Leído

DESBORDE FISCAL

El problema del dólar, según le explicaron al Presidente (esperan respuestas)

Jue, 29/10/2020 - 9:17am
Enviado en:

Nunca fue un problema del dólar sino del peso: se lo acaban de reiterar al Presidente. También que el verdadero caos social surge de la megadevaluación que provocan las indefiniciones. Ahora es el turno del Jefe de Estado. Le dijeron que tiene la oportunidad de descansar mejor, considerando su rostro de los últimos días.

Benjamín Franklin
franklin.jpg
Benjamín Franklin, sobrecotizado dios de los argentinos.
Contenido

El precio del dólar es hoy una resultante del déficit fiscal más que del stock de reservas disponibles en el Banco Central. El Presidente de la Nación lo sabe. Al menos un influyente banquero se lo expresó, junto a una sugerencia interesante: "El bimonetarismo argentino es una consecuencia del gasto público estructuralmente desbordado. (Mauricio) Macri decidió no entenderlo y así le fue. Ahora es tu oportunidad. Esto no es política, es aritmética".

En este punto ocurre un debate en extremo interesante en la Argentina 2020: algunos habitantes de la política autodenominados (falsamente) 'progresistas' afirman que el gasto público es el precio a pagar por la sociedad para evitar el caos social. Esta gente -que con un intelecto tan ramplón como culposo cree que la pobreza es consecuencia de quienes no son pobres- termina ubicando como su referente ideológico a un teólogo, el papa Francisco, quien no entiende mucho de la ciencia económica (ni de circulación del dinero, considerando las pésimas inversiones vaticanas en el Reino Unido sin mencionar las periódicas irregularidades incorregibles en el Instituto de Obras Religiosas).

Sin embargo, y también se lo han dicho al Presidente, con cierta discreción, no sea que Eduardo Valdés salga a whatsappear a Roma, es probable que el caos social sea mucho mayor si se mantiene el desajuste fiscal, que lleva la paridad cambiaria arriba de $180, destrozando todos los índices de inflación y abastecimiento. El Jefe de Estado es quien debe decidirlo, según se lo acaba de ratificar su vicepresidenta en la carta que le envió para explicarle que no le interesa en absoluto hacerse cargo de lo que no le corresponde (la Presidencia).

Algo más para los apóstoles del 'progresismo': ¿cuál es la justicia social de comprar 'dólar Bolsa' para revenderlo en el 'blue', algo que permite cada 3 rondas de US$ 10.000 ganar US$ 3.000?

¿Cómo impiden esa transferencia de riqueza que está ocurriendo hoy en la Argentina, sin cesar? Ni hablar de la compra de aviones privados al dólar oficial. O la contratación de jets privados que llevan a grupos a Europa o a USA, pagando dólar oficial. Esos vericuetos son incontrolables. Es toda gente más preparada y hábil que los burócratas a pedal. Cuando ellos fueron y volvieron 3 veces, los burócratas están preparándose para salir. Y mejor ni hablemos del bitcoin en dólares.

Frente a esta realidad que provoca la mala praxis gubernamental, y también se lo han dicho al Presidente, la reacción fue enviar al soviético Carlos Heller a parir un proyecto de ley tan absurdo -¿se habrá enterado de la glásnot?- que convierte a su Credicoop en objeto de ira de la vapuleada clase media, tal como sucedió con la ex Cooperativa El Hogar Obrero en días de Raúl Alfonsín.

El acuerdo

El precio del dólar como una resultante del déficit fiscal ofrece una enorme oportunidad hoy día al Presidente, afirman quienes insisten en que Alberto Fernández tiene la información, que debería convertir en decisión.

Sucede que está ocurriendo una licuación fenomenal del gasto público, tanto en masa salarial como previsional, para comenzar.

El llamado 'acuerdo político' a que invitó Cristina Fernández de Kirchner debería referirse, por una parte, a consolidar esta nueva estructura de gasto, y por otra parte, a garantizar una exportación anual de no menos Us$ 20.000 millones anuales.

"No es muy difícil resolver la coyuntura argentina, en especial considerando el escenario global. Falta un diagnóstico correcto, audacia política e idoneidad profesional", es el mensaje de quienes rechazan que el Apocalipsis se encuentre en la esquina.

El tiempo

Pero lo que no hay es tiempo disponible. Todos coinciden en que el respiro cambiario de estas horas es efímero. Sin duda a la espera de la reacción del Presidente. No reaccionar también es una reacción.

Hay sorpresas: el texto de la carta de CFK le habilitó al Presidente todas sus banderas del 10/12/2019, acerca del diálogo, el consenso y la unidad, que él mismo incineró en pandémicos días posteriores, y Horacio Rodríguez Larreta puede dar fe de ello.

Los grandes banqueros coinciden en que un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional cuanto antes, consolidaría un escenario para cerrar 2020 con mejores expectativas macroeconómicos que su inicio, pese a la pandemia.

Porque la brecha entre el dólar oficial y los dólares libres es básicamente acumulación de expectativas (negativas).

Por lo tanto, resolver el desborde del gasto público y consolidarlo en un acuerdo con el FMI que apruebe el Congreso de la Nación, para darle el lustre de acuerdo político, ayudaría en forma considerable, dejando luego el resto en manos de algunos instrumentos financieros que precisa el llamado 'mercado', que somos todos, y es responsabilidad del Banco Central.

Es la única manera de que Benjamín Franklin pierda su pedestal en el panteón de las deidades argentinas