MUNDO bolsonaristas > Brasil > Supremo Tribunal Federal

DEMOCRACIA EN RIESGO

Brasil grave: Policías filmando y hablando con bolsonaristas

La Policía Militar pareció tomar en broma un gravísimo atentado contra la democracia en Brasil, que merece acciones audaces y definitivas contra bolsonaristas.

Manifestantes golpistas, todos bolsonaristas, invadieron la sede del Supremo Tribunal Federal (la Corte Suprema de Justicia de Brasil), y se llevaron una puerta con el nombre del juez Alexandre de Moraes, que exhibieron como trofeo en sus grupos de chat en Telegram.

El periodista Fábio Zanini confirmó en Folha de S. Paulo que los bolsonaristas se llevaron como trofeo una puerta con la inscripción "Alexandre de Moraes".

Presidente del TSE (Tribunal Superior Electoral) y relator de la investigación 'fake news' (contra bolsonaristas), Alexandre de Moraes es visto como el principal enemigo por los partidarios del expresidente Jair Bolsonaro (PL).

Sin embargo, la puerta, al contrario de lo que afirman los responsables del acto criminal, no es de la oficina de Alexandre de Moraes sino del armario donde se guardan sus togas, junto al pleno del TSE.

puerta moraes.jpg
La puerta de la polémica.

La puerta de la polémica.

La PM

En tanto, Raquel Lopes, también en Folha, afirmó algo mucho más grave: durante actos de vandalismo en Brasilia, los videos muestran que la Policía Militar del Distrito Federal filmaba la depredación tal como si fuese una escena festiva, y conversaba con los manifestantes.

Esto amerita que se consideren medidas más importantes con la fuerza de seguridad federal.

"Manifestantes bolsonaristas con reclamos antidemocráticos entraron en la Esplanada dos Ministérios este domingo por la tarde (08/01), invadieron áreas del Congreso, el Planalto y el STF (Supremo Tribunal Federal), y se enfrentaron con la PM.

La Policía Militar lanzó granadas lacrimógenas contra los simpatizantes violentos de Jair Bolsonaro (PL) pero un grupo de cientos de manifestantes, provenientes del campamento ubicado frente al Cuartel General del Ejército -y nunca evacuado pese a los reiterados pedidos que se hicieron durante los recientes 60 días al Ejército y a las fuerzas policiales-, llegaron a la Esplanada y se concentraron frente al Ministerio de Justicia.

Una parte invadió la parte alta y el área interna del Congreso, luego los manifestantes avanzaron hasta la Praça dos Três Poderes, donde hubo un enfrentamiento, y se dirigieron al Palacio del Planalto, donde ingresaron a una parte del complejo y colgaron la bandera del Brasil en una ventana. Luego se dirigieron al STF, donde llegaron a un área de seguridad."

Embed

Bolsonaristas

El gobernador de São Paulo, Tarcísio de Freitas (republicanos, aliado del Partido Liberal, que integra Jair Bolsonaro), publicó un comentario horas después de que estallaran las protestas golpistas: "Para que Brasil avance, el debate debe ser de ideas y la oposición debe ser responsable, señalando direcciones. Las manifestaciones pierden legitimidad y razón desde el momento en que hay violencia, depredación o cercenamiento de derechos. ¡Eso no lo admitiremos en SP!"

Romeu Zema (Partido Novo, otro aliado de Bolsonaro), al frente del Ejecutivo de Minas Gerais, consideró "inaceptable el vandalismo ocurrido hoy en Brasilia". Zema, que abrazó la candidatura bolsonarista en la 2da. vuelta de las elecciones, afirmó que "la libertad de expresión no se puede mezclar con la depredación de los organismos públicos", sobre todo porque "al final, todos pagaremos".

El senador Sergio Moro (União Brasil-PR), ex juez federal del caso Lava Jato y exministro de Justicia de Jair Bolsonaro, con quien se reconcilió en la campaña electoral, tuiteó: "Las protestas tienen que ser pacíficos. Las invasiones de edificios públicos y la depredación no son respuestas. La oposición debe hacerse de manera democrática, respetando la ley y las instituciones. Los invasores deben retirarse de los edificios públicos antes de que la situación empeore”.

Anderson Torres, sucesor de Moro como ministro de Justicia de Jair Bolsonaro (PL), definió como "lamentables" las escenas de depredación en la Esplanada dos Ministérios, vandalismo del que se lo considera muy responsable.

“El desorden es inconcebible y el irrespeto a las instituciones es inaceptable. He determinado que todo el personal de la PM y la Policía Civil actúe con firmeza para que se restablezca el orden con la máxima urgencia. El vandalismo y la depredación se combatirán con los rigores de la ley”, posteó en redes, antes de que anunciaran su renuncia como secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Diputado Gustavo Gayer (Partido Liberal - Goiás): "Yo siempre estaré a favor de todas y cada una de las manifestaciones pacíficas, pero creo que esta manifestación de hoy está dando más municiones para que puedan usar toda la fuerza del Estado contra el pueblo. No debemos actuar igual como siempre ha actuado la izquierda".

El senador Carlos Portinho (PL-Rio de Janeiro), quien fue líder del gobierno de Bolsonaro en la Cámara, dijo desde Internet: “Ninguna violencia es tolerable. Ninguna manifestación violenta es democrática. Pero así se manifiesta a veces la sociedad. Lamentablemente. Y no solo en nuestro país. Es necesario apaciguar al gobierno y al Poder Judicial. La violencia y la intimidación nos hacen menos democráticos". Insólito lo de apaciguar al Ejecutivo y al Judicial.

Silas Malafaia, uno de los aliados evangélicos más elocuentes de Bolsonaro, habló de "manifestación popular" y denunció que hay "2 pesos y 2 medidas" para el tratamiento a los actos que provienen de bolsonaristas vs. de movimientos de izquierda. El pastor pentecostal agregó:

“Estoy cansado de ver al MST [Movimento dos Sem Terra] invadir un edificio público y quedarse acampado durante 2, 3 días. La militancia del PT hace eso, y nadie dice que es un acto antidemocrático. ¿De qué país son? ¿O es que la gente, la prensa, los políticos tienen amnesia? Nunca he visto a nadie decir que fue un acto democrático. Es la manifestación del pueblo. ¿Y entonces? ¿Usa doble rasero? Cuando es la multitud de izquierda, es un acto de libre manifestación. Cuando son los demás, ¿es un acto antidemocrático? Eso es es una pena."

policia militar brasil.jpg
Un policía filma, divertido, y el otro ríe: ¡...!

Un policía filma, divertido, y el otro ríe: ¡...!

Análisis

Vinicius Torres Freire en Folha:

Los terroristas de la camiseta amarilla deambularon libremente por el Palacio del Planalto a las 16:00. Se tomaron fotos frente a la oficina del Presidente, se rieron, rompieron cosas. También destrozaron la Corte Suprema, irrumpieron en los gabinetes de los ministros y robaron sus togas. Invadieron el piso del Senado, por lo menos. Rociaron paredes. Era una mezcla de anarquía y terrorismo bolsonarista.

A las 17:53, Luiz Inácio Lula da Silva tomó la acción correspondiente: intervención en el Distrito Federal. Llamó fascistas a los fascistas y prometió investigación y castigo, incluso por las omisiones de su propio gobierno.

Fue el mínimo indispensable. No había gobierno, no había orden. Brasilia era una tierra sin ley. Sin policía, la horda había destruido la Praça dos Três Poderes. ¿Dónde estaba el ejército? ¿Para qué sirve el Batallón de Guardia Presidencial? Pura fantasía. Las autoridades cómplices, al menos por negligencia, deben ser procesadas. Fue el mínimo indispensable. No había gobierno, no había orden. Brasilia era una tierra sin ley. Sin policía, la horda había destruido la Praça dos Três Poderes. ¿Dónde estaba el ejército? ¿Para qué sirve el Batallón de Guardia Presidencial? Pura fantasía. Las autoridades cómplices, al menos por negligencia, deben ser procesadas.

Las autoridades del nuevo gobierno, del Congreso y del Supremo parecieron perdidas, por horas. Nadie apareció en público para decir que había autoridad y gobierno. El comando de los Tres Poderes parecía una cucaracha tonta. Al final de la tarde, el Congreso todavía solo discutía la creación de un "gabinete de crisis".

Los responsables inmediatos de facilitar el motín subversivo son Ibaneis Rocha (MDB), gobernador del Distrito Federal, y su jefe policial, Anderson Torres, ministro de Justicia en el gobierno golpista de Jair Bolsonaro.

Ibaneis despidió a Torres luego de que se derramara la inmundicia. Además, ¿dónde estaba la Policía Federal? ¿Nadie se percató de que caravanas con miles de subversivos se dirigían a la capital de la República? ¿Y la Oficina de Seguridad Institucional? Es una broma.

No fue hasta alrededor de las 16:30 que la policía antidisturbios y la caballería llegaron al centro del motín.

Alrededor de las 17:00 se informó vagamente que aparecería la Fuerza Nacional, ciento y medio efectivos, que la policía había comenzado a desalojar la horda de la plaza y que se había recuperado el control de la sede del STF.

Según las imágenes, los terroristas fueron sacados de las sedes del poder federal, pero no fueron detenidos. Era como si acabaran de pisar el césped. ¿Al menos aprehendieron a los ómnibus y a los responsables? Es fácil encadenar a miles.

Poco antes del motín, policías del DF charlaron y se tomaron fotos con gente de la horda. Muchos de los golpistas abandonaron el campamento terrorista frente al Cuartel General del Ejército para realizar incursiones contra los Tres Poderes, escoltados por la propia policía. Otros celebraron el motín criminal con fuegos artificiales y arrojando objetos a los coches de policía. Poco después, policías serían golpeados por terroristas bolsonaristas.

Ibaneis Rocha y su jefe policial bolsonarista entregaron el centro del poder federal a la horda criminal; el gobernador llamó a los matones "manifestantes". Él es el principal responsable.

Muy problemática, al menos por la intolerable ingenuidad de alguien en su posición, fue la posición de Flavio Dino, ministro de Justicia de Lula da Silva. Si no pudo garantizar la seguridad en la anunciada invasión de Brasilia, debería haber puesto un dedo en el ojo y otro en la nariz de Ibaneis: si hubiera habido un motín terrorista, la culpa habría sido del al menos negligente gobernador del DF. No lo hizo. Además, debería tener un "plan B". Si lo tuvo, obviamente no funcionó.

Más grave, por casi complicidad, está José Múcio, ministro de Defensa, que en su toma de posesión calificó de "manifestaciones democráticas" la reunión de bandas golpistas frente a los cuarteles, en las que tenía amigos y familiares, tal como él mismo dijo.

Los policías del DF y de Ibaneis ya habían demostrado lo que son cuando reaccionaron de manera blanda e inepta ante el intento de invasión de la Policía Federal el 12/12, durante la diplomacia de Lula. Se mantuvieron blandos, por decir lo menos, incluso después de que se descubrió que las milicias bolsonaristas estaban intentando ataques terroristas, como el 24/12, en las cercanías del aeropuerto de Brasilia.

Hay que pasar por esta policía con peine de dientes finos, investigar a los negligentes, conspiradores, enjuiciarlos y expulsarlos. Hay que pasar por esta policía con peine de dientes finos, investigar a los negligentes, conspiradores, enjuiciarlos y expulsarlos.

La obra, en su conjunto, sin embargo, pertenece a Bolsonaro, sus generales de reserva y activos, parte de las Fuerzas Armadas, el fiscal general Augusto Aras, indulgente con la escalada golpista alentada por el gobierno de la oscuridad, y empresarios que financian mítines y aglomeraciones golpistas desde hace años.

Para empezar, Bolsonaro y sus cómplices inmediatos, Alberto Heleno y Braga Netto, deben ser procesados por incitaciones, campañas y actos que culminaron en esta ola de terrorismo.

Las Fuerzas Armadas, además, el Ejército en particular, toleraba, al menos, la concentración de golpistas y terroristas en torno a sus muros. Era predecible. Al menos desde 2018 pisotean la Constitución con discursos entre inconstitucionales y golpistas.

Ahora, ya es suficiente. Es necesario investigar, juzgar y juzgar a todos los promotores de la subversión, en la policía, en los gobiernos, en la fiscalía y en las Fuerzas Armadas. Sin amnistía.

----------------------

Más contenido en Urgente24:

Precios insólitos: Argentinos huyen a Brasil, Uruguay y Chile

El aval de Guillermo a Carlos III por Camila detonó a Harry

El impactante palacio y fortuna de Benedicto XVI: Descubrí su historia

Vuelve a jugar la Selección Argentina: Fechas, entradas y sede

El Dibu lo hizo: Tras su campaña, invertirán US$20 millones

Dejá tu comentario