OMNI antibióticos > antimicrobiano > medicamentos

DESCUBRIMIENTO

Preocupante: Nos estamos quedando sin antibióticos

La resistencia a los antimicrobianos está creciendo demasiado rápido y la sociedad se queda sin antibióticos: es muy grave.

Antibióticos en crisis: Un antimicrobiano es un agente que mata microorganismos o detiene su crecimiento. Los medicamentos antimicrobianos se usan contra las bacterias y los antifúngicos contra los hongos.

Los agentes que matan microbios se llaman microbicidas, y los que inhiben su crecimiento se llaman biostáticos.

Las principales clases de agentes antimicrobianos son

  • los desinfectantes (matan una amplia gama de microbios en superficies no vivas para prevenir la propagación de enfermedades),
  • los antisépticos (que se aplican al tejido vivo y ayudan a reducir la infección durante cirugía) y
  • los antibióticos (que destruyen los microorganismos dentro del cuerpo).

La resistencia a los antimicrobianos ocurre cuando los microbios que causan infecciones (como bacterias, virus u hongos) evolucionan para volverse resistentes al medicamento diseñado para matarlos. Esto significa que un antibiótico ya no funcionará para tratar esa infección.

Jonathan Cox, profesor de Microbiología en la Universidad de Aston, comentó en The Conversation el trabajo que difundió The Lancet, que afirma que los antimicrobianos se está propagando rápidamente e incluso se ha comparado esta situación con la próxima pandemia: las infecciones resistentes a los antimicrobianos causaron 1,27 millón de muertes y se asociaron con 4,95 millones de muertes en 2019.

Esta cifra es mayor que la cantidad de personas que murieron en igual período sumando las de VIH/SIDA y las de malaria.

Los nuevos hallazgos afirman que la resistencia a los antimicrobianos está progresando más rápido que las estimaciones anteriores: nos estamos quedando sin antibióticos que funcionen. Esto podría significar que las infecciones bacterianas cotidianas vuelven a poner en peligro la vida.

La financiación del proyecto fue a cargo de la Fundación Bill y Melinda Gates, Wellcome Trust y el Departamento de Salud y Atención Social utilizando fondos de ayuda del Reino Unido administrados por el Fondo Fleming.

La resistencia bacteriana a los antimicrobianos (AMR, por sus siglas en inglés), que ocurre cuando los cambios en las bacterias hacen que los medicamentos utilizados para tratar infecciones se vuelvan menos efectivos, se ha convertido en una de las principales amenazas para la salud pública del siglo XXI.

Proyecciones

En algunos casos, estos microbios son resistentes incluso a múltiples fármacos diferentes. El estudio involucró a 204 países y analizó datos de 471 millones de registros de pacientes individuales. Al observar las muertes asociadas con la resistencia a los antimicrobianos, el equipo pudo estimar el impacto que tuvo la resistencia a los antimicrobianos en cada país.

La resistencia a los antimicrobianos fue responsable de aproximadamente 1,27 millón de muertes en el mundo y se asoció con un total de 4,95 millones de muertes.

El VIH/SIDA y la malaria causaron 860.000 y 640.000 muertes respectivamente el mismo año.

Los investigadores encontraron que los países de ingresos bajos y medios fueron los más afectados por la resistencia a los antimicrobianos, aunque los países de ingresos más altos también enfrentan niveles muy altos.

También encontraron que, de los 23 tipos diferentes de bacterias estudiados, la resistencia a los medicamentos en solo 6 tipos de bacterias contribuyó a 3,57 millones de muertes.

antibioticos.jpg
Según algunas estimaciones, la resistencia a los antimicrobianos podría causar 10 millones de muertes al año para 2050. Esto superaría al cáncer como una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Según algunas estimaciones, la resistencia a los antimicrobianos podría causar 10 millones de muertes al año para 2050. Esto superaría al cáncer como una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

El informe también muestra que el 70% de las muertes que resultaron de la resistencia a los antimicrobianos fueron causadas por la resistencia a los antibióticos, a menudo considerados la primera línea de defensa contra infecciones graves: betalactámicos y fluoroquinolonas, que se prescriben para muchas infecciones, tales como infecciones del tracto urinario, respiratorias superiores e inferiores y de huesos y articulaciones.

El estudio destaca un mensaje muy claro de que la resistencia global a los antimicrobianos podría hacer que las infecciones bacterianas cotidianas fueran intratables.

Según algunas estimaciones, la resistencia a los antimicrobianos podría causar 10 millones de muertes al año para 2050. Esto superaría al cáncer como una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

El grupo de investigadores (Christopher JL Murray, Kevin Shunji Ikuta, Fablina Sharara, Lucien Swetschinski y muchos otros), concluyó:

"Nuestro análisis muestra claramente que la RAM bacteriana es un importante problema de salud mundial. Un conjunto diverso de patógenos está involucrado y la resistencia es alta para múltiples clases de agentes esenciales. Los esfuerzos para construir una infraestructura de laboratorio son primordiales para abordar la gran carga universal de RAM, mejorando el manejo de pacientes individuales y la calidad de los datos en la vigilancia local y global de RAM y reforzando los planes de acción nacionales de RAM. Identificar estrategias que puedan funcionar para reducir la carga de RAM bacteriana, ya sea en una amplia gama de entornos o aquellas que se adapten específicamente a los recursos disponibles y a las principales combinaciones de patógenos y fármacos en un entorno particular, es una prioridad urgente."

Próxima pandemia

Las bacterias pueden desarrollar resistencia a los antimicrobianos de varias maneras:

  • las bacterias desarrollan resistencia a los antimicrobianos de forma natural: evolucionan más rápido que nosotros, en parte porque se replican más rápido y obtienen más mutaciones genéticas que nosotros;
  • pero la forma en que usamos los antibióticos también puede causar resistencia. Una causa común es que las personas no completen un ciclo de antibióticos. Aunque las personas pueden sentirse mejor unos días después de comenzar con los antibióticos, no todas las bacterias son iguales. Algunos pueden tardar más en verse afectados por el antibiótico que otros. Si deja de tomar el antibiótico antes de tiempo, las bacterias que inicialmente pudieron evitar el efecto de los antibióticos podrán multiplicarse, transmitiendo así su resistencia;
  • tomar antibióticos en forma innecesaria puede ayudar a que las bacterias desarrollen resistencia a los antibióticos más rápidamente. Por eso es importante no tomar antibióticos a menos que se los receten, y usarlos solo para la infección para la que se los receten.

La resistencia también se puede propagar de persona a persona. Por ejemplo, si alguien que tiene bacterias resistentes a los antibióticos en la nariz estornuda o tose, se puede contagiar a las personas cercanas.

La investigación también muestra que la resistencia a los antimicrobianos se puede propagar a través del medio ambiente: en el agua potable sucia, por ejemplo.

Las causas que impulsan esta crisis mundial de resistencia a los antimicrobianos son complejas. Por eso que se necesitará un esfuerzo global y unificado para marcar la diferencia.

Jonathan Cox:

Se necesitan cambios urgentes en muchas industrias para frenar la propagación de la resistencia a los antimicrobianos. De la mayor importancia es usar los antibióticos que tenemos de manera más inteligente. La terapia combinada podría tener la respuesta para frenar la resistencia a los antimicrobianos. Esto implica el uso de varios medicamentos en combinación, en lugar de un solo medicamento, lo que dificulta que las bacterias desarrollen resistencia y, al mismo tiempo, traten con éxito una infección. Se necesitan cambios urgentes en muchas industrias para frenar la propagación de la resistencia a los antimicrobianos. De la mayor importancia es usar los antibióticos que tenemos de manera más inteligente. La terapia combinada podría tener la respuesta para frenar la resistencia a los antimicrobianos. Esto implica el uso de varios medicamentos en combinación, en lugar de un solo medicamento, lo que dificulta que las bacterias desarrollen resistencia y, al mismo tiempo, traten con éxito una infección.

La próxima pandemia ya está aquí, por lo que será clave una mayor inversión en investigación que analice cómo podemos detener este problema.

antimicrobianos_2.jpg
La investigación también muestra que la resistencia a los antimicrobianos se puede propagar a través del medio ambiente: en el agua potable sucia, por ejemplo.

La investigación también muestra que la resistencia a los antimicrobianos se puede propagar a través del medio ambiente: en el agua potable sucia, por ejemplo.

Ya que estamos...

El Grupo de Liderazgo Mundial sobre la Resistencia a los Antimicrobianos apeló a todos los países para que reduzcan los niveles de antimicrobianos utilizados en los sistemas alimentarios mundiales.

El llamamiento fue antes de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios en septiembre de 2021 y en la que los países analizaron sus opciones para transformar los sistemas alimentarios mundiales.

Muchos de estos sistemas utilizados en la industria alimentaria son iguales o similares a los utilizados para tratar a los seres humanos. El uso actual en humanos, animales y plantas está dando lugar a un preocupante aumento de la farmacorresistencia y haciendo que las infecciones sean más difíciles de tratar.

Uno de los principales llamamientos a la acción aboga por un uso más responsable en los sistemas alimentarios y por la reducción considerable del uso de los medicamentos más importantes para el tratamiento de enfermedades en los seres humanos, los animales y las plantas.

Llamamientos a la acción:

  • Poner fin al uso de los antimicrobianos cruciales para la medicina humana en el fomento del crecimiento de los animales.
  • Limitar la cantidad de antimicrobianos administrados para prevenir infecciones en animales y plantas sanos y garantizar que todo uso se realice bajo supervisión reglamentaria.
  • Eliminar o reducir considerablemente la venta libre de antimicrobianos importantes para fines médicos o veterinarios.
  • Reducir la necesidad general de antimicrobianos mejorando los programas de prevención y control de infecciones, higiene, bioseguridad y vacunación en la agricultura y la acuicultura.
  • Garantizar el acceso a antimicrobianos de calidad y asequibles para la salud animal y humana y promover la innovación de alternativas sostenibles y basadas en la evidencia a los antimicrobianos en los sistemas alimentarios.

"Si no se toman medidas drásticas e inmediatas para reducir considerablemente el uso de antimicrobianos en los sistemas alimentarios, el mundo se dirige rápidamente hacia un punto de inflexión en que los antimicrobianos en los que se confía para tratar infecciones en humanos, animales y plantas dejarán de ser eficaces. Los efectos de ello en los sistemas de salud, las economías, la seguridad alimentaria y los sistemas alimentarios tanto en el ámbito local como mundial serán devastadores."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario