MUNDO piratas > México > piratería

FRONTERAS SALVAJES

Piratas SXXI: Criminalidad y explotación desenfrenadas

El hermano de uno de los jóvenes desaparecidos afirmó que se baraja la teoría de que hayan sido secuestrados por piratas para pedir rescates.

Un yate en el que viajaban 2 argentinos es buscado desesperadamente en el Mar Caribe. La embarcación cumplía una misión humanitaria en Haití y se encuentra desaparecida. El hermano de uno de los jóvenes afirmó que se baraja la teoría de que hayan sido secuestrados por piratas. ¿En el siglo XXI? Sí, los piratas de El Caribe son reales y no quedaron en el pasado.

Carlos Eduardo Juárez (43 años) y Renzo Spasiano (20 años) regresaban a la isla Cozumel, México, en el yate desaparecido (M.O.I Guadalupe) junto con un ciudadano cubano, Días Denis Manuel Fernández (46 años) y el mexicano Martín Vega Argaez (44 años).

En su último contacto satelital el barco se encontraba a 132 millas náuticas de la isla, unos 250 kilómetros.

Martín Juárez, hermano de Carlos Eduardo, dijo al diario mendocino UNO que "hay una nueva teoría que habla de la posibilidad de que el yate haya sido secuestrado por piratas y se lo hayan llevado para las costas".

Martín admitió que de acuerdo a información que ha logrado reunir, "en la zona se habla de que hay piratas de Haití y Venezuela que secuestran embarcaciones y las llevan a las costas. Ellos tienen en el yate un spot, que es un rastreador satelital, que eso solamente lo pueden apagar o bloquear los tripulantes, pero está escondida en el barco".

Y agregó:

"Otra posibilidad es que cuando han bajado para recargar combustible al barco en la costa, se les hayan metido los haitianos y cuando ellos han vuelto a la embarcación, para continuar el viaje, los hayan secuestrado en ese momento y los hayan llevado a alguna zona de Estados Unidos".

Finalmente, Martín concluyó:

Lo que sabemos es que pudo haber sido un caso de piratería y que se busque en las costas, porque no ha habido ningún rastro de que el yate se pueda haber hundido, es imposible Lo que sabemos es que pudo haber sido un caso de piratería y que se busque en las costas, porque no ha habido ningún rastro de que el yate se pueda haber hundido, es imposible

image (1).jpg
Carlos Eduardo Juárez y Renzo Spaziano, los dos argentinos desaparecidos.

Carlos Eduardo Juárez y Renzo Spaziano, los dos argentinos desaparecidos.

Pero, ¿piratería en el siglo XXI? ¿Eso no había quedado en el 1500? No, los piratas existen en la actualidad y, aunque no se visten como lo hacían anteriormente, siguen asolando los mares, causando terror y graves perjuicios físicos, y económicos, en las navieras y, sobre todo, en el comercio internacional.

Los piratas del pasado

La piratería es un oficio tan antiguo como el comercio mismo, ambos están ligados desde sus comienzos. Pero no hay que perder de vista la estrecha relación que el robo en el mar ha tenido con la política.

Pirata procede del verbo griego peirao, que significa esforzarse, aventurarse, intentar conseguir fortuna.

Desde la Edad Media, fueron los reyes, los nobles y los mercaderes quienes financiaron las expediciones de los corsarios, que no eran sino piratas con papeles en regla (patente de corso) emitidos por el "empresario" (a veces la propia Corona) armador de los barcos. Así se hicieron fortunas, se engrandecieron imperios y se prolongaron en el mar las guerras que los países europeos libraban en tierra.

La piratería representaba el brazo armado informal de naciones como Inglaterra, Francia, España y los Países Bajos.

Cada uno de estos Estados utilizó a piratas y corsarios con el objetivo de salvaguardar sus propios intereses pero después de ello, los piratas se convirtieron en sus peores enemigos, por lo que condenaron sus acciones y se aliaron para combatirlos.

La mayoría de esos piratas pertenecían a la nobleza, algunos hasta se integraron a la corte con algún cargo o como gobernadores en las colonias.

A partir del siglo XVI, con el descubrimiento y la colonización de América, el escenario de la piratería y el contrabando organizado se traslada al Caribe. Los piratas franceses fueron quienes inauguraron los ataques a las vías marítimas entre España y el Nuevo Mundo. Luego pasaron a manos de Inglaterra y le siguió los Países Bajos, para terminar de constituirse como grupos independientes que, hasta la actualidad, asolan las embarcaciones marítimas en el Mar Caribe.

image (3).jpg
Mapa de las Indias Occidentales, Florida, México y El Caribe (1732).

Mapa de las Indias Occidentales, Florida, México y El Caribe (1732).

Llamados también bucaneros, corsarios o pichilingues, estos piratas se establecieron en territorio aún fuera del control de la corona española en Yucatán, Isla de Pinos, Isla Tortuga y otras islas del Caribe. Además de los saqueos y el contrabando de esclavos, los piratas se dedicaron al corte ilegal y extracción del palo de tinte para venderlo en Europa.

image (2).jpg
Ilustración de un pirata, por Howard Pyle.

Ilustración de un pirata, por Howard Pyle.

En los últimos siglos, hubo un resurgimiento de los piratas, pero ahora como agrupaciones que se han dedicado a atacar y asaltar embarcaciones civiles o petroleras, con el fin de obtener recursos, lo cual da una nueva acepción al pirata, es decir, como terrorista.

Piratas en el siglo XXI

Hoy día, la escasa vigilancia en alta mar y las débiles e inconsistentes medidas de seguridad que se aplican en las zonas costeras y en las instalaciones portuarias de muchos países del mundo hacen atractivo el ambiente marítimo para la piratería y para los asaltos a mano armada contra navíos.

Los océanos son demasiado grandes para la policía teniendo, de esta manera, las fronteras más salvajes de nuestro planeta. Albergan una criminalidad y un explotación desenfrenadas.

Los piratas del siglo XXI también van en lanchas rápidas con motores potentes, equipos de navegación y comunicación satelital, visores nocturnos, una perfeccionada logística y armas de fuego (las cuales no dudan en utilizarlas en contra de la tripulación).

La tecnología ha permitido a los piratas identificar el tipo de cargamento que transportan los barcos, facilitar su posición mediante sistemas de posicionamiento global y avanzar rápidamente por medio de lanchas rápidas con motores fuera de borda. Una vez cerca del buque, buscan la forma de abordarlo.

Su principal objetivo es el dinero, mercancías de alto valor, o incluso secuestros para posteriormente pedir rescates por los tripulantes.

Las zonas costeras de África Occidental: Nigeria, Camerún, Somalia así como Malasia son las que representan mayor peligro para los capitanes de barcos.

image (4).jpg
Secuestro de un barco francés en aguas del océano Índico. Foto: AFP.

Secuestro de un barco francés en aguas del océano Índico. Foto: AFP.

El asalto con éxito a un buque mercante de bandera estadounidenses más famoso en este siglo ocurrió en 2009, cuando el Maersk Alabama, que navegaba con una tripulación de 20 hombres y una carga de 17.000 toneladas, rumbo a Mombasa, Kenia, fue capturado por 4 piratas somalíes. El capitán de la nave, Richard Phillips, fue rescatado por la Armada de USA.

El hecho fue plasmado por Stephan Talty y Phillips en el libro "El deber de un capitán: Piratas somalíes, SEALs de la Armada, y los días peligrosos en el mar" (2010), y luego se filmó la película "Capitán Phillips", protagonizada por Tom Hanks (2013).

No quedan dudas que estos actos ilícitos representan una amenaza creciente y de extremo peligro para la seguridad marítima y para el comercio internacional. La piratería afecta la vida de todos ya que el 95% del comercio y el 60% del petróleo mundial se mueve por el mar.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario