TENDENCIAS YPF > Estados Unidos > Disney

CRUCE EN EL FDT

YPF, la campaña con Marvel y el olvido del relato Nac&Pop

Vendieron el relato del orgullo Nac&Pop pero lejos están los dichos de los hechos. En plena colaboración de YPF con Marvel, ¿Dónde están Mafalda o Hijitus?

YPF, en un intento de aumentar sus ventas, decidió acudir -nada más y nada menos- que a Marvel. Con una campaña de marketing en honor al Mes de las Infancias, la empresa de energía promete que con el “consumo en estaciones de servicio YPF adheridas” podés llevarte “el Juego de la Oca de Spider-Man, al Juego de la Memoria o el Ludo de Avengers”.

Con los carteles y las piezas publicitarias que muestran el logo de la empresa nacional junto a los personajes animados nacidos en Estados Unidos, surge inevitablemente la pregunta: ¿Dónde quedó la cultura Nacional y Popular?

YPF_300X250_AGOSTO.jpg

El intento fallido de revivir al Nac&Pop

La revalorización de lo nacional y lo popular, más conocida como cultura “Nac&Pop”, fue uno de los pilares del kirchnerismo de principios del 2000. La idea de que todo era mejor si era argentino se instaló como un estandarte para los defensores de las clases trabajadoras y llegó como una movida totalmente opuesta a la pasión por los productos importados que rigió la década de los ‘90.

Remeras, slogans y políticos que se apropiaban orgullosos de la identidad nac&pop fueron tendencia durante varios años. Incluso llegó a crearse una cadena de comida rápida bajo el lema “No es Mc, es Nac” en donde se vendían “alimentos nacionales a precios populares”.

nad&pop.jpg

Sin embargo, YPF demostró que la cultura nac&pop quedó en el pasado a pesar de los intentos del gobierno actual para revivirla. Porque, para volver a instaurar, sería más lógico que una empresa estatal publicite con personajes argentinos.

¿Dónde quedaron las figuras de Mafalda, de Quino, Clemente, de Caloi, quien tan orgullosamente fue la mascota del mundial del ‘78 por elección popular, o incluso Zamba, el simpático personaje de Paka Paka?

Aparentemente la mejor decisión para YPF fue acordar con Disney, quien fue tildado por la izquierda de colonizar culturalmente a las infancias. De esta manera, fue la misma empresa estatal la que dejó en evidencia la imposibilidad detrás de la nueva intención del gobierno para instaurar una nueva etapa del nac&pop.

Es evidente que en YPF no leyeron "Para leer al Pato Donald", de Ariel Dorfman y Armand Mattelart.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario