Leído

INFIERNO EN NEWS CO.

El 'negacionismo' de Rupert dinamitó a los Murdoch

Dom, 02/08/2020 - 11:40am
Enviado en:
Por Urgente24

James Rupert Murdoch Jacob es el hijo menor de Rupert Murdoch, y fue el director ejecutivo (CEO) de 21st Century Fox, que su padre vendió a Disney. Desde entonces, las diferencias se acumularon, y explotaron en los temas ambientales porque James dice no entender cómo es que su padre niega el calentamiento global. En definitiva, James renunció.

James Murdoch y Kathryn Hufschmid Murdoch. En 2011, James tuvo que cargar con todo el escándalo de los teléfonos pinchados por el semanario dominical del grupo, News of the World, lo que le costó la presidencia de News Group newspapers y Times Newspapers.
Contenido

'The Rise of The Murdoch Dynasty' (El Auge de la Dinastía Murdoch), la serie documental de 3 capítulos de BBC2, tiene la siguiente confesión de Andrew Neil, ex director del dominical The Sunday Times: "Creo que ya es de dominio público el hecho de que en las semanas previas al comienzo de la Guerra de Irak, Tony Blair hablaba tanto o más con (Rupert) Murdoch que con su ministro de defensa. Yo a eso le llamo influencia".

Para algunos, la BBC recuerda la alianza entre el laborista Blair y el oportunista Murdoch -sus tabloides The Sun y News of The World, ayudaron a Blair en la campaña de 1997 contando los escándalos sexuales de sus rivales, y luego respaldando la estúpida invasión a Irak, en contra del masivo rechazo de la ciudadanía británica-, quizás con ánimo de reequilibrar lo que sucede en la política doméstica británica en 2020.

Pero, lo interesante, es que ese Murdoch que benefició a Blair no le sirve a su propio hijo menor, James Murdoch, quien decidió abandonar el imperio de su padre.

El gran ganador con la salida de James es su hermano mayor, Lachlan Keith Murdoch, de 48 años, sólo trascendente porque compró una mansión en California que le costó US$ 150 millones, un récord superado en febrero por Jeff Bezos, fundador de Amazon, que adquirió una por US$ 165 millones.

Lachlan renunció de News Corporation en 2005 tras haber sido director de operaciones y editor del diario «New York Post» -lo convirtió en el periódico de más rápido crecimiento de USA y el 7mo. de más venta en el país-, pero luego regresó como hijo pródigo y es el vicepresidente del holding, además de director ejecutivo de Fox Corporation, una de las cadenas más poderosas del país, y también, de las más polémicas por su apoyo a Donald Trump. 
Desde su renuncia intentó ir por libre, aunque siempre con mucha mano izquierda para gestionar las complejas relaciones políticas y sociales sobre las que se asienta su negocio, algo que ha quedado en evidencia en los últimos meses, cuando ha hecho públicas posiciones personales totalmente opuestas a la línea editorial del grupo.

Es curioso pero ni Lachlan ni James coinciden con las posiciones políticas ni sociales de su padre Rupert. Pero la diferencia es que, en esta ocasión, Lachlan ha decidido callar para heredar, y James dijo todo lo que sentía, quizás porque sabe que Lachlan es el elegido.

En concreto, James Murdoch renunció a la junta de News Corp, en otra fractura en la relación con su padre Rupert Murdoch y el imperio familiar de los medios. 

En una carta a la compañía con fecha del 31/07, James escribió que su renuncia "se debió a desacuerdos sobre cierto contenido editorial publicado por los medios de comunicación de [News Corp] y ciertas decisiones estratégicas". 

Desde principios de 2020 él critica a los medios de comunicación de su padre por promover un falso escepticismo sobre el cambio climático.

Desde la venta de casi todo 21st Century Fox a Disney, James se ha distanciado de la política conservadora de Rupert, de 89 años.

James invertió US$ 2.000 millones en ganancias de la venta de Fox para armar su propia cartera de empresas, incluida una inversión en nuevas empresas destinadas a combatir las noticias falsas y una participación en Vice Media. 

En un comunicado, Rupert, presidente ejecutivo de News Corp, y Lachlan, copresidente, dijeron: “Estamos agradecidos con James por sus muchos años de servicio a la compañía. Le deseamos lo mejor en sus esfuerzos futuros”. 

Las tensiones dentro de la familia Murdoch se hicieron públicas en enero, cuando los incendios forestales arrasaron Australia, el hogar de Rupert Murdoch. 

James y su esposa Kathryn difundieron públicamente su decepción con la cobertura de News Corp en Australia por su "negación continua" del calentamiento global.

Murdoch milita en el 'negacionismo', o mejor expresado: su negocio es la relación con los conservadores estadounidenses, británicos y australianos, que son 'negacionistas'. 

Es evidente que aún cuando James ya no vuelva, Lachlan no mantedrá el enfoque de su padre cuando se haga cargo.