FOCO nacionalismo cristiano > Donald Trump > Capitolio

MÁS ALLÁ DE DONALD TRUMP

Nacionalismo cristiano, una democracia en peligro (o varias)

En USA hay fuerzas, con capacidad de movilización, desconocidas y hasta insospechadas para muchos. Por ejemplo, identidad cristiana y nacionalismo cristiano.

El motín del Capitolio, el 06/01/2021, no fue superado por la sociedad estadounidense porque, más allá de Donald Trump-quien es, en definitiva, una coyuntura en la historia-, demostró que hay fuerzas socioculturales muy fuertes en USA que sólo esperan al líder que las represente. Uno de esos colectivo más importantes es el llamado 'nacionalismo cristiano'.

En verdad, antes del 'nacionalismo cristiano' existió el 'nacionalismo católico', idea en la perseveraron los pontífices León XIII, Pío X, Pío XI, Pío XII y Juan XXIII. Líderes vaticanos respaldaron a gobernantes que expresaron esas ideas tales como

  • Francisco Franco, quien gobernó España entre 1939 y 1975;
  • Antonio de Oliveira Salazar y su 'Estado Novo', entre 1933 y 1974 en Portugal; y
  • Ante Paveli en la Croacia ocupada por los nazis, entre 1941 y 1945.

En la Argentina, por ejemplo, existieron teóricos diversos de ese pensamiento: los sacerdotes católicos Julio Meinvielle y Leonardo Castellani, y los filósofos Jordán Bruno Genta y Carlos Alberto Sacheri. También el escritor y político Gustavo Martínez Zuviría, alias 'Hugo Wast'.

De alguna manera, los militares

  • José Félix Uriburu (septiembre de 1930 a febrero de 1932),
  • Pedro Pablo Ramírez (junio de 1943 a febrero de 1944) y
  • Juan Carlos Onganía (junio de 1966 a junio de 1970)

fueron reconocidos por esas corrientes de pensamiento. En cambio hay discrepancias acerca de Juan Domingo Perón.

En el caso de USA es importante que incorpora durante el siglo 19 la 'Doctrina del Descubrimiento', elaborada por el papa Alejandro VI en 1493 que le concede el derecho a los monarcas católicos a ejercer soberanía sobre los territorios conquistados en América y dominar a sus pobladores para 'reducirlos' a la fe católica, bula que utiliza Washington DC, en un fallo de su Corte Suprema de Justicia, en 1823, para elaborar el argumento moral de apropiación de los territorios aborígenes, al tomar posesión de las tierras otorgando a cambio a sus habitantes autóctonos "la civilización y el cristianismo".

nacionalismo cristiano.jpg
Oración en la Casa Blanca: nacionalismo cristiano en acción.

Oración en la Casa Blanca: nacionalismo cristiano en acción.

Identidad Cristiana

En USA, antes del nacionalismo cristiano ocurrió el Movimiento de Identidad Cristiana, una interpretación racista, antisemita y supremacista blanca del cristianismo que sostiene que solo los descendientes germánicos, anglosajones, celtas, nórdicos, arios y los de sangre afín son los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob y, por lo tanto, los descendientes de los antiguos israelitas.

William Luther Pierce.jpg
William Luther Pierce, falleció en 2002. Novelista, provocador, quizás el supremacista blanco más influyente del mundo, imaginó el fin de Estados Unidos. Primero, la economía se deteriorará. Habrá disturbios en Chicago, Los Ángeles, Nueva York, Detroit. Sacarán a hombres y mujeres de sus coches; Habrá atrocidades. Blancos y negros se enfrentarán salvajemente en las calles. Obligada a protegerse, la clase media blanca finalmente se radicalizará en torno a su herencia aria y se rebelará contra el gobierno central controlado por los judíos. Liderados por patriotas que han estudiado las obras de Pierce, los blancos establecerán sus propias tierras natales temporales, tal vez en el sur de California o en el noroeste del Pacífico. A partir de ahí, montarán la campaña final.

William Luther Pierce, falleció en 2002. Novelista, provocador, quizás el supremacista blanco más influyente del mundo, imaginó el fin de Estados Unidos. Primero, la economía se deteriorará. Habrá disturbios en Chicago, Los Ángeles, Nueva York, Detroit. Sacarán a hombres y mujeres de sus coches; Habrá atrocidades. Blancos y negros se enfrentarán salvajemente en las calles. Obligada a protegerse, la clase media blanca finalmente se radicalizará en torno a su herencia aria y se rebelará contra el gobierno central controlado por los judíos. Liderados por patriotas que han estudiado las obras de Pierce, los blancos establecerán sus propias tierras natales temporales, tal vez en el sur de California o en el noroeste del Pacífico. A partir de ahí, montarán la campaña final.

Identidad Cristiana no es una religión organizada, ni está relacionada con denominaciones cristianas específicas; se remonta a 1886 con la publicación del libro 'Lost Israel Found in the Anglo-Saxon Race' (El Israel perdido encontrado en la raza anglosajona), por E.P. Ingersoll. En la década de 1920 ocurrieron los escritos de Howard Rand, abogado de Massachusetts, iniciado por su padre en el trabajo de J. H. Allen, 'El cetro de Judá y el Derecho de nacimiento de José' (1902).

Identidad Cristiana sostiene que todos los no blancos serán exterminados o esclavizados para servir a la raza blanca. Es un movimiento que en sus inicios adhería a la teoría del 'israelismo británico'.

Importantes rabinos adhirieron al enfoque, y la política británica tuvieron su momento de gloria con Benjamin Disraeli. Sin embargo, Identidad Cristiana comenzó a volverse antisemita al ganar espacio la creencia de que los judíos asquenazi no descienden de la tribu de Judá sino que descienden de los jázaros, un pueblo turco centroasiático que se convirtió al judaísmo y dominó parte del Cáucaso (esto fue actualizado en el libro 'La decimotercera tribu', de Arthur Koestler en 1976).

La idea de las "razas inferiores" también apareció en libros de Jörg Lanz von Liebenfels -para muchos historiadores, una importante influencia en el nazismo aunque Adolf Hitler no suscribió la creencia de que los israelitas de la Biblia eran arios, y ya en 1920 tomó distancia de esa idea-.

En los años '90, en USA, Identidad Cristiana fue impulsada por William Luther Pierce, líder de Alianza Nacional, organización neonazi estadounidense, y autor de 'Los diarios de Turner', un libro que inspiró el atentado terrorista de Oklahoma City, en 1995 por Timothy McVeigh. Otro terrorista del movimiento fue Eric Rudolph, responsable de un atentado terrorista en Atlanta en 1996, durante los Juegos Olímpicos, y otros 3 atentados de carácter homofóbico y antiabortista cometidos.

Nacionalismo cristiano

“Dios. Armas. Trump”, afirmó un cartel que sobresalía en la multitud de insurrectos afuera del Capitolio estadounidense el 06/01/2021. Sin duda es una grave tergiversación de cada una de esas palabras pero fue un concepto reivindicado por las fuerzas del llamado 'nacionalismo cristiano', que reivindica a Donald Trump y que espera protagonizar nuevos eventos en la política doméstica estadounidense. Muchos de quienes invadieron el Capitolio lo hicieron presuponiendo que defendían la democracia.

god guns trump.jpg

"Dios, Armas, Trump".

Según el Concilio Nacional de Iglesias, los nacionalistas cristianos creen que:

  • Estados Unidos fue fundado como una nación cristiana.
  • Estados Unidos es excepcional pues Dios le ha dado bendiciones y privilegios que no están disponibles para personas en otros países, y la nación debe seguir siendo cristiana para que esas bendiciones continúen.
  • Sólo los cristianos son losustodios adecuados del patrimonio de la nación.
  • El cristianismo o una forma particular de cristianismo, debe tener un statu-quo privilegiado en Estados Unidos, particularmente en asuntos de leyes y políticas.
  • Las personas que practican otras religiones, o ninguna, no pueden ser completamente estadounidenses. No son bienvenidos y no se les debe confiar el liderazgo político y cultural.
  • Los cristianos en general -y algunos en particular- deberían gozar de un nivel de protección legal.
  • A los cristianos se les ha hecho sufrir injustamente, sin dejarles otra alternativa que responder con celo revolucionario para preservar a los Estados Unidos como nación cristiana.

“El nacionalismo cristiano identifica la nación con la voluntad y acción de Dios en el mundo; combina la identidad nacional con la identidad cristiana; e identifica el servicio a la nación con el servicio a Dios”, escribe el Dr. David W. Scott, director de Teología Misional en la Junta General de Ministerios Globales de la Iglesia Metodista Unida. “El nacionalismo cristiano da apoyo moral a las acciones, incluso impropias, que se llevan a cabo a favor de objetivos políticos o nacionales”.

De lo que están hablando es Teocracia. Horrible concepto que han practicado y aún lo hacen diversas sociedades que cometen el desatino de vicular Religión y Estado.

Kristin Kobes Du Mez, autora de 'Jesus and John Wayne', desarrolla la idea de que el nacionalismo cristianismo provee de cobertura moral, pues dice que el nacionalismo cristiano se apega a “la creencia de que América es la nación elegida por Dios y como tal debe ser defendida”.

Encuestas

Relato de Elizabeth Dias y Ruth Graham para The New York Times, 1 año atrás:

"Antes de que los miembros autoproclamados del grupo de extrema derecha Proud Boys marcharan hacia el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, se detuvieron para arrodillarse en la calle y rezar en el nombre de Jesús.

El grupo, cuyos participantes han adoptado posturas misóginas y antiinmigrantes, oró para que Dios trajera “reforma y renacimiento”. Dieron gracias por “la maravillosa nación en la que todos tenemos la bendición de vivir”. Le pidieron a Dios la restauración de su “sistema de valores” y el “valor y la fuerza para representarte y representar bien nuestra cultura”. Además, invocaron la protección divina para lo que estaba por venir.

Luego se pusieron de pie. Con un megáfono, el líder del grupo declaró que los medios de comunicación debían “quitarse de mi maldito camino”. Después procedieron a caminar hacia el Capitolio.

La presencia de rituales, lenguaje y símbolos cristianos fue inconfundible el miércoles 6 de enero en Washington. Había una pancarta de una campaña presidencial en broma para “Jesús 2020” de color azul y rojo; un parche que decía “Armadura de Dios” en el uniforme camuflado de un hombre; y una cruz blanca que declaraba, en mayúscula, “TRUMP GANÓ”. Todo esto intercalado con alusiones a las teorías de conspiración de QAnon, banderas confederadas y camisetas con mensajes antisemitas.

La mezcla de referencias culturales y las personas que las portaban, dejaron en evidencia un fenómeno que se ha estado gestando por años: que los rincones más extremos de apoyo al presidente Donald Trump se han vuelto inseparables de algunas partes del poder evangélico blanco en Estados Unidos. En lugar de tener vertientes de apoyo completamente separadas, estos grupos se han mezclado entre sí cada vez más."

capitolio2.jpg
Esto pasó y puede volver a suceder, ¿o no?

Esto pasó y puede volver a suceder, ¿o no?

Samuel L. Perry es sociólogo, profesor en la Universidad de Oklahoma, autor de 2 libros sobre nacionalismo cristiano. Él escribió en Religion News Service:

El hecho es que la ideología nacionalista cristiana, particularmente cuando está en manos de estadounidenses blancos, es fundamentalmente antidemocrática porque su objetivo no es "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo". Su objetivo es el poder. Específicamente, el poder para los “verdaderos estadounidenses como nosotros”, los cristianos en un sentido casi étnico, los que pertenecen: los dignos. A raíz de esto, la amenaza más destacada que representa el nacionalismo cristiano blanco para la democracia es que busca socavar la base misma de la democracia: el voto. El hecho es que la ideología nacionalista cristiana, particularmente cuando está en manos de estadounidenses blancos, es fundamentalmente antidemocrática porque su objetivo no es "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo". Su objetivo es el poder. Específicamente, el poder para los “verdaderos estadounidenses como nosotros”, los cristianos en un sentido casi étnico, los que pertenecen: los dignos. A raíz de esto, la amenaza más destacada que representa el nacionalismo cristiano blanco para la democracia es que busca socavar la base misma de la democracia: el voto.

De acuerdo a la historiadora Anthea Butler, en una conferencia de 1980, Paul Weyrich, cofundador de Mayoría Moral, movimiento evangélico pentecostal que ingresó al Partido Republicano y lideró la Christian Coalition, habló sobre la estrategia electoral a los líderes de la derecha cristiana, incluidos Tim LaHaye, Phyllis Schlafly, Pat Robertson, Jerry Falwell Sr. y el entonces candidato presidencial Ronald Reagan, diciéndoles:

Muchos de nuestros cristianos tienen lo que yo llamo 'síndrome de goo-goo'. Buen gobierno. Quieren que todos voten. No quiero que todos voten. Las elecciones no las gana la mayoría de la gente. Nunca lo ha sido desde los inicios de nuestro país y no lo es ahora. De hecho, nuestra influencia en las elecciones aumenta con franqueza a medida que disminuye la población votante . Muchos de nuestros cristianos tienen lo que yo llamo 'síndrome de goo-goo'. Buen gobierno. Quieren que todos voten. No quiero que todos voten. Las elecciones no las gana la mayoría de la gente. Nunca lo ha sido desde los inicios de nuestro país y no lo es ahora. De hecho, nuestra influencia en las elecciones aumenta con franqueza a medida que disminuye la población votante .

Paul Weyrich.jpg
Paul Weyrich.

Paul Weyrich.

Durante las siguientes décadas, Weyrich, al frente de organizaciones que él cofundó, tales como el Consejo de Intercambio Legislativo Estadounidense, promovieron legislaciones para restringir el acceso de los votantes, guiados por la creencia de que la votación debe ser controlada para que la gente equivocada no determine el resultado.

Perry relató algunas experiencias que surgieron en forma de encuestas que él realizó en USA desde la Universidad de Oklahoma:

  • "En 2020 les preguntamos a los estadounidenses si apoyarían una política que requiera que las personas pasen una prueba básica de civismo para poder votar o una ley que privaría de sus derechos de por vida a ciertos delincuentes. Estas preguntas se remontan a las restricciones arbitrarias de Jim Crow que los sureños blancos usaban antes de la Ley de Derechos Electorales de 1965. El nacionalismo cristiano es el principal predictor de que los estadounidenses preferirían ambas restricciones."
  • "En los datos que recopilamos en agosto de 2021, les pedimos a los estadounidenses que indicaran si sentían que votar era un derecho o un privilegio. Aunque el lenguaje constitucional afirma que votar es un derecho de los ciudadanos, los estadounidenses todavía debaten el tema. Cuanto más los estadounidenses adoptan el nacionalismo cristiano, es más probable que vean el voto como un privilegio (algo que se puede extender o quitar) en lugar de un derecho (algo que no debe ser infringido). En el extremo extremo del nacionalismo cristiano, la mayoría sostiene este punto de vista."
  • "También en la encuesta de octubre de 2020 encontramos que cuanto más estadounidenses blancos afirmaban la ideología nacionalista cristiana, más probable era que rechazaran el voto popular como un medio para seleccionar al Presidente, favorecer al Colegio Electoral y favorecer el voto popular. ¿Por qué? Casi con certeza porque les quita a los estadounidenses blancos, rurales y conservadores su ventaja electoral presente cuando son minorías numéricas. El objetivo es el poder, no la justicia ni la democracia."

Estas encuestas anticipan que hay algo más profundo que está sucediendo y que hay que prestar atención.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario