MUNDO Venezuela > Mesa de la Unidad Democrática > elecciones

OPOSICIÓN ATOMIZADA

Venezuela: Operación debilitar a Nicolás Maduro

De cara a las elecciones en noviembre, la oposición al régimen chavista de Venezuela se enfrenta a varios desafíos, luego de 3 años de abstención.

En noviembre de 2021 se llevarán a cabo en Venezuela elecciones municipales y regionales. Es un escenario de prueba para testear la unidad de la oposición hacia unas posibles elecciones presidenciales en el futuro. ¿Cómo se prepara la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)?

La Mesa de la Unidad Democrática es la plataforma unitaria que aglutinó a todos los partidos opositores desde 2009 hasta 2016. En total, cuatro partidos del llamado G-4, conformado por Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, junto a algunas organizaciones minoritarias aliadas, han decidido ponerle fin al "boicot electoral" y concretar una maqueta unitaria en todos los municipios y estados del país.

El desafío que tiene la Mesa de la Unidad Democrática es grande, dado que tiene que convencer a los ciudadanos, después de tres años de llamar a la abstención, de que participen en el proceso. Con importantes fisuras en evidencia, la coalición opositora intenta presentar candidatos unitarios para las alcaldías y gobernaciones.

Jesús Torrealba, exsecretario de la Mesa de la Unidad Democrática, afirmó al medio de Venezuela El Nacional que la oposición realmente está atomizada. Señaló que para los 3.082 cargos que se disputarán el 21 de noviembre el Partido Socialista Unido de Venezuela (partido de Nicolás Maduro) postuló a 3.082 candidatos, mientras que las fuerzas distintas al chavismo presentaron 67.000.

Las diferentes disputas dentro de la Mesa de la Unidad Democrática se evidenciaron en varios ámbitos. En el estado Miranda se había centrado la atención por la disputa entre los dirigentes David Uzcátegui (Fuerza Vecinal) y Carlos Ocariz (Primero Justicia), quienes no lograron un acuerdo aún cuando se midieron en encuestas para decidir la candidatura en esa entidad.

El estado de Miranda es muy relevante, y Torrealba considera que “la oposición le esté regalando la gobernación de Miranda al oficialismo”.

Por otro lado, también se habla de una distancia entre los candidatos y los electores. El trabajo que tienen que hacer los comandos de campaña de oposición es motivar a los votantes mostrando la visión de los objetivos, plantear el bien común y de lo que significa demostrar una vez más que la oposición es mayoría ante el partido rojo de Nicolás Maduro. El analista político Antonio de la Cruz, director ejecutivo de Inter American Trends, considera que eso permitiría que los aliados internacionales tengan una idea de que la población apoya al sector del interinato y se ejerza presión para que en Venezuela ocurra, más temprano que tarde, un referendo revocatorio contra Maduro.

¿Tienen posibilidades de vencer en noviembre?

Las opiniones sobre esta cuestión están divididas. Mientras que Torrealba considera que la Mesa de la Unidad Democrática no tiene las posibilidades de ganarle al chavismo en las elecciones del 21 de noviembre, De la Cruz afirmó que la Mesa de la Unidad Democrática podría derrotar al chavismo con 20% o 25% de participación: "Eso podría ser un escenario favorable para ganar la mayoría de las gobernaciones y alcaldías; y reproducir lo que ocurrió en las parlamentarias en el 2015. Pero aquí cabe la pregunta de que si el Consejo Nacional Electoral dejará va a dejar que el proceso fluya, como sabemos, existe una serie de irregularidades que ha sucedido en el pasado que ha desmotivado el voto opositor."

La conclusión parecería ser que si el partido de Nicolás Maduro (PSUV) no actúa en las elecciones de manera tradicional, la MUD tendrá mucha oportunidad de ganar la mayoría de alcaldes y gobernadores.

FUENTE: El Nacional

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario