MUNDO Rusia > Europa > gas

PANORAMA OSCURO

Sanciones a Rusia, bomba de tiempo para Europa

Las sanciones aplicadas por Occidente a Rusia por su invasión a Ucrania han generado estragos no en la economía rusa como muchos pretendían, sino en la Europa.

La guerra Rusia-Ucrania ha desestabilizado la situación internacional ya en múltiples ámbitos: a parte de las catástrofes de la guerra en Ucrania, los desplazamientos de ya más de 1.700.000 refugiados, la contracción en la economía rusa por las oleadas de sanciones, principalmente al gas ruso por parte de occidente, ahora también se reflejan en las economías del resto de Europa.

Tal como lo informo Urgente24 aun antes del inicio del conflicto bélico, la economía rusa se ha diversificado, es menos dependiente del petróleo y el gas, y ha potenciado sus fortalezas. Lo que le permite que las sanciones desplegadas por occidente no tengan el impacto esperado. Sus exportaciones de minerales, aluminio, níquel, oro, diamantes y trigo, en las que se ha convertido en el primer actor mundial, le dan una ventaja comercial sobre el resto del mundo.

Sin embargo, las crecientes alzas en los precios internacionales del petróleo, harina, gas y energía en general han dado grandes saltos en el continente Europeo.

El humo de las sanciones

Recordemos que aun antes del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, las sanciones de occidente tenían como fin último lograr una disuasión en la escalada del conflicto, y luego, una vez ya iniciado este, un cese en las hostilidades.

Estas sanciones iban desde: sanciones a los bancos que financian operaciones militares en el territorio del Donbass, límites al acceso de Rusia a los mercados europeos, sanciones contra el comercio de las dos regiones separatistas, prohibición de nuevas inversiones y otras transacciones económicas, el bloqueo de la certificación del gasoducto ruso-alemán Nord Stream 2, y recientemente la expulsión de Rusia del SWIFT, el sistema bancario internacional.

Sin embargo, las sanciones no afectaron tan duramente a Rusia según lo previsto por occidente y USA:

Para protegerse de una nueva ronda de sanciones después de las establecidas luego de la anexión de Crimea, Moscú ha tratado de liberarse del dólar. En particular, mediante acuerdos con China, país con el cual también firmó acuerdos para el suministro de gas ruso a China, mediante la empresa Gazprom.

El jefe del Kremlin también se ha ocupado de consolidar las cuentas públicas. La deuda del Estado está bajo control. Sólo representa el 13% del PIB, mientras que en Europa es más del 80%. Esta gestión prudente de los fondos públicos produjo incluso un superávit presupuestario el año pasado

nord stream 2.jpg
Dibujo del recorrido del gasoducto Nord Stream 2 desde Rusia a través de Europa.

Dibujo del recorrido del gasoducto Nord Stream 2 desde Rusia a través de Europa.

La dependencia Europea

Sin embargo, no olvidemos de que Rusia es el principal proveedor de gas a Europa: siendo responsable de un 50% del gas europeo, y de un 80% de la provisión de gas a Alemania, Europa se enfrenta a una grave crisis por la falta de gas ruso en el caso de que las sanciones se mantengan por largo tiempo.

Hoy lunes 07/03, la mayoría de las bolsas europeas registraron una jornada de fuerte volatilidad, con caídas que llegaron al 5% y luego se recuperaron en la primera mitad de la jornada, debido a las consecuencias económicas de la invasión rusa de Ucrania, sobre todo el aumento del precio del petróleo.

Como por ejemplo, la bolsa española registró un desplome del IBEX, el principal índice de la bolsa de Madrid, un 5% hoy lunes, lo cual se debe a caídas de las empresas energéticas debido a la imparable suba del gas y el petróleo.

Al shock económico previsto por la guerra se suman la posible crisis crediticia que pueda desatar Rusia y el retraso en las subidas de los tipos de interés. Esto se vio reflejado en las caídas en las acciones de importantes redes bancarias internacionales españolas, como Santander y BBVA.

El resto de Bolsas europeas ha protagonizado igualmente un vuelco desde los mínimos que deparó el derrumbe de esta mañana. El Dax alemán, el índice con mayor exposición al mercado ruso, se ha dejado un 1,98% y ha vuelto a destacar en las caídas. El Cac francés se ha depreciado un 1,31%; el Mib italiano, un 1,36% y el Ftse británico, un 0,21%.

Los mercados siguen en modo guerra, y el vuelco económico, monetario y empresarial que provocan la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia dejan en segundo plano las referencias macro y corporativas más habituales.

Pero, ¿por qué Europa no diversifica su mercado de gas durante tanto tiempo? La dependencia de Europa, y especialmente de Alemania, al gas ruso se remonta a la época de la Guerra Fría.

Alemania y la Unión Soviética llegaron a un acuerdo en los setenta: tecnología alemana para construir gasoductos a cambio de gas natural ruso barato. Ahí se plantó la semilla de la dependencia energética europea con Rusia, que se ha hecho más evidente que nunca con la invasión de Ucrania.

Por otro lado, el precio del petróleo ha rozado hoy los u$d 140 el barril, su más alto nivel en 14 años, y se han viralizado rumores de su posible llegada hasta un valor de U$D 300 el barril.

https://twitter.com/ASBMilitary/status/1500921217833971725

Panorama negro

Sin dudas, el conflicto Rusia-Ucrania está impactando fuertemente en las bolsas europeas, y los mercados ya se están preparando para un panorama que nadie tomó en serio, el de una guerra larga. Y a medida que se prolonga el conflicto, se agravan las consecuencias económicas, y la magnitud de las sanciones impuestas a Rusia. El régimen de Moscú, a su vez, ya amenaza públicamente con dejar de pagar su deuda pública, en el que podría convertirse en uno de los mayores impagos soberanos.

La crisis financiera que podría propiciar un eventual default de Rusia aumenta el miedo a un shock económico por la guerra, con la prevista alza en los precios del petróleo, gas y diversas commodities agrícolas pregonan un panorama negro para Europa.

Considerando que suprimir el consumo de gas ruso implicaría una subida de los costes eléctricos de en torno al 56% y que las infraestructuras suficientes para llevar a cabo esta transición costarán un billón de euros, un 36% más que el Plan de Reconstrucción de la UE, Europa se queda con poco margen y tiempo de reacción frente a la inminente crisis energética: ¿Ceder o resistir?

Pareciera que la respuesta es clara. Es más, en el día de hoy, el canciller alemán, Olaf Scholsz declaró que la UE no puede satisfacer sus demandas energéticas sin Rusia, y por ello no llevará adelante las suspensiones al suministro ruso.

https://twitter.com/MundoEConflicto/status/1500871297831743489

Tiro por la culata

La cuestión ahora reside en cómo Rusia responderá a la oleada de sanciones y al bloqueo cultural/comercial que todo occidente ha estado desplegando en contra de Rusia desde el inicio del conflicto.

Como lo mencionamos anteriormente, Rusia ha encontrado en China otro gran mercado para su gas, ha estado llevando adelante un proceso de dolarización de su economía, saldando sus cuentas públicas para reducir su dependencia al sistema financiero mundial, aunque no tan exitosamente. Teniendo en cuenta a su vez, que la iniciativa de USA a imponer estas sanciones a Rusia también tenían por detrás el interés del país de Joe Biden en volverse el nuevo mercado de gas para Europa, tratando de desplazar a Rusia.

Sin dudas, a Europa le salió el tiro por la culata, por haberle seguido el juego a USA y por haberse adherido a su lógica de “amigos-enemigos” en la cual USA presiona a las potencias mundiales, como Israel, a tomar bando concreto y público en este conflicto. Otra vez a Europa se le olvidó que la guerra, tanto para Rusia como para USA, tiene más motivos económicos que otra cosa.

Temas

Dejá tu comentario