Caracas es de hermoso color azul adornado con esponjosas nubes blancas; con una temperatura promedio de 22 °C todo el año.

4 Desayunar empanadas

Muy diferentes a las argentinas, las empanadas venezolanas también son un delicioso manjar. Con proporciones mucho mayores y hechas de harina de maíz precocido (Harina PAN) son el desayuno más popular de los llamados “chamozolanos”, inclusive más que las arepas. Están rellenas de casi todo lo que te puedas imaginar, carne o pollo, queso, queso y jamón, e incluso pescados y mariscos.

5 La malta

La malta es un ingenio venezolano, es literalmente tomarse una cerveza sin alcohol, ya que está hecha de cebada. Si no lo sabían la usamos para desayunar, aunque nos digan locos , nuestro mejor plan es comernos un par de empanadas de pabellón (Plato típico venezolano a base de porotos negros, plátano maduro, queso fresco y carne deshilachada) con una malta, antes de llegar a Playa Pantaleta, en La Guaira.

6 Solo para caraqueños: El Ávila

El Ávila es la montaña que convierte a Caracas en un valle, esta imponente creación de la naturaleza es uno de los paisajes que más extraña un venezolano en la Argentina, en especial en CABA, ciudad que es completamente plana. En el Ávila se hace ejercicio, te das un baño de agua helada de manantial, se come cachapa, se pasea a caballo, se toma vino de mora artesanal y se ve Caracas y La Guaira desde lo más alto.

7 Bailar

Aunque parezca mentira, las diferencias musicales entre Venezuela y Argentina son muy amplias. A diferencia del reggaetón, la música que suena en un bar de Venezuela es muy diferente a la de la región sur del continente. Somos más caribeños y por esa razón quizás ir a un boliche, “solo a bailar”, no nos resulta tan atractivo. Si los argentinos quieren saber cuántos venezolanos hay en local pongan a sonar una pieza de Oscar D’León, Los adolescentes o cualquier salsero.

 De igual forma, estamos agradecidos por las oportunidades que nos ha brindado la Argentina, la receptividad y el calor de su gente, su dulce de leche y la oportunidad de una vida mejor. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario