Leído

INSEGURIDAD

Respetuoso pero enérgico planteo de las Fuerzas Federales a la ministra Frederic

Jue, 01/10/2020 - 9:29am
Enviado en:

La antesala del merecido homenaje fúnebre al Oficial Inspector, Pablo Roldán, devino en una fuerte pulseada entre la antropóloga devenida en jefa de las FFSS y el jefe de la Federal Comisario General, Juan Carlos Hernández, con el absoluto respaldo de sus pares de las demás instituciones policiales.

En las redes sociales tildan a la ministra de "incompetente".
frederic.jpg
Sabina Frederic, otro error de los muchos errores de Alberto Fernández al integrar su equipo de colaboradores.
Contenido

En forma casi coincidente con la muerte de oficial perteneciente al Cuerpo de Policía  Montada, Pablo Roldán, quedó en evidencia, tanto puertas adentro como afuera de las fuerzas policiales, que ni el fallecido ni sus camaradas de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires se animaron a desenfundar sus armas y neutralizar al agresor Rodrigo Roza, quien al parecer no se encontraba en pleno uso de sus facultades mentales. 

Los efectivos reconocen que, cada vez que se produce un hecho que pone en riesgo la integridad física propia o la de un camarada, en pocos segundos deben evaluar que ocurrirá inmediatamente después de repelida la agresión.

“De movida te suspenden, te quitan el arma y te vas a tu casa casi sin sueldo, en el 99% de los casos te procesan y son muy pocos los que zafan de una condena. Pero en todos los casos tu carrera queda terminada, más con una ministra progre”, declaran ante este cronista efectivos consultados al respecto. 

La situación descripta viene socavando la moral de la tropa policial desde hace mucho, los cuatro años de gestión macrista parecieron darle un alivio a este sentir, pero en este momento hay políticas de revisión de todo lo actuado por las FFSS en los últimos años y eso agitó una vez más el avispero.

La muerte de Roldán comienza a verse en este aspecto como un verdadero punto de inflexión.

Si bien la decisión de decretar un día de duelo fue una iniciativa nacida en la Quinta de Olivos (“No me va a pasar lo mismo que con el piloto de la Fuerza Aérea” , dijo Alberto Fernández), desde su confortable despacho de la calle Gelly y Obes2289, en plena Recoleta, Sabina Frederic se apuró a decir que lamentablemente dada la pandemia no sería posible efectuar una ceremonia fúnebre al oficial caído en cumplimiento del deber. 

Para su propia sorpresa, antes que la antropóloga terminara de pronunciar la frase, desde la Policía Federal Argentina se le hizo saber que con o sin su presencia Roldán recibiría todas y cada una de las honras fúnebres protocolares que el reglamento de ceremonial policial dispone. Caso contrario nadie en la cúpula policial podría predecir cómo reaccionarían los cuadros.

Tal vez con más astucia que conocimiento del manejo policial, la funcionaria aceptó algo que para los observadores no fue un pedido de permiso sino una mera comunicación.

Luego de algunos intercambios de opiniones, Frederic permitió que el Comisario General, Juan Carlos Hernández,  saliera a responder las consultas de todos los medios de comunicación, sin la molesta presencia de un funcionario ministerial al lado, tal como suele pasar cada vez que un uniformado tiene que hacer uso de la palabra. 

Hernández tenía, además, en su poder la “bandera blanca” de rendición ministerial respecto al uso de las Taser, la herramienta de neutralización de atacantes que intermedia entre la Tonfa y el arma de fuego.

“Si bien la ministra no entiende mucho del tema y quiere dar la Taser a los grupos de élite que son los que casualmente actúan cuando las fuerzas de menor nivel de fuego son superadas, es un buen comienzo, una vez que comencemos a entrenar le haremos ver que están diseñadas para neutralizar a un agresor aislado, que no se somete a la voz de alto o que resulta conflictivo o porta un arma blanca. Pensar en usarlas en una toma de rehenes es ridículo, pero bueno habrá que enseñarle”, sostiene un jefe policial al referirse al tema. 

Lo que los jefes de las fuerzas tramaron -y no le dijeron a la ministra- fue que especialmente le habían requerido a Sergio Berni que estuviera presente en la ceremonia fúnebre.

Berni es el ministro que el sistema de seguridad federal está esperando. Hay otros nombres en danza, todos con pensamiento diametralmente opuesto al de una funcionaria que sostiene que “yo veo primero el problema como antropóloga que como funcionaria policial” pero es innegable que el Teniente Coronel paracaidista médico y karateca gana por lejos en las preferencias de los uniformados.

Ceremonia Tensa

Si hay algo que un policía profesional o un militar de carrera saben hacer es marcar respeto, indiferencia o incomodidad ante una presencia no deseada. Solo quien entiende los sutiles códigos de la disciplina militar o policial lo puede comprender.

Frederic tal vez ya lo sepa y si lo sabe, por estas horas debe tener perfectamente en claro lo que hoy le demostraron sus subordinados sin faltarle el respeto en lo más mínimo. Como prueba de ello basta con haber observado el trato prodigado para con el ministro provincial respecto al que la jefa nacional obtuvo. Hasta le recomendaron que se abstuviera del saludo reglamentario que debió haber hecho al ingresar a un cuadro de formación policial.

Por otra parte,  tal como ocurrió en la fuerza policial capitalina luego de los sucesos que tuvieron como protagonista a la policía bonaerense, sus autoridades se apresuraron a curarse en salud y con la intención de conjurar cualquier tipo de malestar incipiente, en el día de la fecha reactivaron el proyecto Taser capitalino que está listo para ser implementado cuando Horacio Rodríguez Larreta lo decida

Si bien tanto Frederic como su entorno cercano han rehuido durante toda la jornada cualquier trato con la prensa, el personal administrativo de la sede ministerial que pudo ser consultado ha dado cuenta de que en las últimas 24 horas el clima no es el más propicio y que más bien se asemeja a un fin de ciclo.

Para tener en cuenta

Como frutilla del postre y en forma coincidente con el sepelio de Roldán, las redes sociales policiales se vieron inundadas con el siguiente mensaje:

A la Señora Ministra de seguridad de la Nación (antropóloga) y al Director Nacional de Gendarmería:
Es lamentable expresarnos por este medio debido que no tenemos representación legal alguna, por quien se hagan valer nuestros derechos, pero es el medio más fiable y rápido para hacer saber nuestro malestar.
Ya a esta altura deberíamos tener un aumento salarial (urgente) pero el silencio de parte de su ministerio no nos deja otra posibilidad.
No está demás recordar que la GN y demás Fuerzas Federales están de pie de guerra desde el principio de esta pandemia, llevando adelante sus órdenes para la seguridad común de una manera intachable y así amortiguar las consecuencias de este virus (otorgando un bono de 5 mil pesos por única vez).
Esto no es un mensaje amenazante ni intimidante, simplemente es una advertencia sobre el malestar que hay en el personal en actividad, su personal retirado y sobre todo en cada familia de nuestros camaradas."

Comentarios