Leído

PRECIO DEL PETRÓLEO

Rusia también cree en la recuperación en V... o la caída del Príncipe

Mar, 24/03/2020 - 11:29am
Enviado en:
Por Urgente24

Si Igor Sechin, director ejecutivo de la petrolera estatal rusa Rosneft afirma que para fin de año el barril de crudo regresará a la franja US$ 50 a US$ 60 puede ser por 1 de 2 opciones: o que la economía global se recupere en V (tal como sucedió con USA, China y la Unión Europea en 2008/2009, que es la esperanza de la banca, del FMI y de Donald Trump, quien busca su reelección) o un cambio brutal en el enfoque de Arabia Saudita (mejor expresado: del príncipe Mohamed bin Salmán), que es quien derribó el precio del barril. Precisamente llamó la atención que una de las hipótesis mencionada por Sechin fue un cambio en la Casa Real saudí: "En Arabia Saudita, es posible un cambio de liderazgo".

2 ex KGB hoy al frente de Rusia, Vladímir Putin e Igor Sechin.
Contenido

La entrevista la hizo Konstantin Zhuravliov, para “Gazeta.ru”, y el aporte fue de Hernando Kleimans:

"El director ejecutivo de la petrolera estatal rusa Rosneft, Igor Sechin, pronosticó que el precio del barril de petróleo, que este fin de semana se mantenía levemente por encima de los US$ 27, aumentará a US$ 50 a US$ 60 para fin de año.

En una entrevista para el programa “Observatorio Internacional” que conduce por “Rossía24” el politólogo Evgueni Primakov, el poderoso líder petrolero ruso adjudicó la actual crisis en el mercado mundial del crudo a una serie de factores: desde el coronavirus hasta las elecciones presidenciales estadounidenses, pasando por la necesidad de Arabia Saudita de volver a posiciones dominantes en ese mercado para así financiar su déficit presupuestario.

Al mismo tiempo, Sechin advirtió que “el trabajo de las compañías estadounidenses extractoras de esquisto (‘shale’) se está volviendo poco rentable. La mayoría de ellas irá a la quiebra”.

El jefe de Rosneft, uno de los más estrechos aliados del presidente Vladímir Putin y, como él, ex operativo de los servicios de inteligencia soviéticos, precisó que en esta situación crítica “no hay grandes problemas para la industria petrolera rusa”.

“Tenemos una de las mejores bases de recursos del mundo en su conjunto, para todas las empresas. Rosneft, incluso en condiciones de, por ejemplo, el abandono de nuevos proyectos de exploración, puede trabajar unos 22 años sin reducir la producción -dijo-. Por supuesto vamos a completar la base de recursos. Sin embargo, este es un gran potencial que no depende del estado del mercado."

Los costos operativos son comparables a los de Saudi Aramco –continuó-.Tenemos un costo de US$ 3,10 por barril de petróleo extraído. Ellos tienen alrededor de US$ 2,5 a US$ 2,8. Por lo tanto, aquí también podemos trabajar con calma y eficiencia sin hacer dumping, a diferencia de ellos. Por lo que nuestra efectividad puede ser incluso mayor".

"El mercado petrolero está en crisis –concluyó-. Hay factores objetivos, hay factores subjetivos. Por ejemplo, ¿hay un factor de influencia de los ciclos políticos? Están las elecciones estadounidenses, digamos. En Arabia Saudita, es posible un cambio de liderazgo. Sólo hay que tener en cuenta todo esto".

“El factor del coronavirus incuestionablemente incide. Afecta la reducción del transporte, el abandono del uso de aviones. En general, el aislamiento de regiones enteras del mundo con el propósito de luchar contra la pandemia, ciertamente reduce el consumo. Y, por supuesto, hay una sobreoferta de producción”, afirmó el jefe de Rosneft.

"Desde mi punto de vista, el coronavirus es realmente un problema grave que debe tenerse en cuenta al equilibrar el mercado –reconoció-. Pero tampoco hay necesidad de dramatizar estas cosas".

Sechin admitió que el acuerdo “OPEP+” contribuyó a equilibrar el mercado a través de la reducción de la producción.

“¿Pero fue grande esta influencia? –se preguntó- De hecho, en paralelo con esto, la producción aumentó en los Estados Unidos, que ocupó el 1er. puesto mundial en la extracción de petróleo, y aumentó las exportaciones a Europa en 6 veces y a la India en 10 veces. Todo esto fue asegurado por la construcción de ductos de exportación y terminales marítimas. Por primera vez los Estados Unidos se convirtieron en un exportador neto y ocuparon activamente nuevos mercados: Europa y Asia Oriental, China e India, y varias otras direcciones".

"Incluso el primer barco con gas estadounidense ya llegó a Polonia y descargó –recordó-. Aunque está claro que los polacos podrían recibir fácilmente gas ruso a través del sistema de transmisión del fluido por nuestros ductos. Además, el gas ruso es aproximadamente un 30% más barato que el gas estadounidense".

“Por lo tanto, aquí nuevamente vemos la intervención de varios factores políticos y no se trata de la economía”, enfatizó el jefe de Rosneft.

“La combinación de estos impactos en el mercado con la falta de información clara, por ejemplo, sobre el cronograma para reducir la incidencia del coronavirus, conducen a esta volatilidad que ahora estamos experimentando. Alguien aumentará la reducción, alguien aumentará la producción por el contrario. Y todo tiembla. Pero, ¿qué consecuencias tendrá esto? El mercado se ajustará”, dijo Sechin.

Señaló que Brasil, Noruega, México y los Estados Unidos ahora están aumentando la producción, al igual que una serie de productores independientes que nunca tuvieron ni tienen la intención de reducir la producción, independientemente de los carteles.

“Por lo tanto –se pregunta- ¿tiene sentido una ulterior reducción si otros productores van a incrementar su extracción?”.

Sechin criticó la política de sanciones impuesta por Washington. “Este factor también afecta a los miembros de la OPEP. Esto es Irán, Venezuela. Bueno, por supuesto, Rusia también ha impuesto una serie de restricciones. Y esto no tiene nada que ver con el trabajo de la OPEP. Pero estas sanciones, por supuesto, eliminan parte del petróleo del mercado. En primer lugar, la producción iraní y venezolana cayó, la producción cayó en casi 3 millones de barriles".
.
En opinión de Sechin, el acuerdo “OPEP+”, en general y dadas las actuales condiciones, ya ha perdido la importancia que alguna vez se le atribuyó.

“Otros factores funcionan –señaló-. Factores políticos, factores de sanciones, el factor del coronavirus, el estado del mercado de consumo y el estancamiento de la economía. Pero, ¿es dramático? No lo es. Supongo que para fin de año el precio puede recuperarse, en algún lugar hasta el nivel de US$ 50 a US$ 60. Porque la extracción de esquisto está comenzando a reducirse. Varias empresas asociadas con la producción de esquisto ya están cerrando. Y esto, por supuesto, también conducirá a un nuevo equilibrio”."