JUNTOS BIEN alimentos > estómago > leche materna

NO A LA TROFOLOGÍA

¿Qué pasa en el estómago cuando Ud. mezcla alimentos?

Un debate habitual entre vegetarianos: ¿cuál es el límite en la combinación de alimentos? Claves, mitos y costumbres.

Cada estómago es diferente. Existen casos de sensibilidad o de tolerancia individual a ciertos alimentos, que aun siendo saludables, no son bien digeridos por algunas personas.

Pero una variedad moderada o razonable es bien tolerada por la mayoría. Cada cual se debe observar a sí mismo para saber si existe un alimento o una determinada combinación de alimentos que no le sienta bien.

El único alimento realmente completo y que aporta todos los nutrientes necesarios para el cuerpo es la leche materna, y eso solamente para el bebé lactante. Todos los demás alimentos deben ser necesariamente combinados unos con otros si queremos estar bien nutridos.

Entonces, alimentos diversos en el estómago: comencemos por una buena noticia, siempre hay tiempo para las otras.

Un aparato digestivo aceptablemente sano, que produzca suficientes jugos digestivos con sus enzimas, es capaz de digerir una combinación razonable de diversos alimentos, siempre cuando todos ellos sean sanos.

Trofología

La trofología, de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española, es el "tratado o ciencia de la nutrición".

Las personas autodenominadas trofólogos afirman saber

  1. en qué orden comer en las distintas ingestiones diarias,
  2. cómo mezclar alimentos y
  3. cuáles de sus características se pueden utilizar como factores de medicina preventiva.

Algunos dicen que la trofología, hasta el momento, no tiene fundamentos científicos e inclusive puede tener riesgos para la salud.

El único estudio controlado de esta práctica dictaminó que no hay evidencia alguna para afirmar que combinaciones específicas de alimentos ayuden a mejorar la salud o perder de peso.

alimentos2.jpg
El aparato digestivo es más inteligente de lo que algunos supuestos nutricionistas imaginan. El estómago y el intestino son capaces de digerir y asimilar perfectamente una mezcla de hidratos de carbono con proteínas.

El aparato digestivo es más inteligente de lo que algunos supuestos nutricionistas imaginan. El estómago y el intestino son capaces de digerir y asimilar perfectamente una mezcla de hidratos de carbono con proteínas.

Dudas

El médico Jorge Pamplona es el titular del Departamento de Salud de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España, y planteó el interrogante:

-Algunas personas me han preguntado: ¿qué ocurre en el estómago cuando como una variedad de alimentos juntos?

Por ejemplo, una comida que empieza por una ensalada con tomate, lechuga, cebolla y otras hortalizas, seguida de unas papas / patatas con brócoli o arvejas / guisantes, una ración de tofu y una pieza de fruta.

  1. ¿Cómo hace el estómago para digerir toda esa variedad de alimentos juntos?
  2. ¿Será acaso capaz de procesar la amplia gama de nutrientes que hay en esa comida: proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales…?
  3. ¿Cómo hace el cuerpo para asimilar todas esas sustancias químicas y enviar cada una de ellas a los órganos o células que las necesitan?

Las dietas

Según Pamplona, la trofología dice que no se deben comer alimentos ricos en hidratos de carbono junto con alimentos que contienen proteínas.

Tampoco se pueden combinar los hidratos de carbono con las frutas ácidas, o las frutas ácidas con las frutas dulces.

Entonces, ¿cuál es el menú saludable?

Según él, la trofología tiene aspectos positivos -por ejemplo, el énfasis en el consumo de alimentos vegetales- pero presenta 2 grandes inconvenientes:

  • Al complicar tanto lo que debe ser una alimentación saludable, la teoría sobre las incompatibilidades alimentarias ejerce un efecto disuasorio, pues desanima a los que desean seguir una dieta a base de cereales, frutas, hortalizas, legumbres y semillas.
  • El hecho de prestar esa atención excesiva a la combinación de alimentos empobrece el régimen alimentario. Y además, se pierde el efecto beneficioso de combinar por ejemplo verduras con frutas ácidas, lo cual favorece la absorción del hierro.

Ejemplos

Los cereales y las verduras contienen abundante hierro, más que la carne por unidad de peso. Pero ese hierro vegetal se absorbe con dificultad a menos que se combine en la misma comida con los ácidos de las frutas. Al combinar la avena con la naranja, o las espinacas con el limón, se multiplica hasta por 3 la tasa de absorción del hierro de origen vegetal.

Las frutas son ricas en vitaminas A y C, mientras que los cereales y las semillas son ricos en vitaminas B y E. En la misma comida arroz (preferiblemente integral) y naranja, o avena y manzana, o maíz y pimiento, se obtienen todas las vitaminas necesarias.

Estamos diseñados para combinar alimentos. El aparato digestivo es mucho más inteligente de lo que algunos supuestos nutricionistas imaginan. El estómago y el intestino son capaces de digerir y asimilar perfectamente una mezcla de hidratos de carbono, que precisan de un pH alcalino para su digestión, con proteínas, que requieren un pH ácido. Estamos diseñados para combinar alimentos. El aparato digestivo es mucho más inteligente de lo que algunos supuestos nutricionistas imaginan. El estómago y el intestino son capaces de digerir y asimilar perfectamente una mezcla de hidratos de carbono, que precisan de un pH alcalino para su digestión, con proteínas, que requieren un pH ácido.

Si fuera verdad que no podemos digerir a la vez los hidratos de carbono y las proteínas, no podríamos comer lentejas ni avena, ni ninguna legumbre o cereal, y ni siquiera tampoco papas / patatas. Pero nuestro cuerpo es el resultado de un diseño infinitamente inteligente y no solamente puede digerir a la vez diversos tipos de alimentos o de nutrientes, sino que además le resulta beneficioso, e incluso curativo. Si fuera verdad que no podemos digerir a la vez los hidratos de carbono y las proteínas, no podríamos comer lentejas ni avena, ni ninguna legumbre o cereal, y ni siquiera tampoco papas / patatas. Pero nuestro cuerpo es el resultado de un diseño infinitamente inteligente y no solamente puede digerir a la vez diversos tipos de alimentos o de nutrientes, sino que además le resulta beneficioso, e incluso curativo.

alimentos-dañinos-estomago.jpg
Necesitamos forzosamente combinar diversos tipos de alimentos para estar bien nutridos.

Necesitamos forzosamente combinar diversos tipos de alimentos para estar bien nutridos.

Ácidos

El estímago contiene ácido clorhídrico

  • ¿Por qué tanto miedo a las frutas ácidas?
  • ¿Por qué la trofología recomienda no combinarlas con otros alimentos?

La fisiología nos dice que estos temores son infundados.

En el estómago existe un ácido igual o más fuerte que el de limón: el ácido clorhídrico.

El pH del jugo gástrico oscila entre 1 y 3, aproximadamente el del limón.

Si han visto vomitar a un niño o a un adulto sobre un suelo de mármol, habrán comprobado cómo este se decolora y el ácido clorhídrico del jugo gástrico vomitado se come literalmente la piedra de mármol.

Pues si el estómago tiene de forma natural un contenido tan ácido (aunque normalmente no lo percibamos),

  • ¿qué daño puede hacerle un poco más de ácido procedente de una fruta?
  • ¿En qué puede perjudicar a la digestión el hecho de tener un poco más de ácido en el estómago? En nada.

Ni el limón, ni el tomate, ni ninguna otra fruta más o menos ácida dificulta la digestión de otros alimentos; ninguna incompatibilidad, pues, entre las frutas ácidas como el limón o la naranja y el pan, el arroz, u otros alimentos ricos en hidratos de carbono.

Conclusiones

  1. No existe ningún fundamento científico para establecer una norma general sobre incompatibilidades entre alimentos sanos.
  2. Necesitamos forzosamente combinar diversos tipos de alimentos para estar bien nutridos.
  3. Estamos diseñados para digerir a la vez una amplia gama de nutrientes, incluyendo los hidratos de carbono (que precisan de un medio alcalino) y las proteínas (que requieren un medio ácido).
  4. Un aparato digestivo aceptablemente sano, que produzca suficientes jugos digestivos con sus enzimas, es capaz de digerir una combinación razonable de diversos alimentos, siempre cuando todos ellos sean sanos.
  5. Si es sano, combina; si se trata de alimentos poco saludables o perjudiciales, entonces no combinan: la leche de vaca con el azúcar refinado no combina, y resulta difícil de digerir para la mayor parte de las personas produciendo pesadez de estómago y flatulencia. Pero ni la leche de vaca ni el azúcar son productos recomendables.
  6. Combinar una razonable variedad de alimentos, ya sea en un menú saludable, o en forma de jugos o ensaladas, resulta beneficioso para la salud. Ayuda a prevenir y a combatir enfermedades.

Recuerda: si es sano, combina. Recuerda: si es sano, combina.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario