MUNDO Xi Jinping > Joe Biden > San Francisco

UCRANIA, ISRAEL Y TAIWÁN

Xi Jinping-Joe Biden: Choque de 2 visiones irreconciliables

En medio de un clima geopolítico de alta tensión, Xi Jinping y Joe Biden volverán a estar cara a cara este miércoles 15/11 en San Francisco.

Un año después de sus últimas conversaciones en persona, el mandatario chino Xi Jinping y el estadounidense Joe Biden se volverán a encontrar este miércoles 15/11 en San Francisco, en un encuentro en la cumbre de Apec (Cooperación Económica Asia-Pacífico) en medio de un clima geopolítico cada vez más tenso.

Esta vez deberán abordar o conversar sobre otro grave conflicto que es la guerra de Israel y la tensión en Taiwán.

Tanto en guerra del este como en Medio Oriente parecen ambos encontrarse en sentidos opuestos, un panorama nada favorable en su creciente animosidad.

Sin embargo, el hecho de que el líder asiático visite Estados Unidos por primera vez en 6 años demuestra cierta buena voluntad por parte de China. Entre otros compromisos, se espera que Xi hable en una cena organizada por el Comité Nacional de Relaciones entre Estados Unidos y China y el Consejo Empresarial entre Estados Unidos y China, cuyas entradas cuestan a partir de 2.000 dólares (1.637 libras esterlinas), según The Guardian.

Global Times, se hace la siguiente pregunta: ¿Cómo las dos economías más grandes del mundo planean estabilizar sus vínculos económicos y ayudar a sacar a la economía global de su situación actual?

image.png
Dólar vs Yuan.

Dólar vs Yuan.

Desde que los dos presidentes se reunieron por última vez en Bali, Indonesia, en noviembre de 2022, tanto los lazos económicos bilaterales como la economía global han enfrentado mayores riesgos y desafíos.

Estados Unidos, a pesar de las repetidas promesas de no intentar desvincularse de China ni contenerla, ha seguido tomando medidas enérgicas contra las empresas y productos bajo el pretexto de la seguridad nacional.

La Casa Blanca de Biden ha mantenido los aranceles sobre alrededor de 370 mil millones de dólares de importaciones chinas impuestos por la administración Trump.

Mientras tanto, la economía global todavía está luchando por deshacerse del impacto adverso de la pandemia de COVID-19 en medio de una alta inflación, políticas monetarias agresivas en países como Estados Unidos y conflictos geopolíticos.

En ese sentido, Liu Ying, un investigador del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China afirmó que "China y Estados Unidos son los estabilizadores y motores de la economía global. Por lo tanto, la reunión de los líderes de los dos países sin duda inyectará algo de positividad y estabilidad en la economía global en medio de un período de profundos riesgos a la baja".

Según trascendió en medios internacionales, los equipos de cada mandatario acordaron cooperar en temas como el cambio climático, los problemas de deuda de las economías de bajos ingresos y de mercados emergentes y la reforma de los marcos financieros multilaterales.

Ucrania e Israel

Ya se sabe las diferencias notables entre China y Estado Unidos en la guerra de Ucrania. Mientras que USA sigue desembolsando millones a través de la OTAN a Kiev, aunque cada vez más recelosa, China insiste con la salida pacífica al conflicto (con guiños a Putin) respetando la integridad territorial de ambos países. Además los sucesivos encuentros trilaterales del último tiempo entre Corea del Norte y Rusia en materia de seguridad han alarmado a Washington.

En el nuevo conflicto que acaparó la atención mediática, la guerra entre Israel y el grupo terrorista Hamas en Gaza, las grandes potencias no logran acordar en una misma posición. USA se presenta como el máximo aliado de Israel, defendió el derecho de autodefensa y condenó, aunque no enérgicamente, la masacre a civiles palestinos, entre ellos miles de niños. Pero puso un límite a las fantasías expansionistas de Tel Aviv y le advirtió que ni siquiera considere ocupar Gaza tras la eventual victoria en el enclave. “Sería un error”.

image.png
Xi Jinping y Vladimir Putin.

Xi Jinping y Vladimir Putin.

China, por otro lado, nunca condenó las atrocidades de Hamas. Eso ha llevado a decir a algunos analistas que “el Partido Comunista [chino] representa la mayor amenaza a los intereses globales de Estados Unidos”.

Su discordancia ha impedido que se clame por un alto el fuego en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, prolongado el conflicto y las muertes. Tales son los efectos en el mundo por la profunda enemistad entre Occidente y Oriente.

Taiwán

De todos los frentes mundiales en los que Estados Unidos y China combaten, el Indo pacifico es el más picante y el más peligroso para el orbe ya que importaría una atroz guerra submarina. El Indo-Pacífico se ha convertido en el principal escenario de competencia militar entre Estados Unidos y China.

Desde la perspectiva de Beijing, el tema más importante para la relación entre Estados Unidos y China es el mismo que hace un año: Taiwán. Biden ha sido más contundente que su predecesor en el apoyo retórico a la isla autónoma, que China reclama como parte de su territorio.

El año pasado, Biden dijo que Estados Unidos enviaría fuerzas armadas para defender Taiwán en caso de “un ataque sin precedentes” de China.

Cuando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aprobó recientemente una ayuda militar directa de US$80 millones a Taiwán, China dijo que "condenaba" y se "oponía" a la decisión de Washington.

Por primera vez en más de 40 años, Estados Unidos está utilizando su propio dinero para enviar armas a un lugar que oficialmente no reconoce.

Además, USA es el principal proveedor armamentístico de Taipéi y eventual aliado militar en caso de una guerra con China. USA recientemente ubicó 4 nuevas bases militares propias, una cerca del puerto de China Meridional y otra cerca de Taiwán.

image.png

Cada vez que USA se mete en la cuestión la escena internacional tambalea. Este año Estados Unidos y Filipinas desplegaron los mayores ensayos militares conjuntos en décadas; unos 18.000 soldados a apenas 300 kilómetros de Taiwán y con fuego real en abril.

En ese sentido, los crecientes simulacros del Comando de Teatro del Este del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) alrededor de la isla de Taiwán, chocan con los ensayos militares conjuntos de Estados Unidos y Filipinas.

China condena la “intrusión ilegal” de USA, pero ésta respaldada en la ley internacional, no cede su accionar allí. En ese contexto cada nación, sumida en la máxima paranoia de espionaje, refuerzan arsenales de armas navales, mejoran dispositivos de escucha y remodelan nuevos enfoques ante una eventual guerra marítima.

En esa línea, USA reactivó el esfuerzo multimillonario, conocido como Sistema Integrado de Vigilancia Submarina (IUSS).

Mientras tanto, China está trabajando en su propio programa de espionaje marítimo, conocido como la Gran Muralla Submarina, afirmaron a Reuters dos fuentes de la Marina estadounidense. China tiene la armada más grande del mundo, compuesta por alrededor de 340 barcos y submarinos, según el informe del Pentágono de 2022 sobre el ejército de China. La potencia asiático está construyendo submarinos de propulsión nuclear más avanzados que son más silenciosos y más difíciles de detectar.

A la creciente tensión en el pacífico por Taiwán, se le suma la guerra comercial que incluye la disputa por los chips, la progresiva desdolarización que ubica al yuan en un creciente estatus en el mercado global y la crisis del fentanilo en USA.

Más contenido de Urgente24

Brasil: las mejores playas y destinos para ir en auto

Autorizan fuerte suba de precios para bioetanol y biodiesel

Pacientes atrapados: Tanque israelí en el mayor hospital de Gaza

Rosario: Fin de semana violento dejó 6 crímenes y un herido

Presionado: Martín Llaryora aguanta en la neutralidad