MUNDO emir de Dubái > princesa Haya > divorcio

PARA PROTEGERLA DE ÉL MISMO

Millonaria suma deberá pagar el emir de Dubái a la princesa

Por la amenaza que representa el emir de Dubái para la princesa Haya, la Justicia británica ordenó que debe pagarle US$ 725 millones en el marco del divorcio.

Este martes 21/12, la Justicia británica ordenó al emir de Dubái pagarle a su exesposa, la princesa Haya de Jordania, y sus 2 hijos, la cifra de US$ 725 millones como compensación financiera en el marco de un acuerdo de divorcio.

La princesa Haya huyó en 2019 de Emiratos Árabes a Inglaterra con sus hijos porque dijo que estaba "aterrorizada" del emir.

La altísima cifra se relaciona con la protección que la princesa requiere de la amenaza que representa para ella el propio emir, cuyo nombre completo es Mohammad bin Rashid al-Maktoum.

Se trata de la cifra más alta fijada por un tribunal británico en un caso de divorcio.

El juez Philip Moor ordenó que el jeque, de 72 años, pague unos 251,5 millones de libras (US$ 340 millones) a su sexta esposa, la princesa Haya de Jordania, de 47 años, y 290 millones de libras (US$ 385 millones) para cubrir el sustento de sus hijos, de 9 y 14 años de edad, así como otros gastos, entre ellos de seguridad, de acuerdo a la sentencia dada a conocer en esta jornada.

La sentencia precisa que la cantidad final podrá ser mayor o menor dependiendo de varios factores, como, por ejemplo, los años de vida de los hijos o si éstos se reconcilian en algún momento con el progenitor.

"Teniendo en cuenta su posición y las amenazas generales de terrorismo y secuestro a las que se enfrentan en tales circunstancias, se considera que son particularmente vulnerables y necesitan garantías de mayor seguridad en este país", señaló el juez Moor al brindar su veredicto.

Añadiendo que "la principal amenaza a la que se enfrentan proviene del (gobernante) mismo, y no de fuentes externas".

El jeque Mohammed ya orquestró el secuestro de otras de sus hijas. Otro tribunal británico confirmó en 2020 que el emir "ordenó y orquestó" el secuestro y retorno forzoso de Inglaterra a Dubái de su hija Shamsa, entonces de 19 años, en el año 2000, y de Latifa primero en 2002 y otra vez en 2018, manteniéndolas bajo cautiverio durante años.

Un juez del Tribunal Superior ya dictaminó el pasado octubre que al-Maktoum ordenó la instalación de un programa espía en los teléfonos móviles de la princesa Haya y el equipo de los abogados que la defendieron durante la batalla por la custodia de los menores.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario