Leído

BASADA EN EMPRESAS FANTASMA

The China Hustle: la millonaria estafa financiera que empezó en 2008 y todavía hace daño

Jue, 10/10/2019 - 10:35am
Enviado en:
0 comentarios

Las relaciones entre China y Estados Unidos, que tema difícil de describir, sobre todo teniendo en cuenta las distintas aristas que existen. Las dos economías más grandes del mundo tienen una estrecha relación económica, aunque esta en los últimos años estuvo manchada por una guerra comercial que comenzó el nacionalismo de Donald Trump y el sueño de ser gigante de Xi Jinping. Sin embargo ambos países llevan una relación financiera desde hace aproximadamente 10 años, cuando ocurrió la crisis de 2008 y el boom comercial chino. Pero, ¿qué pasa cuando una relación financiera está basada en estafas que comenzaron hace 10 años pero todavía siguen activas, sin castigar y engañando a los inversores? Esto es lo que retrata el documental: "The China Hustle" ("La estafa china" en español).

Contenido

Las conversaciones entre China y Estados Unidos para intentar llegar a un acuerdo, ya comenzaron. Y si bien no tienen ánimos de llegar a soluciones, ni siquiera a conclusiones optimistas, por lo menos se puede ver como una avance en la guerra comercial en la que están envueltos ambos países desde 2018. La incertidumbre que provoca esta situación tiene consecuencias directa sobre las economías globales, así lo demostraron los Bancos Centrales de los distintos países meses anteriores cuando se desesperaron para bajar las tasas de interés. 

Aunque también tiene grandes consecuencias en la Bolsa de Valores de ambos países, es así que por ejemplo este miércoles 09/10, "las acciones estadounidenses redujeron las ganancias y el dólar se debilitó después de un informe de que China ha reducido las expectativas de un acuerdo comercial antes de las conversaciones con la administración Trump", así lo explicó la agencia de noticias, Bloomberg. Esto es a lo que quería llegar: la relación financiera y bursátil de ambos países. Si nos ponemos a pensar, nadie sabe definir exactamente qué es el capitalismo, como funciona la Bolsa de Valores y quien está detrás de cada una de las empresas que aparecen en Wall Street.

Dudas como estas son las que viene a aclarar la película, The China Hustle. Muchos, como la publicación Forbes, la calificaron como la mejor película del 2018, mientras otros como los críticos del Washington Post solamente le dieron 3 estrellas. En mi opinión personal, es una de las películas que no podes dejar de ver si por lo menos buscas entender algunas cosas: ¿Cómo funciona la Bolsa de Valores? ¿Qúien está detrás de las empresas, quién gana y quién pierde? y claro resolver el misterio de el sistema financiero chino. 

Antes de seguir es importante aclarar que la película, dirigida por Jed Rothstein (director del cortometraje nominado al Oscar 2010 "Killing in the Nombre"), es más bien un documental que plasma una investigación realizada por Dan David, un administrados de dinero norteamericano que realizó informes detallando como muchas de las empresas chinas que cotizan en Bolsa, son fantasma, falsas, sin acción, o el adjetivo que quieran ponerle. El mismo es quién guía al espectador a través de la historia y claro se pone a él como ejemplo porque fue uno de los protagonistas de la historia.

El mismo comienza diciendo: "No hay buenos tipos en esta historia, incluyéndome a mí", explica David, para después asegurar que el negocio a describir es que los ricos se hagan más ricos y sacarle dinero a los inversores que confían en el sistema capitalista que propone Estados Unidos desde un comienzo, pero que no regula como tendría que hacerlo. Esto último queda plasmado en una frase donde el empresario explica que ni auditores, ni contadores, ni la Cámara de Comercio de Estados Unidos, chequean las empresas que ingresan al mercado norteamericano, como deberían hacerlo. "La ceguera de quienes invierten y la necesidad de hacer dinero desde el otro lado", resume el documental.

En pocas palabras, el fraude que se describe es como el boom de la economía china, después de la gran crisis del año 2008, y lo que parecía ser un crecimiento incesante, teniendo en cuenta que en ese tiempo el PBI de China crecía entre un 8% a un 11% anual. Algo que hoy no es así, teniendo en cuenta que su economía es un poco más sofisticada, además de estar condicionada por las sanciones norteamericanas. Pero que sucedía, las empresas chinas no podían insertarse en la Bolsa norteamericana, es así que se aliaban con empresas norteamericanas que cotizaban en Bolsa pero que no estaban en función y salían al mercado.

El banco principal y primero en hacer esto fue Roth Capital Partners, le daban a los norteamericanos lo que querían: participar en la economía china. Se llenaron de plata, obvio.

A este proceso le llamaron inversión invertida y trajo a la Bolsa norteamericana a más de 400 compañías chinas en 2010. "Lo mejor de todo era que nadie hacía preguntas", explican en el documental. Aunque el gran problema llegó depsués cuando las empresas chinas comenzaron a despertar preguntas. Las primeras dudas fueron cuando un inversor norteamericano, Carson Block, quiso hacer negocios en China y al visitar la fábrica de Orient Paper (la empresa china que estaba cotizando en bolsa norteamericana), la misma se parecía a un nido de ratas, cuando al mismo tiempo decía que facturaba US$ 100 millones al año. 

Así aparecieron miles de empresas, que fueron publicadas en un informe que denunciaba las debilidades de la tan mítica economía china, que no era ni tan fuerte ni tan sustentable como parecía, pero que seguía siendo rentable en la Bolsa de Valores. Es así que quienes se encargan de gestionar inversiones, continuaban teniendo un negocio, sin importar cuan bajo sea el valor real de la empresa en china. Es decir, el ciudadano promedio que invertía en la empresa china lo hacía pensando que está valía US$ 150 millones, pero en realidad valía menos de US$ 20.

Acá es cuando llega el otro problema: los grandes bancos, el gobierno chino y norteamericano ya sabían lo que estaba ocurriendo, pero mientras las personas sigan invirtiendo y manteniendo la rueda capitalista girando, todo estaba bien. "Wells Fargo lo sabía, JP Morgan lo sabía, Bank of America lo sabía, pero no importaba porque era negocio", explican en el documental. Aunque las denuncias presentadas por David tuvieron tanta relevancia que llegaron hasta las audiencias de la justicia y debates en torno a que hacer con respecto a las mentiras chinas. 

Otra problemática plasmada en el documental tiene que ver directamente sobre como es la sociedad china, cuyas caracterísitcas son un riesgo para la transparencia financiera, atentan sobre ella. Tengamos en cuenta que hacer preguntas en China es sinónimo de tortura, prisión u hostigamiento, por más que se haya invertido, no es algo accesible el hacer preguntas. Ni a bancos, ni a funcionarios, ni a administrativos. Tampoco existen las ordenes judiciales. "Si querés ser un criminal el mejor lugar es uno sin policías, y eso era China", explica uno de las fuentes al final de la película. "Es el delito financiero más grande de los últimos 25 años".

Por otro lado, esta investigación pone a China y claro que también a Estados Unidos en posición de: mientras pagues tus impuestos, no desafíes al gobierno y seas un buen ciudadano, hace lo que quieras en otros ámbitos. Es así que los ejecutivos norteamericanos nunca fueron presionados para que den explicaciones, tampoco los bancos, los únicos perjudicados fueron los inversores que invierten en una empresa fantasma. En cuanto a China, desde el gobierno no hacen preguntas, ya que mientras seas fiel al partido, hace lo que quieras, más si es afuera del país y podes ingresar dinero estadounidense a China. Repito, no importan los métodos.

La gran problemática, es que ni la guerra comercial puso frenar esta corriente, China sigue siendo un gran lugar para invertir y las empresas asiáticas continúan queriendo participar en el mercado norteamericano. Esta el ejemplo de Alibaba, la gran empresa tecnológica china que está haciendo millones en Estados Unidos, tanto que hasta su CEO se reúne con el presidente Trump, pero alguien se pregunta cómo. "Hay que tener confianza, es China". Pero claro lo que ya advierten muchos expertos es que la cantidad de crédito que almacena el gigante asiático podría hacer estallar una próxima crisis financiera.