Leído

¿SIRVEN PARA ALGO?

El lado positivo de creer en teorías conspirativas

Jue, 18/02/2021 - 9:10pm
Enviado en:
Por Urgente24

La tierra es plana, los Illuminatis controlan el mundo o que en el Área 51 se encuentran aliens. Teorías radicales para explicar el mundo abundan y aunque algunos llamen "locos" a sus creyentes, tienen razones sinceras para dejarse llevar por ellas.

Conspiraciones: lo positivo de creer en ellas.
conspiracion.jpg
Conspiraciones: lo positivo de creer en ellas.
Contenido

Es sabido que las teorías conspirativas son absolutamente criticables, ya que hacen que las personas hagan afirmaciones escandalosas y actúen de forma equivocada y peligrosa.

Hay muchas teorías de conspiración que parecen una locura: que la luna es un holograma, que la tierra es plana, que en el Área 51 se esconden aliens o que ciertas organizaciones como los Illuminati controlan el mundo. 

Según un estudio realizado en 2015 por los politólogos Eric Oliver y Thomas Wood, la mitad de los estadounidenses cree en una teoría conspirativa.

"Encontramos que las teorías de la conspiración son más populares entre los menos educados. No es sorprendente que los teóricos de la conspiración también tiendan a confiar menos en otras personas y se sientan más alienados políticamente. Pero el mayor predictor de si alguien cree en las teorías de la conspiración es si también tiene otras creencias mágicas; es mucho más probable que los teóricos de la conspiración crean en lo sobrenatural y paranormal o en la profecía bíblica", indicaron al Washington Post.  

Pero las teorías conspirativas pueden tener beneficios inesperados. Quizás uno de los mayores problemas que enfrentamos en el mundo secular moderno es orientarnos con "razones para vivir". Las personas con depresión se quejan muy a menudo de que "no hay razón para nada". 

Los logoterapeutas, como Victor Frankl, y también los terapeutas existenciales enfatizan la importancia de encontrar y apegarse a una narrativa de vida para una buena salud mental.

En la sociedad contemporánea, cada vez más nos falta un "por qué". Hemos perdido el trabajo de por vida, la relación de por vida e incluso la identidad de por vida y estas solían ser narrativas que nos arraigaban, nos dieron metas a largo plazo y nos garantizaron ciertos resultados establecidos.

Ese estado de "Modernidad líquida" fue bien diagnosticado por Zygmunt Bauman, y esta sensación de "vivir sin una trama" puede ser una de las razones del aumento de la depresión en el mundo moderno.

La necesidad de tener un sistema de creencias único que explique todo en el mundo, que enfrente las fuerzas del bien contra el mal y dé un papel significativo que desempeñar es muy fuerte en nosotros. Las personas que creen en teorías radicales son en realidad personas que necesitan algo en lo que creer.

Múltiples preguntas se pueden plantear, pero quizás la más indicada sea: ¿Somos realmente tan diferentes?