JUNTOS BIEN alimento > Inflamación > Microbiota

MICROBIOTA INTESTINAL

El alimento con mala fama pero que reduce la inflamación

Una dieta rica en vegetales crucíferos reduce la inflamación, lo que a su vez está asociado a un menor riesgo de cáncer.

Es ampliamente reconocido que los alimentos de origen vegetal mínimamente procesados modifican y benefician la microbiota intestinal. Ahora un equipo de científicos se centró en el papel de una verdura en particular: las crucíferas como el brócoli.

Bacterias, virus y hongos que pesan alrededor de un kilogramo en un adulto sano, conforman la microbiota intestinal y son poderosos agentes de salud.

En concreto, les interesaba comprender el papel de una molécula llamada sulforafano sobre la inflamación y la alteración de estos microorganismos, así como de enfermedades inflamatorias crónicas.

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) afecta significativamente la vida diaria de los pacientes modificando la función de barrera epitelial intestinal y promoviendo alteraciones en la microbiota.

En efecto, descubrieron que una dieta rica en vegetales crucíferos reduce la inflamación, a su vez asociada con un menor riesgo de cáncer.

Las verduras crucíferas son:

  • Brócoli
  • Repollitos de bruselas
  • Repollo
  • Coliflor
  • Verduras de hoja verde
  • Kale
  • Rábanos
  • Nabos
  • Berro
  • Wasabi

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras alimentar a ratones con una dieta de tallo de brócoli y luego de realizar un tratamiento a células humanas.

El alimento redujo las bacterias proinflamatorias del intestino, como Desulfovibrionac eae y Mucispirillum schaedleri, mientras aumentó la concentración de otras productoras de butirato.

De acuerdo al estudio publicado en The Journal of Nutritional Biochemistry, el brócoli logra mejorar de manera efectiva y natural la microbiota intestinal y reduce la inflamación de personas con síndrome del intestino irritable.

image.png

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

La EII está asociada con interacciones entre el huésped, los microbios y el ambiente en el tracto gastrointestinal. Los síntomas incluyen diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso, fatiga y sangre en las heces.

Por otro lado, aumenta el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares, artritis, cáncer y enfermedades renales o hepáticas concurrentes.

Hay dos formas principales de EII: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas son causadas por diversos factores que incluyen respuestas ambientales, genéticas e inmunitarias.

image.png

Más contenido en Urgente24:

A24 reemplaza a Canosa con una figura de Crónica TV

¿Y el dólar a $400? Salvador di Stéfano no la ve ni cuadrada

Noticias en Paraguay, un problema enorme para la Hidrovía

Alberto Fernández, muy estresado: Almuerzo y partido (¿?)

Telefe le robaría figura a América TV y Rivadavia ya decidió

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario