Leído

POCIÓN DE LA JUVENTUD

Bailar retrasa el envejecimiento, según estudios

Mar, 29/10/2019 - 11:05pm
Enviado en:
Por Urgente24

Esta actividad física tiene numerosos beneficios para la salud, pero el más destacado es que retrasa el envejecimiento cerebral. Además, eleva los niveles de serotonina y disminuye el riesgo de demencia.

Bailar retrasa el envejecimiento.
ballet.jpg
Contenido

En muchas películas se fantasea con una poción mágica que al tomarla uno se vuelve joven para siempre. En el mundo real, esta no es una bebida, sino una actividad física: bailar. 

Un estudio realizado por la Escuela Albert Einstein de Medicina, en Nueva York, reveló que la danza retrasa el envejecimiento cerebral.

Esta actividad permite mantener un equilibrio físico, emocional y un estado de ánimo positivo.

El gerontólogo Joe Verghese, comparó el baile con otras actividades que funcionan como estimulantes para el cerebro, como leer libros o resolver crucigramas 

El estudio determinó que los beneficios que brinda el baile al cerebro son incluso más poderosos que otros. Los crucigramas disminuyen un 47% el riesgo de demencia y bailar un 76%.

El baile rodeado de otras personas permite tomar decisiones rápidas e instintivas, ya que en el cerebro se activa la habilidad de improvisación, que estimula a las neuronas.

Además, la danza eleva la serotonina, una hormona encargada de regular los estados de ánimo en el organismo.

Otro estudio, realizado en la Universidad de Magdemburgo, Alemania, determinó lo mismo. La danza retrasa el envejecimiento cerebral. 

Un grupo de adultos mayores aprendió durante 18 meses coreografías y todos aumentaron la actividad en la zona del hipocampo del cerebro, vinculada a enfermedades como el Alzheimer y es crucial para la memoria y el equilibrio.

Tratamos de ofrecer a nuestros mayores un grupo con rutinas de baile cambiantes a partir de diferentes géneros (jazz, square dance y baile latino)”, explicó la Dra Kathrin Rehfeld, responsable del estudio. 

En resumen, bailar retrasa el envejecimiento cerebral, y contribuye al bienestar, al buen humor y a la afectividad.